Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LINDAU. TORRE DEL LADRÓN N F e l d k i r c h e se aparta el camino que nos lleva a L i n d a u E s un camino corto, que atraviesa una llanura y va? a m o r i r en un lago; camino sin zigzag y sin declives, terminado en u n remanso de aguas- y de luz. Después de la ascensión penosa hacia las cumbres del A r l b e r g luego del despeñarse vertiginoso hasta el valle del R h i n tras el quebrado andar por crestas y entre bosque s en demanda del llano, es un dulce reposo este camino r e c t o s: n E sombras n i andar en giros angulosos, vueltos los ojos hacia Oriente ahora y luego hacia Poniente, con dudas de no saber dónde es el fin de nuestro viaje. Parece, a l dejarnos llevar por este nuevo camino sin vacilaciones de zigzag rampan tes, que se nos abrió el corazón a la luz única, y vamos rectamente hacia ella; luz de dulzura gris y paz eterna de aguas i n móviles. 4, Ja izquierda quedó l a vía, que nos promete l a tentación y el estruendo de las grandes ciudades, y, tras nosotros, el minúsculo principado de Lichstestein; pero la tentación se y a apartando de nosotros, y también las casitas de V a d u z en el p r i n c i pado, acogidas al regazo de l a montaña. E n t r e! a confusión de casas uniformes, con el mismo techo de p i z a r r a y los balcones saledizos, cuyo verdor pintado se diluyeren el paisaje verde, rio adivinamos l a mansión del último príncipe alemán. MííT tiempo p w a príncipes. A q u e l ven-
 // Cambio Nodo4-Sevilla