Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BARCELONA. E N E L CASINO DEL PARQUE CONCURRENTES AL BAILE D E MAS; ARAS, ORGANIZADO POR LA COLONIA AND LUZA. (FOTO TORRENTS) EL ESPAÑOL VENIDO A MENOS Parece que podemos dar por terminadas las luchas h o m é r i c a s entre los equipos de ¡fútbol Barcelona y Español. E n lo sucesivo, salvo acuerdos en contra, que no son de esperar, se b a t i r á n sin rencor y por pasar el tiempo. E l Español, como familia venida a menos, está reduciendo sus gastos. H a c e almoneda de sus mejores jugadores, que empezó por el traspaso, de Zamora. Según, el animador del Español, D Jenaro de la R i v a merecedor por su españolismo de la medalla de Sufrimientos poll a Patria, pues el sostenimiento de su querido equipó le cuesta cientos de miles de duros, sin que nadie se lo h y agradecido, aa el Español n ó se disuelve; pero será en adelante un equipo modesto, sin ases y sin grandes aspiraciones. E l S r De la R i v a no quiere arruinarse, y hace perfectamente, sosteniendo con su dinero un Club y unos jugadores que tienen la animosidad, inmerecida, del noventa por ciento de los catalanes aficionados al fútbol. L a causa de esta animosidad es el título del Club fundado y sostenido por D Jenaro de la R i v a T i t u l á r a s e el Español E h Segadors, L a Barretina, E l D o r r ó ¡Desperta, ferro! o cualquier otro nombre simbólico, y no p a s a r í a nada. Pero osar llamarse Español, y, por si fuera poco, tenerlo a honra sus dirigentes, es para muchos alarde de españolismo inaudito. Y no se lo han perdonado nunca. L o boicotearon implacablemente. Se ha dado el caso de que mientras el Club Barcelona ha contado por término medio con catorce mil socios, el E s pañol, equipo de primera, categoría, con magnífico campo de juego, rival del Barcelona por la valía de sus cqmpiers y por sus victorias, no tenía en su cuadro de socios y protectores los nombres de tres mil personas. Las tardes que el Español no j u gaba cen el Barcelona se le dejaba solo con sus parciales. L a cuestión era hacerle sentir el desprecio de sus adversarios. y arruinarle. O t r a prueba de malquerencia: las m á s de las veces. que el Español lia perdido jugando con el Barcelona ha sido porque los barcelonistas presionaban, desorientaban y desmoralizaban a los jugadores e s p a ñ o l i s t á s con g r i t e r í a s ensordecedoras. Siempre que el Barcelona ha ganado el campeonato de E s p a ñ a ha sido recibido en la ciudad condal como si volviera triunfante- de unas Termopilas. Cien m i l personas recibían en la estación del fren a los vencedores, y entre aplausos estruendosos, roncos alaridos de loco entusiasmo y en volandas eran, paseados por las. calles céntricas de la capital, durando la manifestación futbolística m á s de dos horas. Los, del Español, al venir de Valencia con l a copa del campeonato, sólo fueron recibidos per unos cinco m i l ciudadanos- -a seis m i l no llegar í a n- y nó tuvieron, como anteriormente e! Barcelona de vuelta de un legítimo triunfo, elegantes cronistas que dijeran haber regresado llevando en el cabello polvo de oro olímpico ni otros, inelegantes y m á s h i perbólicos, aún, que no repararan en decir que la victoria del Barcelona debía considerarse como eí triunfo: de la Raza (en mayúscula) y de la patria fundada por Y i fredo. E s m á s el éxito del Español, m á s catalán que el Barcelona, en cuyo equipo había tres o cuatro extranjeros, causó contrariedad e indignación entre los barcelonis tas y ta por los del ni con patriotas. H a b í a n deseado su derroel equipo madrileño. Por lo visto, Español no representaban a la raza minúscula. Pueden frotarse las manos de gusto los barcelonistas Y a no tienen contrincante serio en Barcelona. E l Español o, mejor d i cho, su animador, D Jenaro de la R i v a ha renunciado a Ir lucha. E n la batalla de uno contra m i l se ha declarado vencido. N o se dará m á s con un guijarro contra el pecho. Que recoja el guante quien quiera, que no q u e r r á nadie. N o h a b r á valiente que siembre flores para recoger cardos, y ortigas. N o t e n d r á sucesión el héroe. A h! P e r o los barcelonistas en el pecado llevarán la penitencia. Tocan ya los resultados de su fobia. L a afición futbolística ha cedido, ha sufrido u n descenso enorme desde que el Español hace almoneda de sus ases. Desaparecida la rivalidad entre los dos grandes equipos, pierde interés el fútbol. L o s que van a tocar sus consecuencias son los del Club Barcelona. E n lo sucesivo, las liquidaciones de esta Sociedad explotadora de. la candidez y pasión política de sus incondicionales amigos no serán como hasta ahora ni de mucho tan opimas. Tanto han tirado de la cuerda, que ésta se ha roto. Tanto exacerbaron los ánimos contra el E s pañol, que al fin quien le sostenía, asqueado, se ha retirado de la pelea. Tarde o temprano las injusticias se pagan, y. ya veremos si el Español, en su caí da, ha aplastado o no al Barcelona. A ¿OLIO MARS 1 LLACH
 // Cambio Nodo4-Sevilla