Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
plazado este Museo debiera llevar: el nombre de Joaquín Sorolla; la actual denominación no li abría sido inconveniente en destinarla a otra de las grandes calles, cuya apertura tendrá lugar muy pronto. L a generosidad, tan desacostumbrada entre nosotros, de la familia Sorolla, unida a la gran significación espiritual del donante, bien merecen este delicado homenaje. E l Municipio madrileño tiene la palabra. ANTONIO M É N D E Z C A S A D María, la guapa (modelo sevillana Ancianas (estudio para un panel de la Hispanic Society de América) (Fotos V. Muro. En el gran taller b estudio del artista sobresalen, entre varias obras, unos cuadros deslumbrantes, interpretando a plena luz solar escenas de la plava valenciana de Malvarrosa, y unos retratos de maravillosa síntesis, de Joaquín y Elena- -hijos de Sorolla- en los que domina sabiamente la nota grísea. Ln este taller, favorito del pintor, caballetes, paleta, colores y pinceles evocan fuertemente la presencia Se Sorolla. ¿1 propio sombrero del artista pende de un caballete, cual indicación expresiva de que su dueño no está lejos. Un cuadro representando al doctor S i marro, con sus discípulos, entre los que se encuentra el malogrado doctor Achucarro, se guarda en esta sala. En el segundo estudio, un retrato de señora, tocada con amplio sombrero; un paisaje de otoño en Sierra Nevada, el retrato de una bellísima y gentil modelo sevillana, conocida por María la Guapa llevando con garbo blanca mantilla de seda portentosamente pintada, excitan la atención del visitante. En esta sala se exhibe otra obra de f roubetzkoi; el retrato- -figurita de cuerpo cutero en bronce- -del entrañable amigo de Sorolla, D. Pedro Gil, padre del gran aguafortista Gil Moreno de Mora. Este nuevo Museo merece descripción más detallada que la que es posible hacer en un solo artículo. Supla con ventaja ai laconismo informativo la precisión gráfica. E l visitante no saldrá de este Museo sintiéndose defraudado. La realidad supera a la promesa. España, y más especialmente Madrid, deben a la familia Sorolla gratitud efusiva. La calle en donde está era-