Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEL CAMPO M A N CHEGO L a tierra y las viñas. L a viña en la M a n c h a l i a venido a resolver vea problema de orden social y econótnico de la mayor importancia. Enormes extensiones d e t i e r r a de la peor calidad en su mayoría, se han transformado e n verdaderos filones, gracias a l trabajo rudo de estos buenos manchemos, que se han ido dejando jirones d e s u v i d a entre l o s pliegues rocosos d e estas calizas inhóspitas. E n estos pueblos vitícolas no hay graves problemas sociales, porque abanda e l tra- m bajo y u n bienestar muy acentuado, aun dentro de estas graves crisis que- son hoy l a pesadilla de Ja Humanidad. E l número de propietarios pequeños es élevadísimo; el valor de estas viñas alcanza limites insospechados. Y h a sido l a viña quien obró e l m i l a g r o por ésto hay que procurar sostenerla, y a que, desgraciadamente, n o t i e ne substitución posibíe. E n otras zonas, donde podamos acudir a distintos aprovechamientos dé las tierras, e l problema cambiaría, de aspecto, pero aquí es que desaparece, y l a cosa es gTave. E n TomeUoso y pueblos limítrofes, donde el cultivo de l a v i d alcanza su máxima i m portancia, tiene una modalidad m u y curio- sa, que precisa conocer, sobre todo en estos momentos en que se i n i c i a u n período de reformas agrosociales. L a s tierras son cedidas por sus dueños a los viticultores para plantar viña, cobrando u n a cantidad prefijada en concepto de entro, que varía según l a calidad de aquéllas, situación geográfica, vías de comunicación, etc. etc. C o m o l a demanda es infinitamente superior a l a oferta, estas cantidades alcanzan proporciones elevadas, v a r i a n d o entre 400. y 700 pesetas por hectárea. Además, pagan u n a pequeña cantidad en concepto de renta, que oscila entre c i n co y 15 pesetas anuales. E n los contratos antiguos l a renta era de cinco pesetas. Conociendo estas tierras se comprende que i rrT r n r r lir