Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Descripción grá 0 ca de la conquista de Valencia WPj 1 1 r 5... también su Covadonga. y esta Covadonga es el monasterio de Nuestra Señora d e l Puíg y sus colmas vecinas. E n estos parajes se desarrolló hace siete siglos la gloriosa epopeya de la conquista de Valencia por el Rey D. Jaime I de Aragón, uno de los Monarcas de más. justísimo renombre de nuestra Historia, no ya sólo por sus campañas militares, sino también por su labor legislativa, ya que a su talento militar y civil debióse la constitución de dos r e i nos, el de M a l l o r c a primero y el de V a lencia después. Fué el castillo del Puig construido sobre una colina, el primer lugar donde se hicieron fuertes los ejércitos cristianos mandados por él Monarca aragonés. De aquel castillo no queda más que. algún que otro derruido paredón, pero, en punto próximo álzase un. monasterio, que en el siglo x v n fué reconstruido suntuosamente, donde se. guardan aún. muchos recuerdos de aquel famoso, hecho de armas V ALENCIA tiene VISTA EXTERIOR DEL MONAST E R I O DE NUESTRA SEÑORA D E L PUIG ALTORRELIEVE, LABRADO SOBRE MEDIO TRONCO D E ÁRBOL, QUE REPRODUCE UNA. ESCENA D E LA TOMA D E VALENCIA POR D. JAIME que precedió a l a constitución del nuevo reino. Fué este monasterio uno de los que mayor favor gozaron de los valencianos. Venerábase, y aún se venera, en él Nuestra Señora del Puig, una imagen toscamente labrada sobre una piedra, hallada milagrosamente por las tropas que se albergaban en el castillo, cubierta por una campana, debajo de tierra. Cuenta la tradición que todas las noches desde; la citada fortaleza veíase cómo se desprendían del cielo sie- te estrellas, y ello fué puesto en conocimiento de fray Pedro Nolasco, fundador de la Orden de Tta Merced, quien, conside r a n d o que esto pudiera ser un aviso celestial, salió un día, después de haber confesado y. comulgado todos los soldados y religiosos del castillo, con todos ellos procesionalmente al punto donde des- cendían las estrellas, y, cavando la tierra, hallaron la imagen es-