Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 n v r BERLÍN. -Llegada al aeródromo de los pilotos Willie y Gatty, que rea- tizaron la travesía del Atlántico en veinticuatro horas y han continuado su viaje alrededor 4 el mundo, ya a punto de ternnnar on su llegada a Alaska. (Foto f) tas Casariego. presenta un contingente de hombres, sino a todo lo que significa de creación, consumo, aspiraciones y realizaciones. L a tentativa de M r Hoover, como otras que han sido esbozadas en Ginebra bajo los auspicios de la Sociedad de Naciones, parece animada del espíritu emanente de la idea de universalidad de las crisis y sus soluciones. E n el a r m a z ó n de la economía mundial no es posible desdeñar una pieza, porque todas son necesarias a la ensambladura del conjunto. Cuando en la llamada Conferencia del t r i g o se quiso limitar la acción a Europa pudo comprobarse el error de excluir factores por razón continental. Y al estudiar el problema del paro se advierte que el standard de vida de los coolíes chinos y los mineros del Transvaal tiene su reflejo en el saldo deficitario de laa Cajas de Seg- uro de Alemania. Pero no se ha extinguido la raza de gobernantes con miopía mental, e imaginan que los problemas nacionales no tienen nexo con otros lejanos por distancia geográfica o de relación. P a r a ellos no se ha revelado todavía la organización social y económica del mundo como función matemática, y desconocen que el valor de la cantidad depende de otra u otras cantidades variables. A s í la menor fluctuación, cuyo centro es remoto, repercute con oscilaciones m á s o menos sensibles en puntos que podían considerarse inmunizados. La nueva política norteamericana responde a ese principio. E l hecho tiene doble i m portancia. D e un lado, por la influencia que su ejemplo pueda ejercer en otros G o biernos para orientar las conductas respectivas y, de otro, por el peso de la economía yanqui en el volumen total de los intereses mundiales. Empero, no basta que los gobernantes y los político- reconozcan la universalidad de as crisis y sus soluciones. S i no están asistidos por la opinión pública les faltará eficiencia. E s ia opinión pública en todo: ios N ROMA, -La princesa Ileana, de Rumania, asiste con su prometido a la carrera de automóviles del Gran Premio de Roma. (Foto Orrios.
 // Cambio Nodo4-Sevilla