Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 21 D E F E B R E R O D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 15 taiáéi y l a de Requena se han ocupado con alguna extensión de este problema. Recientemente la Cámara Oficial Agrícola de V a lencia h a celebrado, del 1 al 6 de diciembre último, una Exposición de mostos concentrados, aplicados desde l a preparación de ¡bebidas refrescantes hasta l a de distintas pastas de repostería. L a iniciativa particular se halla falta de recursos científicos y de protección oficia! N o hay que olvidar que en Europa, Italia, Francia, Alemania y Suiza tienen desde hace bastante tiempo establecimientos dedicados a ésta clase de industrias. Sólo u s a fábrica de Meilen producía en el año 1909 unas 800.000 botellas de zumos sin fermentar dedicados a la exportación. Norteamérica hizo progresar a esta i n dustria, de los. mostos y sus derivados con sus grandes sistemas de propaganda, y merced a lo cual cuenta en la actualidad con una extensa variedad de esterilizados populares y de gran aceptación. L a s estaciones uvícolas también han abierto u n cauce de consumo ordenado de los frutos de l a v i d D e antiguo se sabe que la uva es una de las frutas más deliciosas que existen en la Naturaleza. P o r su composición ocupa el primer puesto entre las más beneficiosas al organismo humano. E l azúcar de uva- -como todos los h i dratos de carbono- -constituye el tipo de alimento con. que el organismo tiene máxima tolerancia, siendo retenido en gran parte por l a mucosa de la vía digestiva e introducido, enteramente en el organismo. Como consecuencia de la absorción de azúcar, resulta un desarrollo de energía que en parte entretiene el calor animal y en parte proporciona energía motora al músculo en acción. P l i n i o en la antigüedad, y a señalaba la propiedad calorífica del zumo de uva. L a s sales que contiene la uva han hecho que se parangonee su acción a la de las aguas minerales laxantes, c i la diferencia de la comodidad de la práctica de su uso y con l a facilidad de poder ser usadas durante; largo tiempo sin que el organismo se resienta. L a lec- itina, combinación orgánica del fósforo, y a la que los modernos médicos e higienistas conceden- gran importancia, así como la nucleína y nucleoproteidina, hacen que se equiparen en estos valores alimenticios un litro de mosto, un litro de leche y media docena de huevos. Riverius, en el siglo v i Tissot y Z i m merman en los X V I I I y x t x siguieron una larga escala de estudios de la Ampeloterapia, continuada posteriormente por los modernos partidarios de la cura de uva. FRAXVCISCO RUEDA FERREIi Ingeniero agrónomo. P o r valorpotencial debe entenderse el indicada. P o r l o tanto, el Valor éri renté tievalor posible que puede alcanzar una finca ne carácter más general, más social: es f u n rústica en un futuro más, o menos próximo, damentalmente objetivo, mientras que el v a deduciéndolo principalmente del incremento lor en venta tiene un sello más individual de producción que en l a misma pueda a l es más subjetivo. canzarse, como consecuencia de l a diferenN o es indiferente, como pudiera creerse cia existente entre su capacidad productiva la elección del procedimiento de valoración y los rendimientos que de ella se obtienen que convendría seguir en cada caso detei en el momento. minado. Descartado, desde luego, el proce- dimiento de valoración en venta por el méGeneralmente los autores que tratan de todo sintético, el cual tiene su indicada esta materia r suelven, entre ambos aspecaplicación en todos aquellos casos, en los tos del valor de la propiedad rústica, el ac: tual y el potencial, l a elecció. i de un tér- cuales l a capitalización de la renta arrojaría una cifra muy distante del precio real, mino medio, en. el cual. se determine el valor se seguirán los procedimientos de valoración de la. finca dé que se trate por su producpor rentas cuando no existan factores de tividad supuesta en explotación normal a orden externo que nos induzcan a no reuso y costumbre del país, si no es así lleconocer estabilidad a l a renta calculada. P o r vada sin aceptar, por tanto, una excepcio, el contrario, cuando existan alguna o algunal situación en uno u otro sentido. Y o nas de estas causas externas modificativas estimo que cada caso concreto podrá cladel valor que se obtendría por una normal sificarse de forma que se sepa si lo que capitalización, y siempre que ellas puedan interesa es el valor actual de l a finca o el ser apreciadas en numerario, se aplicará el valor potencial, para atemperar a él el proprocedimiento de valoración en venta por cedimiento operatorio. el método analítico. Análisis y síntesis. -Por otra parte, todos los sistemas de valoración se pueden Ejemplos. -Para terminar, expondré un incluir en uno de los dos grupos siguientes: ejemplo típico de cada caso: el método analítico y el método sintético. Primero. Se pide el valor de una finca E l primero, llamado también racional que se explota directamente por el propieanaliza aisladamente