Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELOTA VASCA EL INSTRUMENTO EN EL JUEGO DE PALA Pequeños grandes inventos. E l Stradivarius de la pala. N o había m u c h o que a q u i l a t a r en el j u e go de pelota a p a l a m i e n t r a s se v i n i e s e j u g a n d o con pelota de poco peso, poco densa y no m u y v i v a N o e r a probable l a perfección del i n s t r u m e n t o pues, poco más o menos, c o n establecer l a s i m p l e p r o p o r ción de pesos y u n a r u d i m e n t a r i a e s t i l i z a c i ó n por elección de f o r m a m á s adecuada, bastaba por el m o m e n t o H o y m i s m o la paleta, usada por a r g e n t i n o s o vasco- argentinos 3 c r i o l l o s n o r e quiere especificación m e t i c u l o s a L a pelota es l i g e r a y se l a a g u a n t a e n cualquier f o r m a pudiendo j u g a r a l g o y a u n m u c h o c o n sólo tener sentido del j u e g o de mano. E n los p r i m e r o s tiempos de l a p a l a pollos años del 80 a l 90, l a pelota e m p l e a d a p a r a el j u e g o e r a d e l t i p o de las llamadas de H e r n a n i de escaso golpe (densidad e n choque) que, c o n chistera, obtenía u n a extensión de diez c u a d r o s once a l o sumo. L a p a l a e n manos de u n A r r i z ó l a resistía l a tensión del j u e g o y e r a casi c o m p a rable c o n l a chistera. P e r o e n esta posición equivalente había de d u r a r b i e n poco. Y a e n 188. S, en e l p a r t i d o famoso entre Lizurume y Chiquito de Eibar, jugado en l a inauguración del frontón de V e r g a r a se vio claramente definida l a v e n t a j a de l a cesta de L i z u r u m e contra, l a pala de Chiquito. Y a e m p e z a b a l a progresión, que n o había de p a r a r en l a fineza de las pelotas, con lo que l a p a l a de entonces, s i n el c u l t i v o sistemático de a h o r a se v e í a en i n f e r i o r i d a d manifiesta, a poco que p r o g r e s a r a l a chistera, c o m o así o c u r r i ó Y a preocupaba a l Chiquito de Eibar, y m u c h o m á s a A r r i z ó l a que fué especialista de este j u e g o l i m p i o de l a p a l a l a f o r m a del i n s t r u m e n t o su densidad, los detalles técnicos de l a construcción de l a h e r r a m i e n t a E l l o s a d o p t a r o n u n t i p o de p a l a algo más l a r g o que el a c t u a l menos g r u e so en l a m a z a p r o c u r a n d o d a r l e peso, o bien r e c u r r i e n d o a m a t e r i a l e s densos, como l a encina, a c a c i a o roble, o l a s t r a n d o c o n clavos o reborde de h i e r r o l a porción de l a cabeza de l a p a l a N i a u n así pudo l a pala r e s i s t i r e n i g u a l dad ante l a p u j a n z a de l a chistera, a y u d a d a a h o r a p o r l a m a y o r d u r e z a y v i v e z a que imponía l a adopción de pelotas, cada vez más v i v a s Y por esta época y a se a n u n c i a b a n como extremas las marcas de V i c e n t e E l í c e g u i en el frontón de D e u s t o alcanzando el cuadro 12 e n u n a ocasión (1887) E l brío de I r ú n necesitaba todavía pelota más b r i llante, y a l n u e v o c o m p á s que m a r c a b a l a p o t e n c i a de estos dos brazos f o r m i d a b l e s se a c o m o d a r o n los demás j u g a d o r e s d e r r o chando facultades, que habían de quebrar p r o n t o con aquella l u x a c i ó n que l l a m a b a n la caída del brazo, que no e r a sino l a i m p o s i b i l i d a d física ele que a r t i c u l a c i o n e s h u manas p u d i e r a n d o m i n a r aquella b r a v u r a de pelota, a l a que insensiblemente se llegó en esta o b s t i n a d a persecución de b r i l l a n t e z L a p o s t u r a de aquel l a n z a m i e n t o a b r a zo suelto, s i n defensa, t a n bello, armónico y noblemente plástico, no podía c o n t r a r r e s t a r las tensiones de l a pelota, que reacc i o n a b a c o n t a n t a d u r e z a y extensión. T a m b i é n se c r e y ó pobre y pequeño el i n s t r u m e n t o y c o i n c i d i e n d o l a aparición del revés con aquella débetele de brazos caídos, se a c o g i e r o n a l uso e x c l u s i v o de esta p o s t u r a y s e r v i c i o de pelota, que a h