Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 7 DE M A Y O DE i g i EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25. 3 LOS PRELADOS ANTE E L N U E V O RÉGIMEN La carta pastoral del primado responde en todos sus conceptos al espíritu del Vaticano, interpretado con rectitud y. fidelidad, y es en la forma de una sabia y equilibrada templanza, adecuada a las responsabilidades de su puesto y a la pravedad de la hora actual. Nada falta en la especificación de los deberes, y nada tampoco en la visión conjunta del horizonte y en la ojeada al ayer. Dice bien el purpurado insigne, la Historia de España no comienza en este año; no podemos renunciar al patrimonio de sacrificios y de glorias pretéritas, tesoro espiritual. La palabra del primado es la palabra apostólica cuando proclama qiie no puede ligarse- a vicisitudes de las instituciones terrenas la Iglesia de Cristo, porque la vida de la Iglesia es imperecedera. Y es justo y debido el recuerdo de gratitud a D. Alfonso XIII, que supo conservar- -como su augusta madre- -la tradición de fe y de piedad. Desde la suprema autoridad jerárquica de la Iglesia española se llama a la conciencia del pueblo católico para que el pueblo abra los ojos a la realidad. Esa realidad la hemos perfilado en estas páginas al registrar el afán y la premura con que, desde uno y otro departamento ministerial, se inicia el avance del sectarismo y de la campaña antirreligiosa, de odio y de persecución contra el catolicismo, aunque disfrazada- -torpemente- -con el disfraz descolorido y desacreditado de la neutralidad del Estado. La enemiga contra la Iglesia ha salid n siempre usar la firma responsable del laicismo. Pero- esa realidad amenazadora no conturba el ánimo sereno del primado ni empaña su visión de los deberes patrióticos; por lo cual, proclama explícitamente la obligación de tributar de hecho a los Gobiernos constituidos el respeto y obediencia para la causa del orden y del bien común; doctrina coincidente con el noble y patriótico consejo de D. Alfonso XIII, y, en la que de antemano, por impulso y dictado de nuestro españolismo, nos afirmamos al acaecer el cambio de régimen. Y he ahí el contraste: frente al sectarismo, y la pasión que acucian y apremian al Gobierno para que vaya contra la Iglesia, que es ir contra el pueblo católico; frente a las explosiones de esos mismos sentimientos que aparecen en disposiciones ministeriales, usurpando facultades de la soberanía de las Cortes; frente a ciertas campañas frenéticas en que- se predica el aislamiento, el exterminio del monarquismo católico, negándole el pan y el agua, el cardenal Segura, que personifica al Episcopado y cuya voz es eco de la sabiduría y piedad del Pontífice, llama desde su carta pastoral a foáos los fieles de la Iglesia de Cristo y les induce al acatamiento- -que no es adhesión- -al Gobierno, y les marca el deber de apoyarlo en aquellos asuntos que importen al prestigio de la nación, al orden y a la paz. Esa es la conducta de la Iglesia, que mira al bien y a la tranquilidad de España. Lo que no significa que renuncie al derecho de defenderse en el mismo terreno que se vea combatida, porque esa defensa, que es también la del pueblo católico, es sagrada y es irrenunciable. Garta pastoral de! cardenal p r i m a d o T o l e d o 6, 4 tarde. E l Boletín Eclesiástico p u b l i c a u n a c a r t a p a s t o r a l del c a r d e n a l p r i m a d o sobre l o s deberes de los católicos en l a h o r a a c t u a l C o m i e n z a d i c i e n d o que con i m p a c i e n c i a j u s t i f i c a d a se h a esperado que d i e r a o r i e n taciones y n o r m a s pero no h a p o d i d o c o m p a r t i r esta i m p a c i e n c i a porque en los m o mentos presentes e r a n e c e s a r i o o r a r m e d i- tar y p o n d e r a r los tiempos y c i r c u n s t a n c i a s J a n d o l u g a r a que, serenados los ánimos, l a p r u d e n c i a y l a reflexión, aconsejasen l o m á s oportuno. P o r eso he g u a r d a d o s i l e n c i o y he s u f r i do calladamente l a insinuación y a u n g r o s e ras c a l u m n i a s poniendo s i e m p r e m i c o n fianza en D i o s y en l a r e c t i t u d de m i s i n tenciones p a r a c o n l a i g l e s i a y p a r a c o n l a Patria. D i r i g i e n d o u n a m i r a d a al pasado, dice que el día de h