Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 10 D E F E B R E R O D E 1931 Opinión inglesa sobre las elecciones en España L o n d r e s 9, 1 m a ñ a n a E l Times, e n u n a r t í c u l o dé f o n d o que d e d i c a a l a situación en España, d i c e E s l a m e n t a b l e que h a y a s i d o i m p o s i b l e c o n v e n c e r a los s o c i a l i s t a s de que las elecc i o n e s s e r á n hechas c o n i m p a r c i a l i d a d D e esta a c t i t u d r e s u l t a r á q u i z á u n a m a y o r í a g u b e r n a m e n t a l a r t i f i c i a l p e r o s i el r é g i m e n c o n s t i t u c i o n a l n o se restablece c o n v e n i e n temente en E s p a ñ a aquellos que i n t e n c i o n a d a m e n t e se a b s t i e n e n de i r a las elecciones, s e r á n g r a n d e m e n t e responsables de e l l o E l c o r r e s p o n s a l del Times en M a d r i d d i c e entre otras c o s a s L a g r a n m a s a de los españoles es m o n á r q u i c a p e r o políticamente a p á t i c a E l mismo corresponsal añade: L a abstención en las elecciones del g r u p o c o n s t i t u c i o n a l i s t a es l a que es m á s de l a m e n t a r S e r á difícil e n c o n t r a r d i g n o s sust i t u t o s de los S r e s P e d r e g a l Z u l u e t a y P a lacios, p a r a representar a l a nación. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19 UNA NOTA D E L EX MINISTRO D O N SANTIAGO A L B A ACERCA D E L ACTUAL M O M E N T O POLÍTICO Estamos donde estábamos, antes y después de caída la Dictadura, en todo lo que se refiere a soluciones para la normalidad. El criterio consecuente que nos permitió aplaudir la actitud gubernamental y patriótica en que se declaró el Sr. Alba por sus notas y artículos de junio y julio, nos impide hoy aprobar ni divulgar siquiera la inesperada y lamentable postura que adopta en su declaración de ayer. Lo que dependíamos, en coincidencia esencial con el programa del ilustre ex ministro- -consulta urgente del país con las mayores garantías de respeto al sufragio, convocatoria de Cámaras Constitucionales, amplísima política liberal y de orden, reforma constitucional- -es lo que seguimos defendiendo. Incorporándose al barullo, que mereció su enérgica repulsa, dando una vuelta en redondo, el Sr. Alba pretende justificar la consecuencia de su actitud, cohonestar habilidosamente sus declaraciones de antes y de ahora, convencemos de que sigue pensando lo que pensaba. ¿Ha sido error nuestro aplaudir ayer y censurar hoy una actitud consecuente, una misma política firme? Vayan por delante de las nuevas. declaraciones algunas de las que rotundamente consignó el Sr. Alba en estas páginas, y el cotejo edificará cumplidamente la opinión pública sobre la sinceridad y el valor del concurso con que se suma a las maniobras de que pareció apartarse austeramente. El Sr. Alba explicó el fracaso de su propuesta normalizadora, que hoy quiere cargar sobre el odio de- las derechas, a las que nada pidió ni tenía que pedir, de las que nada debía esperar. Las extremas izquierdas- -decía- -han recibido mal mi nota. Lo esperaba. No es justa semejante violencia, aunque haya acompañado siempre con la historia a los propagandistas que sirven al pueblo, pero no halagan el simplismo de sus instintos negativos. Gritar la revolución en la calle es más fácil que hacerla en las leyes. Aun la violencia triunfante no deja huellas en la vida de un Estado, sino cuando, el derecho la consiente en páginas de la Gaceta. Menos todavía cuando la violencia se reduce a la pueril esgrima de los adjetivo s o a la alegre ruta del callejeo bullanguero. El Sr. Alba, que hoy reconoce beligerancia al partido revolucionario, y se decide) por la contemporización a toda costa, por las transacciones con la rebeldía, porque