Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C o n c e s i ó n le l a m e d a l l a s d e l Y r a n a j a do e m p l e a d o s d e la Casa J O S É C A L D E R Ó N GARCÍA, S. A. d e S a n t a n d e r exclusivamente por el puerto de Santander. L a seriedad de la Casa y la excelencia de los productos que ponía constantemente en el mercado acreditó aún más de lo que estaban sus negocios, que poco después se vieron más fuertemente impulsados por D José Calderón García, hombre a la moderna, cuyas iniciativas se siguen en la actualidad con inmejorable provecho para la Casa y para su escogida y numerosa clientela, que hoy en día está esparcida por todo el territorio nacional y la zona N o r t e de África. E l Sr. Calderón García, fallecido hace ocho años, no sólo impulsó esta poderosa industria de la. que nos ocupamos en estás líneas, sino también otras muchas, en cuyos Consejos de Administración tomó activa parte, por cuya razón todavía su nombre se pronuncia con respeto y veneración en el mundo de los negocios santanderinos, a los que llevó por cauces de prosperidad, merced a sus extraordinarias facultades comerciales. A su muerte, constituyóse la Casa José Calderón García, en Sociedad anónima- -compuesta, exclusivamen te por sus h i j o s- desarrollando en toda su importante magnitud el negocio de importación de café, cacao, canela, etc. que hoy trabaja con la m a y o r intensidad merced a su magnífica organización de viajantes y representantes, que recorren la Península de Norte a Sur, siguiendo las orientaciones de las oficinas establecidas en Santander, en la calle de San José, 16, donde también están parte de sus grandes almacenes. J E F E S Y P E R S O N A L D E L A CASA D E IMPORTACIÓN D E CACAO, C A F E Y DE JOSÉ CALDERÓN GARCÍA, S. A CANELA, Hace unos cuantos días se celebró en Santander, con gran solemnidad, el acto de imponer las medallas del Trabajo a dos antiguos empleados de la Casa José Calderón García: a su apoderado, D José B u s c h que presta sus servicios en la m i s m a desde hace cincuenta y u n años, y al empleado de almacén D José Diego y Cruceño, que lleva trabajando en tan veterana entidad más de cuarenta y seis. A este homenaje, que el Estado rinde a los que más se han distinguido en la vida por su laboriosidad y honradez, asistieron el gobernador c i v i l de la provincia, Sr. Saez A g e r o el alcalde, Sr. López D ó r i g a el obispo de l a diócesis, el comandante de M a r i n a el gobernador m i litar, el presidente de la Diputación, el delegado de Hacienda, el presidente de la A u d i e n c i a el administrador de Aduanas, los directores de los Bancos de España, M e r c a n t i l Santander, Español de Crédito, Hispano- Americano y Bilbao; d i rector del M o n t e de Piedad, presidentes de las Cámaras Oficiales de Comercio, Propiedad U r b a n a y A g r í c o l a Asociaciones P a t r o n a l de Almacenistas y de Dependientes; L i g a de Contribuyentes, Círculo M e r c a n t i l Ateneos de Santander y P o p u l a r los Sres. D José, D R a món y D Fernando Calderón G. de Rueda, D R i c a r d o R a b o u l D Gerardo Sáenz de M i e r a Calderón y algunas personalidades preeminentes en el comercio v l a industria locales; y los compañeros de los festejados. Este acto, que pone de manifiesto por sí solo la preponderancia de la antigua Casa José Calderón Gar- cía, S. A nos. da. pie para ocuparnos, siquiera sea someramente, de la enorme importancia que en el mercado nacional tiene esta firma, dedicada desde hace muchos años al negocio de importación. Fué allá por el año 1839 cuando se fundó esta Casa santanderina, para dedicarse a la venta de ultramarinos v productos coloniales, en los que pronto consiguió un gran mercado, no sólo en la plaza, sino también en toda la provincia. Más tarde, en t 86o, dedicó todas sus actividades al negocio de importación de los productos de C u b a y Puerto R i c o entonces colonias nuestras, y que se introducían en España casi UNA V I S T A P A R C I A L D E LOS G R A N D E S A L M A C E N E S D E C A F E CACAO V DE L A CASA JOSÉ CALDERÓN GARCÍA, S. A AZÚCAR,