Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 21 D E J U N I O D E ig 31. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 4 7 SOBRE E L ARRENDAMIENTO DEL H O T E L MUNICIPAL Una carta y una enmienda al dictamen Sevilla 20- VI- 931. Señor director de A B C. Muy señor mió y distinguido amigo: E n la sesión celebrada anoche por el A y u n tamiento de esta capital, se dio cuenta ele una enmienda, presentada por mí al dictamen de l a comisión de Hacienda, solare novación del contrato de arrendamiento, del; Hotel Municipal. Ausente yo, temporalmente, de los C a bildos, por razones que son del dominio público y que ha vuelto a poner de actualidad el incidente que motivó la retirada- de los representantes de la Prensa, fué ello causa de que mi proposición fuese desechada sin discutirse y, por consecuencia, sin que la opinión pública conociera su contenido, lo cual creo necesario, por tratarse de un acuerdo de capital interés y trascendencia para los intereses de Sevilla. M i concepto cíe las responsabilidades anejas al cargo que desempeño, me hace acudir a. l a benevolencia de la Prensa, por si le es posible dar a la publicidad el texto de mi proposición, que. no necesitaba, para ser discutida en el Cabildo, más. defensa que los argumentos que la misma contiene. A l conocer que el Cabildo pasó sobre ella como sobre ascuas, deseo hacer pública mi oposición al dictamen, que hubiera formulado personalmente anoche, si el convencimiento de una votación adversa no me hubiese apercibido de que era inútil. Reconocido a su atención se reitera suyo atento seguro servidor, q. s. m. e. Manuel Becas Mateos. H e aquí el texto de la enmienda a que sé refiere la carta anterior: E l concejal que suscribe, ha visto el dictamen emitido por la Comisión de H a cienda, sobre el contrato de arrendamiento del Hotel Municipal, celebrado en 4 de agosto de 1928, por el excelentísimo A y u n tamiento y la Sociedad Anónima. M a d r i d l Palace Hotel, y estimando perjudicial a los l intereses municipales la novación que el mismo propone, formula enmienda a las bases l segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta (del dictamen, fundamentada en las siguien tes consideraciones. i E s fundamento del derecho contraactual Ijue las obligaciones deben cumplirse a tejpo. r de lo estipulado. Este principio, sancionado por nuestra víigente legislación civil, sería suficiente par impugnar el dictamen que nos ocupa, si n i) existieran otras razones que oponer a los allégatos formulados por la entidad arrend a t a r i a del Hotel, para eludir el cumplimiento de una obligación, y que, recogidos í n t e g r a m e n t e por el dictamen, son causa eficliente del mismo. lí- or la cláusula segunda del contrato se estifculó que el tiempo del arrendamiento serífe dé veinte años, a contar desde el i. de olctubre de 1928, fijándose, en la cláusula tercelra el precio del arriendo, en cuatrocientlas m i l pesetas anuales, que se abonarían Jal Ayuntamiento por entregas trimestrales! de cien riiil pesetas. E n l i a novación que se propone al Cabildo, s e l fija en diek años el tiempo del arriendo. y Tn ciento setenta y cinco mil pesetas el predbio anual del mismo. E l n o r m e perjuicio que ello irrogaría a los iifctereses municipales, nos hace entrar en él análisis de los considerandos qu ur dieran fundamentar l a propuesta de novaotorgado en 4 de agosto de 1928. Examineción, por si ellos poseyeran tal fuerza de mos este aspecto de la cuestión. convicción que indujeran al AyuntamienSe deduce del preámbulo del dictamen, to, en aras de la ética o de la conveniencia que la falta de depósito en el Banco de E s a la renuncia de unos millones de pesetas paña, de las dos mil cuatrocientas acciones que le corresponden con arreglo a un conde la Sociedad Anónima Hotel Ritz M a trato, aunque para su efectividad le sea drid, pertenecientes a la también Sociedad necesario impetrar el auxilio de los t r i Anónima Madrid Palace Hotel, que reprebunales de Justicia, mantenedores del orden sentan un valor nominal de un millón, dosjurídico y creados para evitar que los decientas mil pesetas, es uno de los motivos rechos, legítimamente adquiridos, sean ne- que inducen a la novación, por el temor gados caprichosamente por los obligados a de que esta garantía resulte ineficaz. su acatamiento. A esto puede objetarse que habiéndose N i la actitud morosa de la Sociedad arrenreseñado en el contrato la numeración de dataria, en