o y es h i j o del día dé ayer, y los g r a n d e s sucesos que señalan nuevos r u m bos a l a v i d a de las naciones n o se. engend r a n de repente, s i n o que t i e n e n r a i g a m b r e h o n d a en otros hechos, t a l vez m u y lejanos. A ñ a d e que l a I g l e s i a no puede l i g a r su suerte a las. v i c i s i t u d e s de las i n s t i t u c i o n e s t e r r e n a s p o r q u e éstas se m u d a n y l a I g l e s i a es permanente. C o n t i n ú a d i c i e n d o que c u a n do nuevas c i r c u n s t a n c i a s h i c i e r o n p r e c i s o s nuevos cambios en el, G o b i e r n o de l a nación, l a I g l e s i a s i n descender a contiendas n i r i validades, siguió ejerciendo l a misión de paz, t e n i e n d o en ella el b i e n público sólido baluarte. A ñ a d e que no h a y p o r qué o c u l t a r que, s i b i e n en las relaciones entre l a I g l e s i a y el P o d e r c i v i l h u b o paréntesis dolorosos, l a M o n a r q u í a en g e n e r a l fué respetuosa c o n los derechos de l a I g l e s i a E l r e c o n o c e r l o así, es el t r i b u t o debido a l a v e r d a d sobre todo c u a n d o se r e c u e r d a n c o n f r u i c i ó n e r r o res y se o l v i d a n aciertos y beneficios. D e d i c a u n recuerdo de g r a t i t u d a l R e y D A l f o n s o X I I I y c i t a s u devoción a l a S a n t a Sede y otros actos del R e y c o n respecto a E s p a ñ a y a l a diócesis de T o l e d o S i e m p r e fué m u y c r i s t i a n o y m u y español. R e n d i d pleitesía a l a M a j e s t a d caída, sobre todo cuando l a d e s g r a c i a a l e j a l a esp e r a n z a de mercedes y l a sospecha de a d u lación. H a b l a después de l a g r a v e d a d de l a h o r a presente, r e c o r d a n d o palabras que escribió en u n d o c u m e n t o en 27 de f e b r e r o del pasado año. P o r l o que se refiere a l o s deberes r e l i g i o s o s de los católicos en l a h o r a p r e s e n te, dice que el a r m a p o d e r o s a de todas las necesidades de los i n d i v i d u o s y de los pueblos, es l a oración. A ñ a d e que nos hemos dejado d o m i n a r p o r el espíritu de. m a t e r i a l i s m o y nos hemos g u i a d o del é x i t o de nuestras empresas p o r los m e d i o s h u m a n o s C r e e i m p r e s c i n d i b l e que se o r g a n i c e p r i n c i p a l m e n t e entre las señ o r a s católicas, u n a c r u z a d a de oraciones y de s a c r i f i c i o s p a r a i m p e t r a r del c i e l o el a u x i l i o que h o y se necesita. Y a d v i e r t e también que l o s p á r r o c o s pueden t o m a r este c a r g o y h a b l a r de las necesidades de los cultos públicos, r o g a t i v a s p e r e g r i n a c i o n e s etcétera. R e s p e c t o al deber de los católicos, en c u a n to a l G o b i e r n o p r o v i s i o n a l dice que hace constar que l a I g l e s i a no siente predilección h a c i a u n a f o r m a p a r t i c u l a r de G o b i e r n o P o d r á d i s c u t i r s e en el t e r r e n o filosófico cuál es l a m e j o r y a u n entre los filósofos c r i s t i a n o s que h a y a u n a n i m i d a d en d e t e r m i n a d o r é g i m e n p e r o l a I g l e s i a h a r e s e r v a d o su parecer y h a p r o c e d i d o así, p o r q u e l a m e j o r f o r m a de G o b i e r n o de tina nación no se h a de d e t e r m i n a r a l a l u z d e los p r i n c i p i o s filosóficos, s i n o p o n d e r a n d o l a m u l t i t u d de c i r c u n s t a n c i a s de l u g a r t i e m p o y personas. L a tradición, l a h i s t o r i a el t e m p e r a m e n to de cada pueblo, su estado s o c i a l y demás c i r c u n s t a n c i a s externas, pueden h a c e r p r e f e r i b l e s u n a f o r m a de G o b i e r n o que, t e ó r i camente, no sea l a más perfecta. C o m o e l fin d i r e c t o r de l a a u t o r i d a d es p r o m o v e r el b i e n t e m p o r a l de sus subditos, a l a I g l e s i a no le toca descender a u n c a m p o d o n de se v e n t i l a n intereses de o r d e n i n t e r i o r T a m p o c o se desentiende d e l b i e n t e m p o r a l de sus h i j o s p o r q u e tiene misión de paz, y para- m a n t e n e r l a está dispuesta a c o l a b o r a r c o n aquéllos que e j e r c e n l a a u t o r i dad c i v i l p e r o p i d e q u e é s t a respete los derechos que o t o