Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 20 D E E N E R O D E 1931 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 27 ECOS, NOTAS Y TURAS LEC- E l alcalde de Madrid obsequió días pa- (sados a su colega Je París el conde de Cas- teliane con una comida íntima en el Re- tiro, a l a que arstían más de cincuenta per- sonas, y fué amenizada r: or la Banda Muni- I cipal. E l ilustre huésped no habrá sentido extrañeza ante el calificativo dado a fiesta, tan concurrida. Su hermano, el marqués B o n i de Castellane- -una de Irs ce -brida- des de París- dio allí hace años una c o- mida íntima en el T i r o de Pichón, a l a que asistiera- doscientos cincuenta, invita- dos. Fué seguida de una brillante recepción. Se encendieron ochenta mil linternas vene- í cianas, y, para que los concurren! j no sin- tieran l a humedad del piso, se extendieron mil quinientos metros de alfombra sobre l a hierba. L a fiesta íntima costó trescientos mil: francos oro. Con ella comenzó la ser de ¡las que habían de conducirle a la ruina, el: autor de ese libro impertinente, irónico y ¡encantador que se titula El arte de ser pobre. Por cierto que Hermán Paul es un gran; enamorado de España, que ha recorrido en i todos sentidos, tomando notas para sus e d i ciones preciosas del Quijote y otras obras clásicas de nuestra literatura. Suya es esta anécdota auténtica de la cortesía de nuestro; pueblo. E n la Mancha, una tarde clara. E l ilustre artista, acompañado de su encantadora esposa, se acerca a un molino, del que, va a hacer un apunte. E l molino está inmóv i l pero, apenas se acercan los viajeros, em- ¡pieza a andar. Poco después el molinero sale, y les saluda afablemente. ¿Muele usted trigo? -le preguntan. -N o señor; ahora no se muele nada. -Entonces, ¿por qué ha puesto el molino en movimiento? -Porque he comprendido que eran ustedes extranjeros, y he creído cu les gustaría verlo girar. U n jurisconsulto eminente, que acaba dé- ganar la causa de un banquero de provin- cias, procesado por estafa, pone, en pleno ¡entusiasmo, el telegrama siguiente a su de- fendido: L a verdad ha triunfado A las pocas horas recibe l a respuesta, también por telégrafo: Apele usted Según ql departamento de E s t a d í s t i c a OKfueva Yorfc, las muertes por accidentes han; tenido un aumento en el curso del año. que acaba de expirar. Pasan de cien m i l y de aquellos accidentes la tercera parte fué cau- ¡sada por el automovilismo. Conviene tener presente, sin embargo, que el número de autos que circulan en el terri- ¡torio americano alcanza la cifra de 25 millo- nes, o sea un coche por cada cinco habitantes. Comparadas esas cifras con las que. arrojan las estadísticas europeas dan a núes- íro Continente una superioridad incontestable en cuanto a los accidentes, pues solamen- te en Inglaterra, donde ruedan dos millones de automóviles, ocurrieron 6.000 desgracias durante el año, causadas por ese instrumen- i o de locomoción. Acaban de ser vendidos, como todos los años en París, los objetos encontrados en l o yagones de la Compañía del Norte de F r a n cia. Entre los objetos extraviados por I03 viajeros había paraguas, pipas, lentes, cartearas, joyas de bisutería, cubiertos de mesa y; herramientas de diferentes oficios. Estos ha- llazgos autorizan a contestar a la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las personas más dis- traídas del mundo? Los músicos, pues en un solo vagón fueron encontrados una mando- lina y dos. acordeones EL HOMBRE D E L DÍA DON IGNACIO BOLIVAR El domingo fvé recibido ai la Real Academia Española esté ilustre sabio español, uno de los más grandes naturalistas- de Europa, miembro honorario de las Sociedades entomológicas de Bélgica, Londres y Praga, correspondiente de las de Estocolmo y Filadelfia, de la Real Academia de Ciencias y Artes, de Barcelona; de la Sociedad Zoológica, de Londres; de la Científica Argentina, de Buenos Aires. Es uno de los hombres a quien deben las Ciencias Naturales una aportación más decisiva. Nació en Madrid; el 9. de noviembre de 1850, y en 1877 ganó por oposición la cátedra de Entomología (hoy Zoografía de articidados vivientes y fósiles) de la Universidad Central, de la que fué jubilado en 1922. En igi 5 ingresó en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y en 1028 fué condecorado, con la medalla Echegaray, de la Academia de Ciencias. Sus estudios sobre los ortópteros, hemípteros y crustáceos forman un jalón en la- historia de las Ciencias Naturales. Ha contribuido al estudio de las colecciones ortppterológicas de los Museos de Lisboa, París, Bruselas, Ginebra, Genova, Amsterdam, Coimbra, Oxford, etc. Don Ignacio Bolívar y Urrutia es uno de los veinticinco Foreing Members de la Sociedad Zoológica, de Londres, y doctor honoris causa de la Universidad de Pittsburg. Sus libros, que son muchas, han sido traducidos ovarios idiomas y sirven de enseñanza en escuelas y Universidades. Es académico honorario de la Real de Medicina y director del Museo de Ciencias N atúrales y del Jardín Botánico, de Madrid. La Academia Española le ha llamado a su seno, más que cómo literato, como colabo rador. científico, inapreciable en la redacción del Diccionario;