el pago de los trimestres adeulas acciones que, con el carácter de inaliedados; ni la competencia de la misma en la nables, quedaban sujetas a la garantía, la explotación del negocio de hoteles, que p r i solvencia de la entidad arrendataria y la va de fuerza persuasora a las alegaciones responsabilidad, de orden penal, en que i n de error en los cálculos previos al convecurriría, son elementos que, lógicamente, nio- -tan fácilmente acogidas por la comihacen alejar todo temor de que sean burlasión dictamiriadora- ni el incumplimiendos los derechos del Ayuntamiento. to por la expresada entidad de la cláusula Pero es, que, este temor, no podría abannovena del contrato, respecto al depósito donarlo la Corporación con el nuevo conen el Banco de España de las acciones mertrato. P o r éste se fijaría la fianza eií quicantiles que constituyen la garantía del nientas mil pesetas nominales, representaconvenio- -incumplimiento mantenido tenazdas por valores cotizables en Bolsa. S i el mente, no obstante los requerimientos fornegocio del Hotel Municipal es ruinoso- -mulados, en todos los tonos, por el A y u n contrapartida natural de las grandes hazamiento de Sevilla- abonan el que éste ñas mercantiles- según manifestaciones adopte una resolución- -al dictado de la Sode la Sociedad arrendataria y de los autociedad rebelde- que, perjudicial a sus i n res del dictamen, ¿quién garantiza al A y u n tereses e improcedente en el terreno legal, pudiera ser obligada en la esfera de la tamiento que, pasado algún tiempo y- visto el éxito obtenido en la rescisión del p r i m i conciencia. tivo contrato, la entidad explotadora! no Descartada esta hipótesis, sólo puede funtrataría, nuevamente, en defensa de sijis i n damentar la, para nosotros, perjudicial notereses o mayor lucro de ellos, de novar vación del contrato, motivos de utilidad, de la obligación? conveniencia a los intereses municipales. Y si el temor de que al rescindir ahora Para que ésta se deduzca ele la novación, el contrato- -prescindiendo, del derechifi que es necesario que el nuevo contrato repreal. Ayuntamiento compete de exigir el ¡cumsente una mayor garantía, sólida y viable, plimiento del mismo y de la obligación i n de. su cumplimiento, en comparación con el eludible que tiene de que los intereses ¡de la ciudad 110 sean burlados- -no hubiese arrendatario para el hotel, ¿rio subsistiría (en la hipótesis anterior? ¿E s que el conflicto de hallar un nuevo arrendatario no lo planteaLÉASE L A REVISTA ría antes la novación con plazo del diez años que el vigente contrato que ale jai esta preocupación hasta el 30 de septiembre de 1948? LAMCO Y NEGRO A P A R E C E T O D O S LOS DOMINGOS, Y ES QUE VN PORTFOUO POR SOS LA DIVERSIDAD FOTOGRAFÍAS Dfi ü N. LIBRO POR SC LA ABUNDANCIA TEXTO DE l) N MUSEO POR LA BELLEZA Dhi SUS y PLANAS ARTÍSTICAS Y sentado este precedente, de una rescisión caprichosa, fácilmente obtenida, que pudiera repetirse en la vida del nuevo contrato, al hacerse real el temor de la comisión de no hallar nuevo arrendatario, ¿podría indemnizarse el Ayuntamiento con las 500.000 pesetas nominales de la fianza, del incumplimiento de un contrato de diez años de duración? Pues si el temor de que los derechos del Ayuntamiento no sean respetados no puede alejarse con la solución propuesta por el dictamen, ¿es que sólo la introducción de algunas variantes en la garantía puede motivar la renuncia a un contrato con el perjuicio consiguiente de varios millones de pesetas a los intereses municipales? N o procediendo la novación, en virtual de lo expuesto, n i legal, ni moral ni económicamente, el concejal que suscribe propone al Cabildo que ias bases segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta del dictamen sean suprimidas y e su lugar se aprueb la siguiente enmienda: Que se exija judicialmente a la Socie dad Anónima Madrid Palace Hotel el cumplimiento de todas las obligaciones que contrajo al otorgar el contrato de arrendamiento del Hotel Municipal, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla, en 4 dé agosto de 1928 una vez cumplido por el Ayuntamiento an t e n o r e l requisito de requerimiento previ que exije el contrato Tal e? la opinión que el concejal que sus. cribe ti ¡ene el honor de someter al Cabil Sevilla á 18 de junio de 1931, -M. Mateosi J UN REGALO POK SU LA B A R A T U R A PRECIO DE Se vende en SIETE Cíenlo veinte páginas revistas diferentes e n toda España al precio UNA de UNA PESETA