se trata de una guerra civil incoercible- media España contra media España- decía en julio: Si en un momento como el actual los leaders y los partidos democráticos y populares permanecen aferrados a sus viejos hábitos y a. sus fórmulas retóricamente intransigentes- -en la vida real no lo son tampoco- la opinión española seguirá otros derroteros, harta de sentirse indefensa o mal servida por vociferaciones y charlas. La experiencia del golpe de Estado y del período IQ 23- IQ 30 debería ser para todos provechosa. Y observo con asombro desde esta ciara visión de lejanía, que hombres y partidos han cambiado poca cosa en tan duro y vergonzoso aprendizaje. Queremos sólo la revolución y la República; se contestan escuetamente a nuestros razonamientos, sin analizarlos, sin discutirlos, casi sin leerlos Es el todo o nada consabido. Plaga crónica en la vida de las democracias, azote de los empeños transformadores, vieja maniobra de lo sinceros o de los falsos puritanos, en todas la renovaciones y aún en todas las revolucionas. Sin análisis y sin discusión se sigue res pondiendo lo mismo- sólo revolución y República -a todas las fórmulas de- normalización y a todas las garantías para el cúmplimiento de la voluntad nacional. Pero ahora el Sr. Alba cree que a toda costal 1 hay que hacer la paz. ¿Y cómo? Con los que no la quieren, hay que transigir con una revolución de la que decía lo siguiente Sería una catástrofe para todos y me, refiero a todas las clases y a todos los partidos, incluso al socialista. Es que, además, no creo en una revolución exclusivamente, política, encaminada a instaurar una República parlamentaria, más o menos burguesa y conservadora. 1 Política sevillana E l marqués de L u c a de T e n a renuncia a presentar s u candidatura N u e s t r o q u e r i d o c o l e g a La Un ion p u b l i c a en s u edición de a n o c h e e l s i g u i e n t e s u e l t o S a b e r n o s p o r p e r s o n a s l l e g a d a s de M a d r i d que el i l u s t r e p e r i o d i s t a s d i r e c t o r de A B C m a r q u é s de L u c a de T e n a h a decidido retirar su candidatura por Sevilla, fac i l i t a n d o a s í el a c o p l a m i e n t o de l o s d i s t i n t o s candidatos y e s p e c i a l m e n t e d e l conde de G u a d a l h o r c e q u i e n s e g u r a m e n t e o c u p a r á el p r i m e r puesto de la. c i r c u n s c r i p c i ó n L a n o t i c i a de l a decisión del m a r q u é s de L u c a de T e n a q u i e n a d e m á s nos c o n s t a que no presentará su candidatura por ningún d i s t r i t o s e r á o b j e t o de los m a y o r e s c o m e n tarios. S i n e m b a r g o el S r L u c a de. T e n a se r e s e r v a el d e r e c h o m o r a l de r e p r e s e n t a r a S e v i l l a n o sólo a n t e las C o r t e s s i n o c o n s tantemente, en cualquier departamento, por c u a n t o signifique l a defensa de los intereses sevillanos. E l m a r q u é s de L u c a de T e n a que h a con o c i d o e l a n t e r i o r suelto, nos m a n i f i e s t a que l a n o t i c i a que en él se i n s e r t a es e x a c t a que d a de m o m e n t o p o r buenas las causas de l a r e t i r a d a de s u c a n d i d a t u r a que en él se e x p r e s a n que a g r a d e c e p r o f u n d a m e n t e a s í l o s t é r m i n o s c a r i ñ o s o s en que está r e d a c t a d o c o m o l o s t e l e g r a m a s que h a r e c i b i do de S e v i l l a y que, p a r a a c l a r a r e x a c t a m e n te s u a c t i t u d tiene el p r o p ó s i t o de h a c e r p ú b l i c a esta t a r d e u n a n o t a c u y a i n s e r c i ó n rogará a l a P r e n s a sevillana. P o r ú l t i m o q u i e r e h a c e r c o n s t a r que l a r e t i r a d a de s u c a n d i d a t u r a p o r S e v i l l a n o g u a r d a