Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ñor C a b e z a de V a c a seis, y p o r el señor O l a b a r r i o c h o empatados, c u a t r o D e m o d o que l a v e n t a j a sacada p o r l a m a ñ a n a p o r el Si C a b e z a de V a c a quedó c o m p e n s a d a p o r l a que el S r O l a b a r r i le sacó p o r l a t a r d e es d e c i r que finalizó el p a r t i d o c o n u n meritísimo y j u s t í s i m o r e sultado, u n empate. D e c i d i e r o n los j u g a d o r e s c o n t i n u a r l a l u c h a hasta el resultado final y j u e g a n j o s agujeros decimonoveno, vigésimo y vigésim o p r i m e r o v i g é s i m o segundo y v i g é s i m o t e r c e r o con empate en el v i g é s i m o cuarto. S e decidió e l p a r t i d o g a n a n d o e l S r O l a barri. E s t a l u c h a v e r d a d e r a m e n t e h e r m o s a entre dos g r a n d e s j u g a d o r e s entusiasmó a los n u merosos c o n c u r r e n t e s a l C l u b que l a s i g u i e r o n en todos sus retalles y que t r i b u t a r o n a los j u g a d o r e s u n a c a r i ñ o s a o v a c i ó n celebrándola después en el chalet, donde se bebió champagne en h o n o r de t a n notables golmen. D o n L u i s O l a b a r r i v u e l v e a ser c a m p e ó n de E s p a ñ a p o r c u a r t a v e z P o r c u a r t a v e z también lo hubiese s i d o s u c o m p e t i d o r d o n P e d r o C a b e z a de V a c a S o n dos figuras de relieve, dos g r a n d e s campeones. E l chalet, c o n c u r r i d í s i m o A l a h o r a del a l m u e r z o en que se s i r v i e r o n e x q u i s i t o s platos de v i g i l i a e l c o m e d o r se vio l l e n o de comensales, a b u n d a n d o bellas damas y e n cantadoras m u c h a c h a s E s t e campeonato q u e d a r á c o m o h e c h o m e morable en la historia deportiva del R e a l C l u b de P u e r t a de H i e r r o -R u b r y k ¿a- Vez d ¿l Publicaremos en esta sección las cartas o notas que se nos remitan con un fin deportivo. Que vengan debidamente firmadas (sin seudónimos) Y que estén redactadas dentro de las normas fundamentales de caballerosidad y de respeto mutuo. Es imprescindible, sin embargo, que sean breves. Martínez de A l f a r a- L u i s L o g a n debe realizarse P o c o a poco, el campeón español de los c r u c e r o s se v a h a c i e n d o r e c o n o c e r como u n p ú g i l de a l t a clase. L o s n o p r o f a n o s e n esta m a t e r i a sabrán, n a t u r a l m e n t e a quién m e r e f i e r o a M a r t í n e z de A l i a r a el d i s c u t i d o b o x e a d o r v a l e n c i a n o S u s recientes v i c t o r i a s sobre D e l a r g e B o b r Y o u s e f S p o r t i e l l o h o m b r e s de r e c o n o c i d o mérito, h a n dejado satisfechos a g r a n e a r t e de los desconfiados y completamente a a l gunos. H a c e a l g ú n t i e m p o el de A l i a r a acepto g a l l a r d a m e n t e e l reto que públicamente l e l a n z a r a L u i s L o g a n poniéndose sus manager s de a c u e r d o s i e m p r e que el combate n o f u e r a e n V a l e n c i a p e r o h a s t a l a presente no parece s i n o que M a r t í n e z no q u i e r e p o nerse frente a l a i z q u i e r d a que h a dado t a n tos sinsabores. L o g a n tiene méritos s o b r a d o s p a r a enfrentarse c o n M a r t í n e z y no puede, ser desp eciado p o r éste. M a r t í n e z de A l i a r a debe d a r p o r tanto c u m p l i d a satisfacción a l a d e u d a m o r a l contraída c o n el filipino, p a r a c o l m a r las j u s t a s a s p i r a c i o n e s d e este m u c h a c h o que no tiene en E s p a ñ a o t r o c o n t r i n c a n t e que M a r t í n e z A s í se evitaría que los m a l i n t e n c i o n a d o s p r o n u n c i a s e n l a p a l a b r a m i e d o y M a r t í n e z de A l i a r a podría p r o barnos de u n a vez sus cualidades a s i m i l a t i vas frente a u n h o m b r e de r e c i a pegada. E n tonces h a b r á que d e c i r c o n los ches que M a r tínez es el mittor y el mes valent. -Carlos Gordejucla Neira. (Córdoba) E l once nacional E l once que deberá presentar E s p a ñ a para j u g a r c o n t r a I t a l i a debe ser el s i g u i e n t e Zamora; Urquizu y Quincoces; Prats, Marculeta y Peña; Vantolra, Goiburu, Samitier, Regueiro y Gorostiza. -Fernanda Candilejo. (Sevilla) Ií 8 RüCARDÜ ZAMORA! R