Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO i DE FEBRERO DE 1931 EDICIÓN DE ANDALUCÍA. P A G 28 dos aquellos pueblos que no fueran cabeza de partido. Y a es sabido que el mantenimiento de esa facultad en las restantes poblaciones se ofreció, a la consideración del Gobierno como una necesidad impuesta a su primordial función de garantizar el orden público turbado por recientes sucesos, dadas las atribuciones que a los alcaldes corresponden como delegados del Poder central. Pero, es un hecho que de día en día van calmándose los efectos de la perturbación aquella, y que, por otra parte, se propende Cada vez más a poner de relieve l a trascendencia electoral de la designación de estas autoridades municipales, y atendiendo a todo ello quiere el Gobierno hacer una nueva manifestación del espíritu que le anima y del deseo que experimenta de todos se sientan garantizados en la próxima contienda, ampliando la revocación de los nombramientos gubernativos a todos los pueblos, sin más excepción que los de las capitales de provincia, de manera que en todos ellos puedan nombrar l i bremente sus alcaldes las respectivas Corporaciones. Cree el Gobierno que a nadie ha de ser lícito poner en duda la sinceridad de sus propósitos cuando está dando ían repetidas pruebas de que no sólo desea la libertad y la imparcialidad de las elecciones, sino que pone todo su empeño en que todos los sectores de l a vida política acudan a ella, i.o n el íntimo convencimiento de que la imparcialidad absoluta y sin restricciones será un hecho y de que a todos se han de ofrecer cuantas garantías quepan en las. medidas del Gobierno, no reacio, n i remiso, en procurar que en momentos críticos de la historia de nuestra Patria todos los ciudadanos cooperen a la solución de sus problemas por los cauces de la legalidad y del derecho, futra de los cuales sólo habría de lograrse su ruina. O t r o s asuntos tratados en C o n s e j o Respecto de los demás asuntos tratados en el Consejo de ministros se facilitó la nota siguiente: Gracia y Justicia. Propuesta de concesión del beneficio de la libertad condicional a favor de once penados que sufren condena en distintos establecimientos del Reino. Dos expedientes de aplicación de indultos y uno de conmutación de pena. Ejército. Expediente relativo al ferrocarril estratégico del Ferrol a Gijón, para su definitiva resolución. Se acuerda que el problema del trazado lo resuelva Fomento, teniendo presente las razones técnicas y económicas pertinentes al caso. Hacienda. Se aprobó un proyecto de decreto autorizando al Ayuntamiento de B a r celona, en cumplimiento del Real decreto de 30 de diciembre de 1929, para establecer gravámenes municipales dedicados a atender al pago de intereses y amortización de los empréstitos emitidos para liquidar las cuentas de l a Exposición Nacional últimamente celebrada. Marina. Concesión de una medalla de Sufrimientos por la Patria, de acuerdo con el Consejo Supremo del Ejército y M a rina. Expediente relativo a la aplicación de. la jornada de ocho horas al personal de los barcos mercantes que se dedican al cabotaje restringido. Se resuelve en el sentido de que procede aplicarles dicha jornada de trabajo, siendo revisable este acuerdo después de un plazo de seis meses, si así lo aconsejan los resultados prácticos de su aplicación. Gobernación. E l Consejo aprobó, a instancia del ministro de la Gobernación, un expediente relativo a la adquisición, por la Diputación provincial de Navarra, del hospital de Barañain, destinado en parte a acogida de ciegos. N o t a s de ampliación L a i m p o r t a n c i a de) C o n s e j o de anoche Después de nuestras acotumbradas conversaciones con varios ministros, terminado el Consejo de anoche, podemos decir que la reunión del Gobierno tuvo extraordinaria importancia. Aparte los expedientes- -todos de interés- -que al comenzar la deliberación fueron estudiados y resueltos, la enjundia de aquélla estuvo en el examen de la situación política, de las peticiones que han sido hechas al Gobierno por distintos jefes de partidos y de las garantías que pueden y deben concederse para la mayor sinceridad de las próximas elecciones. -A f i r m e usted- -nos dijo un ministro- -que el Consejo ha tomado los acuerdos por unanimidad, sin la menor discrepancia y con la vista fija en el supremo interés que todos tenemos de que la apelación a los comicios en el próximo mes de marzo esté revestida de cuantos medios de legalidad sean precisos para que resplandezca la voluntad del pueblo. E n la nota oficiosa que el Gobierno facilitó terminado el Consejo se participa a la opinión pública la resolución de suprimir todos los alcaldes de Real orden en las cabezas de partidos judiciales, sin dejar subsistentes más que los de capitales de provincia, y se explican los fundamentos que tiene ei Gobierno para tomar dicho acuerdo. N o hay por qué insistir en ello. Constitución d e l T r i b u n a l d e A c t a s p a r a entender en los recursos electorales toral, el Gobierno ha creído que los diptsw tados bor el artículo 29 deben desaparecer para que no se diga nunca que aprovecharon la ausencia de ios adversarios para a l zarse fácilmente con el acta. De modo que aunque en un distrito haya un sólo candidato, se abrirán todos los Colegios electorales para que se pueda depositar su voto por la persona que se quiera y no se p r i vará a nadie de ejercer ese derecho. E s discrecional para el Gobierno la existencia de la facultad referida y entiende de su deber que en estos momentos le está vedado utilizaría. Así, pues- -añadió el ministro- -no sólo se otorgan por el Gobierno las garantías solicitadas por los Sres. Cambó, conde de Romanones y marqués de Alhucemas, sino que se da alguna más, por añadidura. N o habrá consultas Siempre refiriéndonos a las conversado- nes que mantuvimos con los ministros, dire- i mos que el Consejo examinó el tema reía- tivo a las posibles consultas de la Corona acerca del decreto de convocatoria de Cortes E l propio presidente del Consejo en las recientes declaraciones a A B C expuso con absoluta claridad su juicio respecto ai tema. L o compartieron los ministros. Entiende el Gobierno que no hay consulta más amplia ni más pública que la que se hace el Cuerpo electoral mediante unas elecciones con plenitud de garantías. E n este sentido considera que fué llamado al Poder para presidir unas elecciones y llegar a la constitución de un Parlamento que diera solución a todos los problemas planteados en España. Estaba en sus propósitos la realización del programa en un plazo de tres meses; pero entonces I recibió un escrito de la Junta Central del Censo firmado, entre otros, por los señores Ossorio y Gallardo y Alcalá Zamora, en el que se denunciaban las anomalías existentes en el Censo y se proponía su remedio. Ño se podía hacer esto sin la confección ele un Censo nuevo y ésta fué la causa del retraso de nueve meses en el cumplimiento del plan ministerial. E n cuanto el Gobierno ha tenido resuelta la dificultad, se apresura a solicitar el ejercicio del derecho de ciudadanía mediante la convocatoria de unas elecciones generales. N o cree el Gobierno que está en sus atribuciones el aconsejar al Monarca la celebración de esas consultas. L a s fechas electorales y ¡a apertura de las C o r t e s N o ha sido ese acuerdo- -siguió diciéndonos el ministro- -el más importante de ios que acabamos de adoptar. Las elecciones próximas han de tener un carácter extraordinario por el momento de la convocatoria y porque después de siete años se abren los colegios electorales para que se ejerza la principal función de ciudadanía. E l Gobierno no ha querido regatear n i una sola de las garantías que se le han pedido; pero, como verá usted más adelante, ha añadido alguna otra de completa eficacia. Desde mañana quedará constituido el Tribunal de Actas, derivado del Tribunal Supremo, para que pueda entender en los recursos entablados sobre elecciones de tenientes de alcalde y alcaldes, así como de la constitución de los Ayuntamientos y que están pendientes de resolución. A l mismo tiempo se conceden a este T r i b u nal amplias facultades para dictar las reglas de procedimiento que considere más oportunas para el cumplimiento de la misión que se le confía. N o se puede neg ar- -nos añadió el ministro- -que esta garantía es importantísima para los candidatos de oposición y para todos aquellos que se crean atropellados en sus derechos. mación de candidatos E l otro acuerdo que hemos adoptado es el de suprimir los diputados por el artículo 29, en la proclamación de candidatos. P o r medio de un Real decreto- -siguió el consejero que nos hablaba- -probablemente irá inserto en el decreto de convocatoria, se dará cuenta de esta resolución. E n el momento en que hay fracciones políticas que anuncian su abstención de la contienda elecSupresión de! artículo 29 en l a p r o c l a- E l Consejo examinó detenidamente todas las circunstancias de la convocatoria. Después de sopesar las dificultades y las probabilidades, se ratificó en su acuerdo de fechas para las elecciones. Las de diputados se celebrarán el uno de marzo y las de senadores el 15 del mismo mes. Además, el Gobierno fijó la fecha de la apertura del Parlamento en la tercera de, cena de dicho mes. Hemos dicho antes que el Gobierno considera las próximas elecciones como extraordinarias, y hemos apuntado los motivos en que funda esta apreciación. Diremos ahora con referencia a las mismas Cortes y así es posible que se diga en una declaración ministerial adjunta al decreto de convocatoria, que podría el Parlamento- -esta facultad no le ha sido negada nunca- -abordar la reforma parcial de la Constitución. E l levantamiento de! estado parcial de g u e r r a y de l a C e n s u r a E l r e s t a b l e c e Estreno a las seis y media Noche a las nueve y a las pnce miento de las garantías Podemos decir que antes de. la convocar toria será levantado el estado de guerra, que perdura en las regiones militares primera y quinta. Añadiremos que la cenaura previa. será Jeyantada también ea un plazo muy breve.