relación a l g u n a con l a actitud abstenc i o n i s t a de d e t e r m i n a d o s elementos políticos, a c t i t u d que v i e n e c o m b a t i e n d o a b i e r t a m e n t e T r á t a s e de u n caso p a r t i c u l a r y p r i v a d o sólo r e l a c i o n a d o c o n s u a p r e c i a c i ó n sobre las c i r c u n s t a n c i a s de l a política l o c a l de S e v i l l a Esta revolución no la haría el pueblo que, no se ha movido contra la dictadura durante los seis años indignos, cuando tantos y tan poderosos eran los estímulos- que flajelaban. cruelmente y estimulaban su dignidad y su interés. No olvidemos, por amargo que ello sea, que no fué el pueblo quien acabó con la dictadura, sino la Carona y el Ejército; Tendría, pues, que ser, comunista o militar. El Sr. Alba aprueba el retraimiento electoral y se incorpora a los abstenidos; aprueba también y juzga ineludible la demanda de convocatoria constituyente. Sobre ambos puntos escribió los siguiente, sin dudas ni vacilación: Habiendo de ser, en definitiva, los españoles todos quienes decidan por su voto, libremente, sobre la situación y la permanencia de la Monarquía, ¿con qué derecho pueden cerrar el paso a esta consulta pública los que se llaman- demócratas- y afirmar sobre, ella y. contra ella el procedimiento- -posible, o no- -de la revolución? ¿Con qué título vamos a aceptar la violencia en nosotros y para nosotros, habiéndola rechazado en la dictadura? ¿Y si mañana otros sectores políticos más fuertes utilizan la violencia misma como fuente del poder y- del derecho contra el sufragio público... Aceptado por Cánovas el principio, que ya definió y consagró. Cánovas, de que la Constitución es reformable en Cortes ordinarias, vayamos a éstas a obtener la reforma misma, exactamente la misma que en el momento actual hubiéramos, de pedir a unas Cortes Constituyentes. Habría graves y notorios daños para la nación planteando una discusión constitucional interminable. No hay en la política interior, de, Espa- í, ña ni un cambio como el que decidió la batalla de Alcolea ni un hecho consumado como el de Sagunto. Un movimiento popular echando abajo la Dictadura y la Monarquía: con ella- -escribo a los efectos polémicos- pudo cambiar en un día el curso de la Historia. Como no se ha producido el problema. político y las soluciones han de estar forzot a y lógicamente acomodadas a los términos de la realidad presente, sea ésta o no. del gusto de los que la juzgaban. ¿Para, qué acudir a la Asamblea única con tantas dificultades legales, políticas y de procedimiento? Si las urnas dieran una mayoría republicana en el Congreso, ¿quien piensa que el Senado opondría resistencia! al designio popular? ¿Ni de qué serviría semejante oposición dentro de la ingenua cuanto definitiva e inapelable eficacia que tienen los qestos de los pueblos, en ocasiones memorables? Juzgue ahora la opinión pública si las nuevas declaraciones del Sr. Alba consiguen disimular la inexplicable veleidad que las iítsHraa. L o s republicanos S e nos h a r e m i t i d o u n e s c r i t o de l o s r e p u b l i c a n o s de S e v i l l a e n el que se c o n s i g n a que este a ñ o n o se c e l e b r a r á el banquete c o n m e m o r a t i v o del a n i v e r s a r i o de l a p r o c l a m a- c i ó n de l a R e p ú b l i c a e n a t e n c i ó n a. las actuales c i r c u n s t a n c i a s h a b i é n d o s e a c o r d a d o p o r l a J u n t a m u n i c i p a l del p a r t i d o en c a m b i o l a c e l e b r a c i ó n de u n acto público p a r a el m i é r c o l e s 11, en el d o m i c i l i o s o c i a l el r e p a r to de u n m a n i f i e s t o y u n a cuestación p ú b l i c a con destino a propaganda. E n a l g u n o s pueblos también se, c e l e b r a r á n d i v e r s o s actos.