Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
realidad, de ser una palabra vacia. ¡Afán de dránializar la vida! ¡Y afán de oportunismo! Lo que sí debe hacerse es reglamentar de una manera más razonable este derecho. Lo que sí- debe hacerse es. reducir las exigencias de; los- Clubs, en los traspasos, a sus justos límites. La cosa, no puede ser más fácil. Se establece ima cantidad máxima de traspaso. Y se. fijan luego los. derechos de. cada Club por Jncdio; de porcentajes sobre esa cantidad; táiúó por ciento, porque él jugador se. ha hecho en el- Club; tanto por cada año que. el jugador. haya jugado en Hay gentes que se indignan ante el deese Club; tanto por cada- vez que el jurecho de los Clubs a retener sus jugadores gador- haya- sido internacional- con dicho de fútbol. A nosotros, en cambio, nos parece admi- Club, etc. -etc. Es decir qué el Club- que haya formado rable. Hasta el punto que, sin ese derecho de retención, pensamos que el fútbol pro- y lanzado a la popularidad un jugador debe ser. indemnizado de mejor manera cuando fesional es, prácticamente, imposible. pierda el jugador que el Club: que episódi ¡La libertad del trabajo! ¡El libre alcamente ie haya servido una temporada de bedrío! Muy bien. Todo eso, muy bien. apeadero. Pero ensáyese el sistema librecambista y Con esa escala de indemnizaciones, esse verá lo que es el fútbol en España dentablecida a base de un criterio jundamen- HENRI CÓCHET, (CARICATURA POR CEBRIAU) tro de. poco tiempo. Ahora- no so: i muchos los Clubs que se de- talm ente deportivo el jugador debe tener liPróxima la challenge round de la copa dican a hacer jugadores por su cuenta o, bertad dé jugar donde quiera. Davis, los franceses se. disponen a defencuando menos, a adquirirlos en bruto y a Lo absurdo es querer tratar el fútbol con derla con la- mayor energía. Y, sin embartallarlos... Clubs mineros y Clubs lapida go, en esta ocasión, los franceses apenas rios. Con la libre evolución del jugador, un pobre. sentido doméstico. con su derecho a la versatilidad, esto mue- Si aceptamos que el jugador; de fútbol tienen esperanzas. No parece muy probable que logren la re. El Club mejor organizado, -el Club con es -obrero, y que debe moverse socialel sentido más deportivo dentro de la re- nicn te como un obrer o, habrá que admitir quinta victoria consecutiva, teniendo en l- ividad del profesionalismo actual, queda también, para, él la ley de Accidentes del cuenta la agresividad del nuevo equipo amea merced del Club alegre y confiado que trabajo. Lógicamente. ricano, lleno de juventud y de posibilida- rellena el momento como puede; del Club Y, verán ustedes qué fútbol vamos a. te- des, y la baja ferina de Henri Cochet, cuya sirena, que cama al oído del jugador toda ner. ¡Verán ustedes qué interés y qué posible resurrección espergji todavía al- suerte de. promesas, generalmente incumemoción! -J, M gunos... plidas, luego. El librecambio no les conviene a los Clubs ni a los jugadores. Al fin y al cabo, hierro fundido, abastecilos jugadores son siempre menores de edad; mientos de asnas. Paseo se les debe defender un poco contra las de Colón, 4, S. K. de C, promesas alucinantes- -sin base casi siemBabcoclr Wilcox. pre- -y contra ellos mismos. t No es posible considerar al jugador de fútbol como a un obrero normal. No tiene nada que ver una cosa con otra. El obrero hace obra, que puede ser luego comproVIAJEROS Y MERCANCÍAS bada al gramo o al milímetro. El jugador de fútbol hace obra o no la hace- -le canta Sevilla; Gran Capitán, 12. Teléfono 22600. o no. le canta el juego- y, en todo caso, lo que hace, cuando lo hace, se escapa a la tasación absoluta. GRAN HOTEL EZCÜRRA Un obrero solo puede construir una casa SAN SEBASTIAN y hasta un barco. Un jugador de fútbol Espléndida situación en la; Zuno podrá jugar minea un partido él solo. rrióla; junto al María Cristina. Un álbañil puede comprometerse á colo Spberttip; Hall. American Bar. car tantos ladrillos. al día. Un delantero Pensión completa, desde 25 pecentro no garantiza tantos goals suyos en i setas. í cada partido. Si se admite, que el jugador de fútbol es un obrero, hay que admitir- la posibilidad del esquirol. Verán ustedes qué precioso fútbol el de España cuando tenga que hacerse con esquiroles! El fútbol es un juego y no una pieza de tela, o una cama de madera, o una. bicicleta. El balón no traza líneas, sino que i NUEVOS MODELOS l- as simula. Es un encaje de imaginación: BCarflaa g a r a n t i z a d a s p o r l a F á b r i c a menos, mucho menos todavía, que él velo nteSlorieta d S n B r a d 3- MURIÓ e a en r o de Penélope. K A? ¿J I 2 A. 3 O B l E C O E S T O Debe seguir existiendo el derecho de retención, porque es la única- garantía de laexistencia del fútbol. Parece que impresiona un poco que se hable, de compra- francisco A l vare? Cpfistantiiia, venta -de jugadores. Pero esto, ño pasa, en La carrera París- Brest- París, prueba decenal de la máxima envergadura continua, se correrá el 4 de septiembre. Todos los coriáceos de la ruta se preparan en estos momentos. Pierre Char es lia ganado, bien ganaáo, su título de campeón de Europa. Superioridad manifiesta sobre Griselle. Este se mostró buen éncajador que es todo lo más que puede mostrarse uno a cjaien le pegan de todas, todas. E l 13 de agosto, en Nueva York, se pondrá en juego el título mundial de los semipesados. Rosenbloom y Jimmy Slattery, Se prepara en Ebbets Fields el combate Sharkey- Miskey Walker, ex campeón del mundo de los semipesados. Por diez victorias a. cero, las inglesas han vencido a las alemanas en íaivn- tennis. E l match Inglaterra- Alemania (damas) tuvo lugar en, Edgbaston. Desde luego, no participaron en este encuentro las mejores jugadoras de los (ios países.
 // Cambio Nodo4-Sevilla