Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA SENDA DE GASPAR RUBIO EL INTERNACIONAL PADRO SE HA F U G A D O E N E L CORREO AEREO te la cual el repetido internacional aseguró formal y textualmente que aunque no se le concediese la autorización para ir a Barcelona, él se partiría el pecjio en Castellón... Todo quedó tranquil, X o había notición. ¿Enlaza el avión con el expreso de Bar celona? -N o hay tiempo. -Es igual. M e iré por la noche, t eme billete hasta Madrid. E l avión tiene los motores en marcha. tenía da su Padrón, el famoso internacional, que recientemente fué cedido al Sevilla F. C, poy el Deportivo Español de Barcelona, mediante cuantiosa compensación económica, ha desaparecido ayer en circunstancias características de una fuga en toda regla. La noticia al divulgarse anoche por corrillos y meniideros deportivos causó la natural sensación, aunque no gran extrañeza. Durante los últimos días se venía hablando en voz baja- -los eternos secretos a voces del fútbol- -de indisciplinas, de rebeldías, y en los diálogos al oído se repetía con frecuencia él nombre de Padrón. Por eso, aunque no se temiese tanto como la fuga a lo Gaspar Rubio, se presentía cualquier acto extravagante del gran jugador canario, que encontró el pretexto para la campanada en la negativa de un permiso que solicitado. La directiva del Sevilla, menos sorprendique nadie, ha tomado el asunto con calma, y hasta que no complete su información no determinará lo que ha de hacerse. Le falta un elemento de juicio extraordinai interesante, como es el de la futura actitud de José Padrón. Pudiera suceder que el genial interior izquierda, una vez conseguido propósito de ir a Barcelona, se presentase en Castellón, par: donde había recibido orden de salir con el resto del equipo sevillista. Prudente, por tanto, es la, actitud de los directivos del Sevilla, quienes de todas formas están dispuestos a corregir enérgicamente al indisciplinado. Las fugas de ases que puso de moda el madridista Rubio, pueden acusar carácter epidémico, y hay que prevenirlas. Los clubs no pueden estar a merced de las genialidades de sus jugadores, por muy internacionales que sean. AplaudÁmos, por tanto, la actitud ponderada de la Junta del Sevilla, que es garantía de que su resolución ha de ser ejemplar, por bien meditada. La fuga a la americana L a mañana de ayer, soleada y fría. P o r las calles de Sevilla P a d r ó n camina con paso r á pido. Lleva en la mano un maletín, pero a nadie le extraña, porque el equipo de que forma parte está citado en la estación de la plaza de Armas, para marchar a Castellón. Toma un taxi. E l chofer pregunta: A la plaza de Armas? -Ño- -replica el internacional- A la base aérea de Tablada. Gesto de extrañeza del conductor, que comenta ¡Q u é raros son estos internacionales! ¡M i r a que con el frío- que debe hacer por ahí arriba! P a d r ó n en las oficinas de la línea a é r e a ¿M e pueden despachar un billete directo para Barcelona? -Hasta Madrid solamente. 1 Padrón, paseado en triunfo por los sevillistas, el día de su debut en el campo de la avenida de Dato. P a d r ó n se dirige a él apresuradamente y, por inexperiencia, se coloca tan cerca de una de las hélices, que está a punto de ser alcanzado por ella. E l susto pasó. Allá va P a d r ó n hacia M a drid. ¿S u s planes? ¿S u actitud futura? N o se sabe más que lo transcripto. Sus íntimos dicen ser verdad la manifestación de no ir a Castellón si se le negaba el permiso. i E n! a estación de Ja Plaza de Armas V a n llegando los jugadores del Sevilla. Luego el delegado. Antes el entrenador. ¿P a d r ó n? ¿Dónde está P a d r ó n? ¿Sabe alguien qué ha sido de P a d r ó n? A P a d r ó n se lo ha tragado el aire. No siempre va a ser la tierra. Y el equipo sale sin él. Se Oyen algunas exclamaciones: -N o importa. -Hemos ganado muchos partidos sin i n ternacionales. E n la Secretaría del Sevilla Llamada urgente a los directivos. Comienzan las indagaciones. L a madeja se va desenredando. P o r fin, todo aclarado. E s decir, las circunstancias de la fuga. Llamadas repetidas por teléfono, y siempre la misma v o z una voz fresca de muchacha, que se interesa por el destino del internacicnal. L a directiva que acuerda proceder con toda calma, no tomando m á s medida que lade dar cuenta del hecho a la Federación Regional Sur para ulteriores resoluciones. Esta es l a crónica veraz de la pintoresca fuga de P a d r ó n Antecedentes Anteanoche, en la P e ñ a Sevillista, se discutían probables alineacionea de los equipos sevillanos para los partidos del próximo domingo, cuando un significado hincha del club merengue, al ver que nos disponíamos a abandonar el local, hubo de decirnos al oído: Vuelve por aquí a la una, que puede ser que te lleves una noticia bomba. A poco entraba P a d r ó n quien hizo un largo aparte con el sevillista de referencia. N o bian hubieron terminado su conversación, solicitamos de nuestro amigo el notición, relacionándolo con el diálogo sostenido entre él y el internacional. Se nos dijo que todo había sido una broma, para intrigarnos; pero, posteriormente, supimos que P a d r ó n y Vantolra habían solicitado permiso para ir a Barcelona después del partido de Castellón, concediéndosele sólo al último. L a negativa de los directivos sevillistas a l a solicitud del internacional se fundaba en que dicho jugador no tiene familia en la ciudad condal, considerando, por tanto, peligroso e inmotivado el viaje. Se decía también que Padrón, molesto, había manifestado a sus íntimos que de no concedérsele el permiso se negaría a ir a Castellón. p e ahí l a llamada y la conversación, duran: L Comentarios E l suceso ha sido, naturalmente, l a comidilla en las peñas deportivas. Algunos opinan que realizado su deseo de ir a Barcelona, el famoso interior izquierda se presentará en Castellón a ocupar su puesto. Otros creen que la rebeldía de P a drón tiene mayor alcance. Todo es hipotético, pues el interesado a nadie que se sepa manifestó sus propósitos. L a directiva del Sevilla sí ha hecho expresa manifestación de proceder en todo caso con la m á x i m a energía, después de enterarse lo más perfectamente posible de todas las circunstancias de l a genialidad de Padrón. -Antonio Olmedo. PadrOn, visto por Marín Feria