o r r a b a el j u e g o indefenso del b r a z o a punta libre. P e l o t a s y chisteras fueron progresando parejas, hasta el e x t r e m o c a s i v i c i o s o de hoy. C u a n d o a p r i n c i p i o s de s i g l o r e v i v i ó el j u e g o de p a l a pero con el supuesto de l a pelota v i v a se vio claramente que las palas antiguas, que s o b r e v i v í a n a r r i n c o n a das, n o v a l í a n p a r a l a n u e v a m o d a l i d a d c a r a c t e r i z a d a precisamente por l a c a l i d a d de l a pelota, d u r a v i v a y c o n peso total de 112 a 115 g r a m o s de los que c o r r e s p o n dían, cuando menos, 60 a l núcleo de g o m a L o s que a s i s t i m o s y ensayamos el j u e g o pusimos a contribución el i n g e n i o y c o n o c i m i e n t o de los c a r p i n t e r o s de nuestros pueblos, aficionados y practicantes a l g u n o s A f u e r z a de tanteos y fracasos se v i n o a l a adopción de u n t i p o de p a l a que casi e r a g e n e r a l en V e r g a r a E i b a r D u r a n g o e n c u yos frontones prendió e l j u e g o p r i m e r a mente. A q u e l l a s palas tenían poco m ás q menos los 800 g r a m o s de peso, y del m a n g o o a g a r r a d o r a l a c u r v a de l a m a z a i b a n e n g r u e s a n d o n o r m a l m e n t e en caras planas. L a e m p u ñ a d u r a tenía u n pequeño m o d e lado p a r a a g r u p a r n o r m a l m e n t e los dedos en el acto de h a c e r presión, y era m ás r e d o n d a p o r l a porción de l a p a l m a de l a m a n o que p o r l a de los dedos. C a n t a b r i a el j u g a d o r de m a n o en sus p r i m e r o s ensayos de p a l i s t a i n t r o d u j o el tope o pisao, e n f o r m a de diente o muesca, sobre el que se apiñaban los dedos, en el m i s m o t e r m i n a l del puño. M á s o menos acentuada o aguda, se adoptó aquella modificación, que aseguraba a l g o l a pala, e v i t a n d o las escapadas p o r e s c u r r i miento a l r e a l i z a r el esfuerzo pen dular p a r a el golpe de l a pelota. E s t e pequeño mínimo i n v e n t o p r o d u j o su pequeña revolución entre los palistas, a l t i e m p o que otro artífice, aleccionado por los Bec oñeses- -más probablemente por el señor A n t ó n padre de los a r t i s t a s- introducía o t r a modificación en l a f a c t u r a de l a p a l a c u y a cara o parte destinada a golpear a l a pelota se t a l l a b a e n rampa o c u r v a ascendente, a veces bastante e x a g e r a d a C a s i a l m i s m o t i e m p o y de l a m i s m a p r o c e d e n c i a d e r i v ó el empleo de l a c i n t a a d h e s i v a u s a d a p a r a los empalmes del h i l o flexible en las instalaciones eléctricas, y que, a r r o l l a d o en f o r m a conveniente al m a n g o de l a pala, aseguraba l a presión de u n a m a n e r a insospechada hasta entonces, v i n i e n d o a m o d e larse bajo los dedos y a e v i t a r aquel tacto desagradable del m a n g o de l a pala, c u y a presión se dificultaba h a s t a e l m á x i m u m en i n v i e r n o p o r el f r í o y en v e r a n o por a c o p i o de sudor. L a cinta v i n o a c o n j u r a r aquellos arduos problemas, que parecían i n solubles, y a señalar u n g r a n avance a costa de b i e n fácil r e m e d i o P e r o el que elevó casi a c i e n c i a l a construcción de las palas. fué el famoso y cast i z o c a r p i n t e r o del frontón E u s k a l d u u a m i entrañable a m i g o S o t e r o E r r a s t i el i n d i s cutible stradivarius del i n s t r u m e n t o pelotístico. C i e n c i a v i d e n c i a o intuición, ¿o t e ro, v i e n d o j u g a r a u n p a l i s t a casi a d i v i n a ba el modelo de pala que más le convenía a su estilo, j u e g o o m e c a n i s m o Y b a u t i z a b a los modelos c o n los nombres de l o s pelotaris que l o a d o p t a b a n M o d e l o E l o r r i o N a v a r r e t e Q u i n t a n a d i s t i n t o s todos, r a d i c a l m e n t e d i s t i n t o s con sólo v a r i a r u n mínimo, i m p e r c e p t i b l e p a r a el n o i n i c i a d o pero d e c i s i v o p a r a q u i e n fundaba en él todo su juego. Ñ o es u n secreto p a r a nadie