Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Racing de M a d r i d Polo (luego M a r t í nez) Arturo, Calvo; Moreno, Rodríguez, Lope P e ñ a Bernabeu, Méndez, Rey, Ateca y Laserna. Arbitró excelentemente el Sr. Steimborn. j i 1 I Athletic de Madrid, uno; Deportivo de Valladolid, dos Madrid. Máxima de actualidad. A jaleos federativos, quiebra de entusiasmos deportivos. E s una máxima que si no está en el refranero es porque nuestra influencia no ha bastado todavía a incluirla. Cuestión de tiempo y de nuevas demostraciones, como la última del desdichado Athletic, eliminado a medias por el juego detestable del equipo en su peor actuación y la saña de los detractores, que le hostigaron del principio al fin de la partida de Chamartín. Para el Valladolid no h a b r á público como el de Madrid, juzgando por el trato que les dieron el domingo, y para el Athletic en cualquier ambiente estarán más a su agrado que en el que debiera ser suyo y que por extraño contraste es de cualquiera menos de los rojiblancos. Cuestión fácil de explicar y enojo- -el de los madridistas- -que han pagado unos muchachos inmerecidamente, por la d i rección equivocada del Athletic en los últimos tiempos. S i era indispensable ir a un terreno ajeno- -por carecer del propio- el. Athletic, sin buscar argucias reglamentarias, debió pensar que le convenía multiplicar simpatías antes que restar un solo apoyo. Optó por dar la batalla, y los resultados, si deportivamente fueron catastróficos en lo económico estamos seguros que habrán sido peores. chas anteriores evidenciaron al público la existencia de un portero notabilísimo, que si en la tarde del domingo no ha tenido la m á s afortunada de sus gestiones, puede ser incluido en la lista dé los guardametas de excepción. E n la segunda parte, los vallisoletanos atacaron con mayores bríos. L a línea delantera, que se había movido antes a impulsos individuales, accionó, estrechamente unida, con aciertos indiscutibles, que hubieran precisado unos medios hábiles para poderles contener. Pero el Athletic- -ya lo hemos i n dicado- -no tenía medios, y los entusiastas jugadores se hicieron dueños de la situación, consiguiendo descomponer al grupo contrario, que optó por la peor de las soluciones: tratar de imponerse por la violencia a un equipo decidido a triunfar por entusiasmo. A los diez minutos el extremo izquierda de Valladolid envió un centro un poco pasado, que Anoni. o trató de despejar, preocupándose con exceso de Anduiza, e! delantero centro, que venía a rematar, y el resultado fué que la pelota cayera abandonada cuando llegaba el extremo derecha, Cimiano, que fácilmente marcó el tanto del empate, recibido con una ovación. E n adelante, las cosas fueron peor para los athléticos, absolutamente desorientados, faltos de un sólo jugador (o un entrenador, que aquietara aquellos nerviosismos) que l o grara imponerse. Línea de conducta- violencias, técnica de ataque, carreras individuales. L a consecuencia fué la m á s lógica y sensible para los aficionados locales. E l grupo forastero fué ganando en juego todo cuanto su rival perdía por alocarniento, y la última media hora, el fútbol transcurrió frente a la meta local. Allí hizo Arteaga el más descarado penalty que hemos visto, sin que C o morera se diera por aludido, llegando a poco el goal que ratificó el triunfo vallisoletano, en una internada de Susaeta y Anduiza, que éste remató con el empuje de un delantero de los que ya no hay en el mapa futbolístico. E l resto no tiene nada historiable: los athléticos, cada vez más descompuestos, se obstinaron en conseguir alguna ventaja con esfuerzos personales, fácilmente contenidos por una- pareja defensiva sólida, valiente, que frustró todas las carreras con relativa facilidad, sin que llegara ningún momento de grave peligro para la meta de Irigoyen, que antes había demostrado toda su calidad. -Juan Deportista. Equipos. Valladolid: Irigoyen; Chacartegui I y Chacartegui I I Gabilondo, Antón, y Grande; Cimiano, Susaeta, Anduiza, Salvadores y López. Athletic: Antonio; Corral y Cabezo; Hiera, Santos y Arteaga; Marín, Losada, Cuesta, B u i r i a y Costa. San Sebastián, cuatro; Betis, uno San Sebastián. Con tiempo frío y mucho viento se celebró en el campo de Atocha el partido de fútbol correspondiente al campeonato de España, contendiendo los primeros equipos de la Real