Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Todo él, proyecto de nuestro gran artista, es la pétrea encarnación de los sentimientos de fraternidad que: animan a los dos pueblos hermanos. Los. motivos decorativos de surtidores de agua representan la fauna, marítima y terrestre de. la isla. E n la parte de donde arranca el escudo de E s p a ñ a va una lápida con la dedicatoria de nuestra nación a Cuba, y el pedestal de la estatua del presidente lleva grabadas las frases a que antes hacemos referencia del general Machado. E l exacto parecido, el asombroso carácter dado por Benlliure a esta escultura hacen de ella un documento vivo de la gran figura cubana que representa. E n uno de los laterales aparece la proa do una carabela, con la fecha de salida del puerto de Falos, y como remate la figura de la Reina Católica, obra de Juan Cristóbal, sentada, elevando la cruz. E n el otro lateral, otra proa de- carabela, con la fecha de llegada a la isla, y como remate la figura del descubridor, Cristóbal Colón, debido al cincel de Asorey. Sendos escudos de España y Cuba en tiempos de los Reyes C a tólicos unen ambas estatuas y sirven de base a la figura que corona el monumento, que representa a Cuba independiente, obra de Blay. Parece evocar el conjunto aquellas palabras del padre L a s Casas: D i c e el almirante que nunca tan hermosa cosa vido, lleno de árboles, todo cercado el río... Aves muchas y pajaritos que cantaban muy dulcemente... L a isla dice que es llena de montañas muy hermosas, y toda la tierra es alta, de la manera de S i c i l i a Decían los indios que en aquella isla había minas de oro y perlas... y entendió el almirante que allí venían naos de G r a n Can y grandes, y que de allí a tierra firme había jornada de diez d í a s Geniales locuras, épicas elucubraciones, que sentaron las bases de un imperio colonial, donde E s p a ñ a dejó su huella imborrable. H e l a a h í en las palabras del general Machado, en el monumento por él erigido en memoria del soldado español muerto en C u b a en el que E s p a ñ a está erigiendo, y, que da motivo a estas líneas. Y por encima de todo esto, en la actuación constante de los españoles en Cuba, cuya obra de mutualismo, representada en esas beneméritas Sociedades que tan alto prestigio dan a nuestra colonia, representan el constante esfuerzo que E s p a ñ a dedica a consolidar, a perpetuar, una estructura social, que pudiéramos denominar racial, en el pueblo cubano. H a sido una labor, que un estadista cubano ha designado como guía y tutela je que las colonias españolas de Cuba ejercen sobre los demás grupos étnicos del país, aun sobre los propios cubanos. Normas y orientaciones que han educado, transformado, las distintas clases sociales del pueblo cubano sobre principios de previsión y dándoles una nueva estructuración social. Durante media centuria, los inmigrantes españoles fueron formando sus núcleos en torno a las banderas regionales, formando bloques colectivos de protección mutua. Y l a labor fué tan fructífera, la obra culminó con tal grandeza, que a ella están hoy acogidos los propios cubanos, y con ellos las colonias extranjeras. ¿Qué extraño es, pues, que hombres de la mentalidad del general Machado sientan un noble orgullo a l saberse herederos de las grandes virtudes, de lo que sin rebozo consideran madre Patria? Todo eso simbolizan las palabras del presidente, que hablan por todo el pueblo cubano, y todo ello sintetiza también este monumento que la capital de E s p a ñ a erige a l a nación hoy hermana. li. M A R T Í N E Z D E L A R I V A 1 E L GENERAL MACHADO, PRESIDENTE DE LA R E P Ú B L I C A CUBAXA. OBR. DE. BEXLLTURE. (FOTO DUQUE)
 // Cambio Nodo4-Sevilla