que l a r o t u r a de u n a pala, de n o tener r e f u e r z o adecuado, d e t e r m i n a l a pérdida de j u e g o en el a r t i s t a que pase p o r ese trance, el más g r a ve que puede s o b r e v e n i r a l p e l o t a r i de p a l a S o t e r o desde su m í n i m o y caótico t a l l e r encajado en l a t i j e r a metálica que cubre a E u s k a l d u n a r e g u l a b a los envíos de palas a M a d r i d S a n Sebastián, -con sólo r e c i b i r el angustioso O. S. del p e l o t a r i que rompía p a l a en las canchas. E l sabía el modelo apropiado y l o t r a z a b a seguro, rápido, certero, com. o s i l o v a c i a r a en un molde. Stadrivarius v e í a l a pala en potencia en el tablón de h a y a que le l l e g a b a a su o r i g i n a l almacén. E s t a h a y a es de peña, c o n buena distribución de n u d o s c o n n ú c l e o s que luego los h a c í a c o i n c i d i r en el punto que convenía a sus cálculos de re si st e nc i a y peso del m a t e r i a l N o será l a p r i m e r a vez que l a r i s a s u b r a y e m i s c o m e n t a r i o s sobre l a fabricación de las palas, que n a d i e cree c i e n c i a n i s i q u i e r a arte, que r e q u i e r a e x p e r i m e n t a c i ó n seguida y adquisición de v e r d a d e r o s c o n o cimientos. C a r p i n t e r o s habilísimos, e b a n i s tas y modelistas habituados a Jas finísimas labores de su oficio, h a n tomado c o m o i m prudente e x a g e r a c i ó n comentarios c o m o éste. P a r a ellos la pala r u d i m e n t a r i a tosca e n su trabajo, no t i e n e i m p o r t a n c i a c o m o l a bor. E l l o s l a saben hacer d o r m i d o s m e j o r m u c h o m e j o r desde l u e g o con u n t e r m i n a d o acabado, sujeta a escala, s i m é t r i c a m e n te d i s p u e s t a pero no e m p a l a t r a n s m i t e l a v i b r a c i ó n del golpe e n un penoso y desa g r a d a b l e p e l l i z c o a l a m a n o que l a e m p u ñ a 110 resiste el choque de l a pelota, n i l o absorbe en l a m a s a c o m o es d e b i d o que, pese a b u r l a s y a aires de suficiencia, el que no hace y e x p e r i m e n t a las palas, p o r m u y fino ebanista y a r t i s t a que sea, n o acertará a hacer u n a c o m o las que c h a r l a n d o y b r o meando, s i n m ás compás n i a p a r a t o de p r e cisión que el ojímetro. h a c í a el g r a n S o t e r o en poco m ás de u n a h o r a H a c e de esto que q u i e r o contar q u i n c e años l a r g o s y l o he r e c o r d a d o muchas v e ces h a b l a n d o de l a e s p e c i a l i d a d de l a c o n s trucción de palas. P o r u n a de tantas p o r fías sobre este t em a se e x c i t ó el a m o r p r o pio de u n g r a n aficionado a la pelota y a todos los deportes, y se comprometió a t r a e r de I n g l a t e r r a i n s t r u m e n t o m á s perfecto y adecuado a l a función y efecto s o l i c i t a d o s de l a p a l a c o r r i e n t e tosca, c o m o u n leño. N o había m ás que estudiar l a finura y c a l i d a d de los palos que se e m p l e a b a n e n los j u e g o s de polo, hockey y sobre todo, r olf; f r u t o de estudios técnicos y e x p e r i mentación sistemática. E f e c t i v a m e n t e t r a j o de I n g l a t e r r a u n i n s t r u m e n t o de u n a perfección y p r i m o r de construcción que nos h i z o pensar e n l a definitiva d e r r o t a de n u e s t r a tosca p a l a A l aparato a c o m p a ñ a b a n u n plano de t r a z a m á s c o m p l i c a d a que e l de líneas de u n shamrock. r e p r o d u c i d o en v a r i o s f e r r o p r u s i a t o s y u n a f ó r m u l a c o m p l i c a d a en que se d e t e r m i n a b a el v a l o r de P (pozver) o sea l a p o t e n c i a t e r r i b l e del n u e v o i n s t r u m e n t o s u p e r i o r en siete veces al d e t e r m i n a d o de l a h o ne st a y modesta pala- de soteril p r o c e d e n c i a C o n t o d a esa. literatura l a p a l a no servía n i poco n i m u c h o pues era i m p o s i b l e hacer buena l a pelota c o n ella. Y es que en las cosas, al p a r e c e r s e n c i llas, hay pequeños secretos, que son su í: m-
 // Cambio Nodo4-Sevilla