los elementos cuya i n tario o bien es llevada en aparcería. L a a g r i tegración define en todos sus aspectos- -físicultura en l a comarca permanece estacionaco, económico y social- -el predio cuya v a ria o progresa de una manera regular, sin loración se desea, llegando a fijar por me- causas de alteración sensible; se desea l a dio de cifras el valor que le es asignable valoración con fines de colocación de un ca. en el momento, dr que se trate. pital determinado en propiedad rústica. Debe E l segundo método, o sea el sintético, aplicarse el método analítico de valoración procede por comparación, estableciendo las en renta. relaciones que ligan en un momento dado Segundo. E n las mismas circunstancias la finca en cuestión con las que son tipos del caso anterior- -que se traducen en una comarcales o nacionales que sea oportuno demanda y oferta de tierras equilibrada- ¿o esté indicado comparar, llegando de este la finca está cedida en arrendamiento, y es modo a obtener l a cifra representativa de costumbre en l a comarca tal sistema de exsu valor. plotación de l a propiedad, pudiendo contar U n o y otro son admisibles y. de igual eficon tipos de rentas para términos compacacia práctica en relación con el fin que se rativos. Entonces es preferible seguir el mépersigue, con tal de que se proceda en cada todo sintético de valoración en renta. caso con la suficiente competencia y escruTercero. Se desea obtener el valor de pulosidad en la ejecución del trabajo. E n una finca con miras a l a colocación de un el método analítico debe procurarse exactitud en la fijación de los datos que han capital, como en los dos casos anteriores, pero se dan en la comarca de su emplazade intervenir en los cálculos básicos. E n miento circunstancias anormales de orden exel método sintético es necesario gran aciertrínseco, que alteran los valores de los arrento en l a elección de los tipos comparativos. damientos, tales como son la existencia de Obrando con verdadero conocimiento de mercados transitorios por causa de una decausa, los resultados obtenidos por ambos manda circunstancial; compras o ventas de métodos han de ser aproximados y conduproductos originados en un conflicto armacir, a cifras qi: e prácticamente puedan esdo o por demandas de otros países que timarse coincidentes. han tenido una defectuosa producción anual; A h o r a bien: estos dos métodos generaexistencia de crisis por cuestiones mineras, les han de comprender los procedimientos de emigración, de pesca, de obras públicas; que se subordinan al fin perseguido, y así carencia de tierras en arriendo por el pre. tendremos en resumen dominio del latifundio o por otras causas originantes del desequilibrio en este aspecMétodos de valoración: to de relación contractual, etc. etc. Se apliAnalítico (r a c i o n a l) en renta y en venta. cará entonces preferentemente el método Sintético (e m p í r i c o) e n r e n t a y e n v e n t a analítico de valoración en venta. L o s procedimientos de valoración en renta y en venta de la riqueza rústica se diferencian esencialmente en que el primero determina o acepta una renta territorial o, mejor, un rédito fundiario capitalizarle y obtiene el valor agrícola que persigue por Capitalización al tipo adecuado, mientras que el segundo prescinde del conocimiento de lá renta o al menos modifica esencialmente el valor hallado por l a capitalización antes Cuarto. Cuando se desee obtener el v a lor de una finca con miras individuales predominantes, como son el deseo de adquirir o conservar esa finca en cuestión o l a necesidad perentoria de enajenarla; cuando influyen poderosamente en l a proyectada compra- venta las circunstancias de emplazamiento en relación con sus cualidades h i giénicas, salutíferas, pintorescas o utilizables desde el punto de vista afectivo del solaz y recreo, y cuyos aspectos, por ser predominantemente psíquicos, no son de fácil expresión numérica, y a sean cualidades exaltantes o deprimentes del que podríamos llamar normal de l a finca, entonces procede emplear el- nétodo sintético de valoración en venta. ADOLFO V Á Z Q U E Z Ingeniero MÉTODOS D E V A L O R A CIÓN P R E D I A L A l tratar de averiguar de una manera general, el valor le la riqueza rústica, se presenta el dilema de si ha de atenderse al valor actual o al valor potencial de la finca o fincas que se consideren. L a diferencia entre ambos conceptos es fácil de precisa; Debe entenderse por valor actual la expresión del valor real que corresponda a l a riqueza rústica en el momento mismo de ser objeto de tasación. Sólo pííede deducirse este valor de considerar l a tierra tal como se nos ofrece al estudiarla con sus características intrínsecas, con el sistema de producción establecido y con. las condiciones actuales de medio en qué la empresa agrícola se desenvuelve. ARBOLES FRUTALES Grandes viveros del arboricultor JOSÉ Y D E ADORNO Sabiñán P i d a n c a t á l o g o s i les i n t e r e s a AREVATJO. (Zaragoza) HUMASQUE agrónomo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla