Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 7 D E M AYO D E 1931. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E SIMO SE PT I MO N. 8.849 iff 15 REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVILLA sus yerros, mayormente si LOS MINISTROS LEGIS- fectos y incurren luego de haberlos en unos y otros vituperado en el prójimo. Guardémonos de hacerLADORES en que 1 lo. Y quedemosministro el nuevo régimen y en especial el de Justicia, practiH a y una ley, la Constitución, que precep ¡que le preguntaron si estaba ya ultimada el resto de la combinación diplomática. -Todavía, no. H o y sólo puedo decirles que se ha provisto la Embajada de P a r í s A este puesto va el hasta hoy embajador en la Argentina, Sr. Dánvila. E l resto de la combinación irá saliendo poco a poco. Se le preguntó también si habían sido nombrados los embajadores de Cuba y A r gentina, y contestó que esto lo h a r á dentro de breves días, porque lo que más urgía era el nombramiento del embajador de París. Después, dirigiéndose a los periodistas, les dijo: -Y a habrán visto ustedes que el cardenal primado aconseja que en las próximas elecciones se vote a los monárquicos y a los católicos. E l ministro de Comunicaciones manifestó a los periodistas que hoy facilitará dos decretos: uno, creando la Junta Técnica del Cuerpo de Telégrafos, encargada de estudiar las aspiraciones del Cuerpo y proponer un informe, que luego será estudiado por él. De estas, juntas formarán parte numerosos empleados de diferentes categorías. E l otro decreto se refiere a un arreglo de escalas, como consecuencia de las huelgas habidas en el Cuerpo de Telégrafos. E l Sr. Alcalá Zamora se limitó a manifestar que los acuerdos- del Consejo habían sido interesantes, sobre. todo. los de- Trabajo y Economía. túa el grado de libertad o la tolerancia para los cultos religiosos; una l e y orgánica que estructura y distribuye las fuerzas militares: otra, también orgánica, que ordena el poder judicial hasta su más alto peldaño del Supremo. Todas esas leyes son fundamentales y, por antonomasia, la primera; nacieron del voto de las Cortes y sólo en las Cortes pueden ser modificadas. S i hay alguien que en buena doctrina democrática y constituyente sostenga lo contrario, habrá rectificado a todos los tratadistas de Derecho Político y a todos los profesores de Derecho Político. Con una sola excepción entre esos últimos; el Sr. D Fernando ele los Ríos que no necesita rectificaciones ajenas porque ya se ha apresurado a rectificarse a sí mismo. E s posible y aun probable que si el azar no le hubiere designado para el primer Gobierno de la República, el señor de los Ríos, como publicista y como catedrático, fuese todavía fiel a la doctrina. Pero su calentura decretal le impide serlo desde el ministerio y no le consiente la respetuosa demora de llevar sus ansias innovadoras al Parlamento que funcionará dentro de unas semanas. L a soberanía nacional es buena para cantada a todas- horas, pero en el instante práctico es poca cosa para interceptar la iniciativa de; un. ministro de: la República sobre. todo, si es socialista y, además, profesor. de Derecho. Político. Nadie. tan, irrespetuoso con las imágenes de los santos- -croe e l vulgo- -como los sacristanes, porque eu fuerza de andar entre: ellas pierden la devoción. E l señor de. los. Ríos, por exceso de familiaridad con el Derecho Político, reproduce el caso del sacristán irreverente. Y que. nos perdone el señor de los Ríos si le desagrada que le comparemos al sacristán y. los sacristanes si les molesta que les comparemos al ministro socialista. E l cual, para seguir demostrando que su iniciativa es un gas libre que no se somete a con- ductos ni- reguladores, así como antes se decretó la libertad de cultos ahora se ha dignado decidir también por sí y ante sí la re- ¡forma del Tribunal. Supremo. Estamos viendo, de la. noche á la mañana establecido el divorcio, diga lo que quiera el ministro de la. Gobernación. Y por. de contado- la reforma completa de l a justicia municipal, digan lo que quieran los constitucionalistas. r 1 can los procedimientos más escogidos por la democracia y el más escrupuloso respeto a la soberanía nacional y a su órgano indiscutible e insuperable, el Parlamento. Y en que esas cosillas que van saliendo en la. Gaceta con la firma del señor de los Ríos son pequeños detalles, nimiedades; si se quiere, leves genialidades a las que no hay por qué oponerse en los Consejos de ministros, aunque se trate de un Gobierno republicano. Aparte del atropello al derecho, queremos señalar el sectarismo antirreligioso que supone estas disposiciones. Y este Gobierno es, según muchas izquierdas y algunos sectores de la derecha, conservador y derechista. ¡Qué h a r á n los que. le sigan! El Debate y su flamante partido de acción nacional debían empezar a comprender por estos botones de muestra y el camino que lleva- la República- conservadora que sus afirmaciones: Religión, Patria, Familia, Orden, Trabajo y Propiedad, son imposibles en España sin l a Monarquía. E L CONSE 10 D E MINISTROS D E A Y E R A la entrada La referencia oficiosa Las relaciones entre las autoridades del Estado y la Generalidad. Diversos expedientes L a nota oficiosa facilitada a la- Prensa dice a s í E l Gobierno, ha examinado el acuerdo publicado, por: la Generalidad catalana. H a distinguido. -en él l a parte que corresponde al. régimen y. vida interior- de, la misma y la que. afecta- al, deslinde de las relaciones y atribuciones durante e l p e r í o d o provisional, -Con el propio Gobierno de la República. Habida cuenta dé que en este último, el acuerdo de la Generalidad sólo puede tener y de hecho tiene, por manifestación expresa de su presidente, los caracteres. y, propósitos de un proyecto, por referirse a materias propias de la competencia del. Estado, declara el Gobierno que dentro de- las normas de la cordialidad que insistentemente alude el expresado acuerdo de la Generalidad, dictará las resoluciones que transitoriamente, durante el período provisional, regulen las relaciones entre las distintas autoridades; ínterin no se establezca la nueva Constitución y el Estatuto definitivo de C a taluña, subsisten las. -leyes y atribuciones fundamentales del Estado, de que es primordial deber el mantenimiento, con, unidad de mando, del orden público. Presidencia. Petición- del. Ayuntamiento de Palma de Mallorca sobre cesión del palacio de la Almudaina, acordándose pasara au informen del 5 ministro d e l a Guerra, y dando éste a la resolución del de Hacienda. Economía. F u é acordado un decreto para evitar: q u e r í a s fincas- ya roturadas se laboren, según a cada época y cultivo corresponda y con arreglo a usos y costumbre de buen labrador. Madrid 6, 4 tarde. E l presidente, ante la pregunta de los periodistas, dijo que en M a rruecos no pasa nada, y que de otras partes tampoco había noticias. E l ministro de la Gobernación- calificó de paparrucha la- noticia aparecida- eir algún periódico, de que el. archivo del Rey se iba a poner a disposición de un periodista. -Creo- -añadió- -que el Gobierno ha dado repetidas muestras de seriedad para- que se crea en semejante infundio. Se hará lo que sea adecuado y conveniente, y en el momento, oportuno. E l Sr. Lerroux confirmó la renuncia. de D. Gónzalo Figueroa para el cargó de embajador cerca de E l Quirinal. L a renuncia se funda- eri. ñiotivos de delicadeza, pues. dicHo señor tiene propiedades, negocios y hasta l i tigios en- Italia. E l ministro de Trabajo, manifestó que había designado al Sr. Zancada para que reA nadie, pues, sorprendería. que, en comsolviera una huelga planteada en el puerto petencia con el señor, de los Ríos y en ló... gica emulación, el ministro de l a G u V r a se. de M o t r i l Confirmó que en. el, Consejo se hablaría de disponga también a legislar por su cuenta, cosas electorales y que aprobaría el decreto disponiendo. reformas de plantillas, servide modificación de la ley electoral. cios y contextura; aunque, justo es decirlo, reconociendo que n á d a t i é r i e v a l i d e z hasta E l ministro de Justicia, por último, dijo que lo aprueba las Cortes, que ya eremos que llevaba a la aprobación de sus compalo- que aprueban. S i nosotros, que tan reiteñeros un decreto sobre jubilaciones, y el de radamente reclamábamos del general Primo, reforma de la composición del Supremo, que de Rivera el Parlamento y combatíamos- lo ha leído, al presidente del alto Tribunal, en- cuanto, la censura nos permitió- -el abuD. Diego Medina, quien lo encontró- admiso legislativo ministerial, dijéramos ahora rable de orientación, pues no cabe prueba de que vemos- reproducido él. mismo sistema mayor confianza que la de encargar a la característico e inconfundible de las dictaJunta de Gobierno del Tribunal; el nombraduras, suscitaríamos. la réplica colérica, de. miento y designación de- sus; componentes. una gran -parte dé la- Prensa y d e las gentes, adictas al -nuevo régimen, sin excepción de Manifestaciones de los consejeros las recién llegadas, que ya cuidan de ácen- tuar sus- íervores súbitos, gritando- más: -que: A l salir del Consejo, que terminó a las nadie. E s bien sabido: a todas las criaturas diez menos cuarto de la noche, el ministro humanas les duele el reproche de sus dede Estado fué abordado por. los periodistas,
 // Cambio Nodo4-Sevilla