Sociedad y el Betis, de Sevilla. E n el partido de la primera vuelta, jugado en Sevilla, obtuvo el triunfo el Betis p por cinco goals a uno. E n el campo bastante buena entrada y de arbitrar el encuentro se encargó Villalta, del Colegio catalán. Verificado el sorteo de campos corresponde elegir a la Real Sociedad y sale el Betis. Los locales comienzan imponiéndose y pronto se observa el resultado. A l minuto hay un avance de los realistas y Paco, Bienzobas manda un magnífico chut, enviando la pelota í a la red y marcando el primer goal para los donostiarras. Sigue el dominio local y hay buenos avances donostiarras, pero sin resultado. Los locales llevan el juego por el centro y esto no surte eficacia, malográndose todos los avances por la defensa que hacen los forasteros. E l arbitro castiga varios fauts y algunas veces se observa mayor peligro en la meta forastera. L a Real sigue dominando, pero se nota barullo en los. avances. P o r fin cambia de táctica la Real y abre juego por las alas, comenzando a darse más balones a M a riscal, que está afortunadísimo. E l segundo goal donostiarra sobreviene a los veinticinco minutos. Coge la pelota Cholín y avanza, pasando a Mariscal, éste se interna y manda un soberbio centro, que es recogido por- Paquito Bienzobas y de cabeza, rápido, envía la pelota dentro del marco, apuntándose el segundo goal los realistas. L o s del Betis no se desaniman y atacan a su vez, y al minuto avanza el ala derecha, pasando la pelota al extremo izquierda, quien envía un remate corto y seguro, marcando el único goal del Betis. Los realistas presionan de nuevo y vuelven a abrir el juego por las alas. Mariscal recoge un balón, vuelve a i n ternarse y lo manda a Paquito Bienzobas, quien remata de un chut raso, con la i z quierda, marcando el tercer goal para los donostiarras. Esto sucede a los cuarenta y dos minutos. Momentos después termina el primer tiempo, continuando el dominio donostiarra, coi? el resultado de tres goals para los realistas par uno del. Betis. Y a no hay problema para los socios del Madrid... ni para los socios de ningún otro de los clubs centrales. E n el campeonato de España queda sólo el Madrid para defender el pabellón regional... Juventud y afición. -Nos ha traído e l equipo vallisoletano una saludable afirmación de posibilidades renovadoras. Se puede hacer- -ahí está- -un equipo sin ases, con entusiasmo, pleno de juventud, y donde el patrón del amateurismo sea l a norma general. Ahora bien, el toque estará en que al cabo de la temporada l a casi totalidad de los muchachos sentirán l a seductora llamada de los grandes clubs, que por serió no saben o no pueden realizar esta labor de los pequeños, y todo el esfuerzo h a b r á resultado baldío. A empezar de nuevo, para que los mismos siempre engorden sus filas con l a muchachada descubierta por los felices buscadores de juventud y afición. El partido. -Si la derrota anterior y las declaraciones de los directivos afirmaban la existencia de un equipo peligroso en V a l l a dolid, es inexplicable la confianza con que los athléticos salieron al terreno de juego. Después, la protesta del público, contribuyó a sacarles de quicio, por injusta y extemporánea. L a línea media, sostén de los rojiblancos, se desfondó a los quince o veinte minutos. Santos, incapaz de dirigir acertadamente el juego, era mal secundado por Arteaga, y sólo Hiera (suplente) por entusiasmo y actividad, se mostraba a tono con unos rivales nerviosos y ágiles, que si se dejaban dominar, ponían en cada una de las frecuentes arrancadas una nota de peligro y de entusiasmo. Floja la defensa e inseguro, como nunca el portero, quedaba del Athletic nada más que l a línea delantera para dar sensación de peligro y de superioridad. Durante el primer tiempo, dominados los vallisoletanos la mayor parte de los minutos, la vanguardia athlética logró disimular los fallos de su equipo y hasta consiguió un goal, obra de Losada, a los treinta y cinco minutos. Pero esta jugada y mu- 6 PESETAS CIAP. M o r e r í a F e r n a n d o P e P u e r t a del ¡Sol, 15. M A D R I D r LA 3 EGCI 0 N DE VERANEO DE CA R C Ó dispone de un amplísimo fichero de Villas y pisos amueblados, jcapaz de satisfacer al más exigente de los veraneantes. C o r r e s p o n s a l e s de Agenec Beiiquet- y Ágence B a s q u e Barquillo, 8 t r i p l i c a do. T e l é f o n o 91130.