E C U E R D O S D E MI V I D A fl D e l o que no puedo o l v i d a r m e es del disgusto que a m i padre l e producía m i afición, en p e r j u i c i o de m i p r o y e c t a d a c a r r e r a Q u e r í a que y o fuese médico, c a r r e r a que él e j e r c í a y sus consejos tendían a h a cerme a b a n d o n a r esta afición. Y o l l e g a b a a casa, que e r a e n l a R o n d a de S a n A n t o n i o 76, s i e m p r e a l a h o r a de comer, s u c i o y descuidado. E r a m u y d e l egado, m o r e n o M e parece que m i figura de entonces e n n a d a r e c u e r d a a l a actual. A m í e l íútbol m e h a s e r v i d o p a r a d e s a r r o l l a r m e p a r a fortalecerme. M i padre, de c a r á c t e r bondadoso, se enfadaba c o n m i g o m e reñía. M e h a c í a prometerle que n o v o l v e r í a a j u g a r más. P e r o a l día siguiente, o a q u e l l a m i s m a tarde, c u a n d o él se e n c e r r a b a e n s u despacho p a r a v e r a los enfermos que v e n í a n a l a consulta, y o esc a p a b a p a r a j u g a r t a l o c u a l p a r t i d o que estaba c o n certado y que m e parecía importantísimo. P o c o s meses después nos mudamos a l a calle de C ó r c e g a 271. D i g o esto p o r q u e asocio l a casa, o, m e j o r d x h o el p o r t a l a l r e c u e r d o de m i p r i m e r a g r a v e l e s i ó n l a lesión de l a que conservo h u e l l a indeleble en el p i e derecho. E n u n o de tantos p a r t i d o s a m i s t o s o s c o n l o s r i v a l e s de b a r r i a d a m e d i e r o n u n a patada en l a p l a n t a del pie. Me h i c i e r o n poco daño y no le d i i m p o r t a n c i a S e g u í j u g a n d o v a r i o s días, c a d a v e z con m a y o r e s molestias y pasando e n casa ratos dolorosos fingiendo estar jsnpletamente b i e n E l p i e se m e h i n c h a b a m á s cadii vez. Y o m e apretaba l a b o t a p a r a que m i s padres n o se enterasen, y h a c i e n d o de t r i pas corazón, p r o c u r a b a andar como s i t a l cosa. L a inflamación fué en aumento, los dolores e r a n i n s u f r i b l e s y y o n o quería confesar l o que me sucedía. H a s t a que u n a mañana, al regresar de l a U n i v e r s i d a d precisamente en el p o r t a l de casa, caí d e s v a necido. C u a n d o pocos m i n u t o s después, llegó m i padre, su impresión fué t e r r i b l e M e vio p o r e n c i m a el pie y, s i n pérdida de tiempo, me l l e v ó a u n c o m pañero suyo, que v i v í a al lado, el d o c t o r S a n t a l ó que inmediatamente m e abrió aquello, saliendo u n c h o r r o de pus. Después me h a n d i c h o que tan o p o r t u n a intervención fué m i salvador- M e pasé v a r i o s meses enfermo, haciéndome curas dolorosísimas, y c o m o l a fecha e r a i n m e d i a t a a l t e exáffl neS ftié s c u r s o p e r d i d o D u r a n t e l a enfermedad prometí a m i santa m a d r e y me prometí a mí m i s m o m i l l a r e s de veces, no j u g a r más a l fútbol. C r e í h a b e r tomado h o r r o r a u n entretenimiento que había estado a punto de dejarme cojo. P e r o l a v e r d a d es que el veneno futbolístico se había adueñado c o m p l e t a m e n te de mí. C u a n d o a los dos meses. empecé a a n d a r t u v e que h a c e r l o valiéndome d, e dos muletas. P o r fip m e a u t o r i z a r o n a s a l i r y m i m a d r e me v o l v i ó a e x i g i r p r o m e s a de no j u g a r más a u n j u e g o t a n a n t i pático, t a n p e l i g r o s o y que se h a c í a a patadas Y o prometí, c o n l a v o l u n t a d firme de c u m p l i r A r m a d o c o n m i s dos muletas, en u n día de sol hermoso, b a j é difícilmente las escaleras. A l l l e g a r a l a p u e r t a de l a calle m e sentí otro. V i en l a a c e r a u n a cascara de n a r a n j a S i n poderlo r e m e d i a r instintivamente, m e c o l g u é de m i s soportes de p a l o y con l a i z q u i e r d a d i u n soberbio z u r d a z o a aquellas cascaras, y ¡z a s! m e senté en el suelo. N o me hice daño en el p i e enfermo n i yo me r e sentí, p o r f o r t u n a M i m a d r e no supo r e g a ñ a r m e y aunque m e amenazó con decírselo a m i padre, v o sé que no se lo d i j o ampoco. T a l vez entonces e l l a se c o n v e n c i e r a definitivamente de que m i v o c a c i ó n era i r r e v o c a b l e
 // Cambio Nodo4-Sevilla