r g ó a l a I g l e s i a su f u n d a d o r y que, dentro de l a esfera de a c c i ó n del P o der t e m p o r a l l a a y u d e n en perfecta c o n c o r d i a a l c u m p l i m i e n t o de sus altísimos fines. T e r m i n a d i c i e n d o respecto a. este p u n t o qué, s e g ú n las n o r m a s de l a S a n t a Sede, es deber de los católicos t r i b u t a r a l o s- G o b i e r nos constituidos de hecho, respeto y o b e d i e n c i a p a r a el m a n t e n i m i e n t o del o r d e n y p a r a el b i e n común. C o n respecto a los deberes de los católicos, en su actuación política, r e c u e r d a las palabras de P í o X y P i ó X I y dice que l a I g l e s i a en p r i m e r l u g a r enseña que cuando los enemigos del R e i n a d o de J e s u c r i s t o a v a n z a n resueltamente, n i n g ú n católico puede p e r m a n e c e r i n a c t i v o r e t i r a do en s u h o g a r o dedicado solamente a. sus n e g o c i o s p a r t i c u l a r e s p a r a i m p e d i r que é s to suceda. S i g u e d i c i e n d o que r e q u i e r e p o r parte de los católicos, u n a prudente y eficaz a c t u a ción política, que debe e n c a m i n a r s e a que t a n t o a las A s a m b l e a s a d m i n i s t r a t i v a s c o m o políticas de l a nación, v a y a n aquellos que, consideradas l a c o n d i c i o n e s de cada elección, p a r e z c a n que h a n de m i r a r m e j o r p o r los intereses de l a R e l i g i ó n y de l a P a t r i a en el e j e r c i c i o de su c a r g o A l u d e a l a i m p o r t a n c i a de ésto cuandov a n a elegirse u n a s C o r t e s constituyentes que, no sólo r e s o l v e r á n l a f o r m a de G o b i e r no, sino otros puntos de g r a v e d a d y de t r a s c e n d e n c i a p a r a l a I g l e s i a y los c a t ó licos. S i permanecemos quietos y ociosos -di c e- s i nos dejamos l l e v a r de l a a p a t í a y de l a t i m i d e z s i dejamos expedito el c a m i n o a Jos que se esfuerzan en d e s t r u i r l a R e l i g i ó n o fiarnos el t r i u n f o de n u e s t r o s ideales a l a b e n e v o l e n c i a de nuestros e n e m i gos, n o tendremos derecho a l a m e n t a r n o s c u a n d o l a t r i s t e r e a l i d a d nos demuestre que h a b i e n d o tenido l a v i c t o r i a en n u e s t r a m a no, n o supimos l u c h a r c o n denuedo n i s u cumbir con g l o r i a Termina diciendo: Q u i s i é r a m o s no tener que e s c r i b i r n o m bres que p u e d a n ser b a n d e r a de combate de d i v e r s o s g r u p o s p e r o c o m o se h a i m p u e s t o el deber d e- h a b l a r con entera c l a r i d a d d i g o a todos los católicos, r e p u b l i c a n o s o m o n á r q u i c o s podéis noblemente d i s e n t i r c u a n d o se trate de l a f o r m a de G o b i e r n o de n u e s t r a nación o de intereses puramente h u m a n o s p e r o c u a n d o el o r d e n s o c i a l esté en p e l i g r o cuando los derechos de l a R e l i g i ó n estén amenazados, es deber i m p r e s c i n d i b l e de t o dos u n i r n o s p a r a defenderlos y s a l v a r l o s 5 Ó P T I C A A n t e s de a d q u i r i r u n a s g a f a s v i s i t e n ei Bazar MfeSieo- Optico G G r e e n (V e i á z q u e z 8) d o n d e h a l l a r á n lo q u e c i e n tíficamente c o n v i e n e a s u v i s t a y u n a g a r a n t í a de o b t e n e r lo m e j o r a p r e c i o s r a zonables. E s u r g e n t e que en las actuales c i r c u n s t a n c i a s los católicos, p r e s c i n d i e n d o d é s u s tendencias políticas, en las qué pueden p e r manecer l i b r e m e n t e se u n a n de m a n e r a ser i a y eficaz p a r a c o n s e g u i r que sean e l e g i dos p a r a las C o r t e s constituyentes c a n d i d a tos que o f r e z c a n p l e n a g a r a n t í a de que def e n d e r á n los derechos de l a Iglesia- y del orden social. N o h a b r á de darse i m p o r t a n c i a a sus tendencias m o n á r q u i c a s o r e p u b l i c a n a s s i n o que se a t e n d e r á a las antedichas g a r a n t í a s C i t a como e j e m p l o lo que h i c i e r o n los católicos de B a v i e r á en el a ñ o 191 S, y dice que allí no se h a b l a b a de M o n a r q u í a o de R e p ú b l i c a sino que t o d a l a campaña elector a l sé basó en dos p u n t o s defensa de l a R e ligión y del o r d e n s o c i a l v