Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 14 D E J U L I O D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 45- en los que derrochó gallardía, precisión y valor. Siguió a esto una torera faena de muleta, pasándose muy cerca al toro, tan cerca, -que en un pase sacó l a taleguilla desgarrada por un pitonazo, para terminar con media, un pinchazo y una estocada. E n su segundo, avisado, lo muleteó con precauciones, enE n M a d r i d L o s que han hambre y sed de justicia. E n Tetuán: E l trando varias veces a herir. L o s más calurosos aplausos los escuchó a! banderillear. buen estilo de estoqueador de A l d e a n o E n V i s t a A l e g r e Festejo Joselito de l a Cal, que tan finos matices tiene de torero moderno, no pudo lucirse, variado. T o r o s en Barcelona, Castellón y Pamplona. E n otras plazas. por las condiciones de los bichos que formaban su lote. S i n embargo, a su primero Novilladas. le dio varias verónicas pintureras y le clavó tres superiores pares de banderillas, cualos seis toros a cuatro les cortaron las oreEN MADRID drando admirablemente en la cabez. i, que le jas. A uno de Ortiz, a otro de Rayito, que valieron una ovación. Muleteó con pases de L o s que han hambre y sed de empezó dando la norma de lo que había de marca; pero con el estoque se hizo pesado, ser l a corrida, y a los dos de Palmeño. E l sonando el primer aviso cuando el bicho dojusticia valor tiene una gran fuerza en esta fiesta. blaba, descabellado. De su segundo se desLlegaron a M a d r i d seguramente con unas L o s toros cambian, y el público está poseído hizo, previa faena de aliño, de una estocacartas. E r a n cartas de recomendación espor el interés. da y dos intentos de descabello. critas en solicitud, en las que se enumeran Tarde triunfal. Las ovaciones se sucedían Durante la lidia del sexto novillo, el picamás desdichas que méritos. Bono de trabapara los tres, que salían juntos a recibirlas. dor Brazo de H i e r r o sufrió una fuerte caída, jo más que carta. Y los días pasan, y el Y al final, el entusiasmo alzó en hombros y pasó a la enfermería, apreciándosele una antedespacho de l a Empresa recuerda la cona Rayito y a Palmeño y. los sacó de la placontusión en la región epigástrica, de prosulta del médico, donde el sirviente va enceza. A Ortiz no le cogieron, porque se fué a nóstico reservado; -J. Carmpr. T. rrando l a espera de todos los dolores. Y por la enfermería a curarse lesiones que le. hizo E N VISTA A L E G R E fin llega el día. Rayito y Palmeño van a toel cuarto toro y no quiso entrar hasta que rear. E l día en que se ponen los carteles saterminara la corrida. Festejo variado len más temprano de casa. Los carteles aún Les sacaron en hombros. Dicho así no no están puestos. Son unas horas de inquieY a que no cosa de calidad, al menos hay hay una idea exacta del homenaje. A últitud. ¿Habrá ocurrido algo? Nada. N o ha variedad en los festejos de esta plaza, muy ma hora de l a tarde la procesión taurina iba ocurrido nada. E s que la impaciencia de a propósito para niños y militares sin grapor la Puerta del Sol. Cuando escribimos duación. D e todos modos, el lleno no se loaquel día se ha refugiado en ellos. P o r él, un gra ningún d h este comentario no sabemos dónde habrá pahombre se dispone a pegar el cartel. L o haE l domingo actuó en primer lugar el ya rado. Suponemos que en el hospedaje de ce tranquilamente, lentamente, sin acelerar conocido M r Catalino, que fué aplaudido Rayito y Palmeño. Pero no estamos muy los minutos de l a jornada, con ese ritmo clavando banderillas y toreando a cuerpo seguros. obrero tan moderno. E l cartel está aún del limpio. Serraniio mató al novillo. Bienaventurados. Saciaron su hambre y revés. U n a brocha le embadurna l a espalda. Despacharon otros dos novillos José L ó sed de justicia; E n donde se suman todas las E s t o aumenta la impaciencia del interesado, pez (Pepe- Hillo) y Fernando García. E l hambres de la materia y la espiritualidad. que se acuerda de cuando pegaba calcomaprimero se lució a ratos toreando de capa. nías. L o aplica a la pared cuidadosamente. Bienaventurados. Fueron hartos. -G. CorroE l segundo pasó bastantes fatigas para chemo. Pero es sólo un trozo de cartel. Nueva espera. Maniobra repetida. E l obrero sigue E N T E T U A N despachar a su enemigo. Se hizo luego una rifa de varios objetos indiferente su labor. Cuando más seguro de su pulso está el operario, más se altera el E l buen estilo de estoqueador de y terminó el espectáculo con la presentación de La Tempestad, una nueva banda pulso del espectador. Y a L o que ha visteAldeano cómico- líricá- acrobática, que divirtió a l a en seguida. Rayito. Allí está escrito. Palmegente sencilla con una serie de trucos basH a y en nuestra fiesta, tan depurada y esño. Allí está puesto. E l otro es Ortiz. L a catante faltos de originalidad. Y como el calor tilista en cuanto se refiere al arte de torear lle y el café dan este día gozo. aprieta mucho y l a gente no quiere i r a V i s de capa, tan limitado número de estoquea- -Y a he visto que el domingo... ta Alegre porque no vale la pena, no estadores sujetos a las glásicas normas taurinas- -S í el dommgo. ría de más que la Empresa descansara una respecto del último tercio, que cuando vemos -Suerte. temporadita y de paso nos dejara descansurgir en el ruedo la figura del estoqueador -Gracias. a l a hora, suprema, y, ejecutar limpiamente sar a los demás. -M. R. los tres tiempos que requiere el estoquear, H y b o suerte. Los médicos no salieron de EN BARCELONA admiramos cuanto de valor y gallardía consu lugar de espectadores. Esta es la suerte tiene el dramático momento, por su intensa del torero que viene dispuesto a todo. L o deD o s toros de A n g o s o para C a emoción. más es consecuencia del valor. Los toros de ñero y seis de d o n A n t o n i o Pérez Pallares, aunque mansos, no tuvieron difiE n la novillada del domingo, para la que cultades grandes, si se saca el primero. A l Gumersindo Llórente envió seis bichos de T a b e r n e r o para Lalanda, Barrera iguno, como el cuarto, fué magnífico para el buena presentación, entre los que se destacó, y Ortega torero. Y los demás, recogiéndolos, dándopor, su bravura y poder, el lidiado en segunles lidia adecuada, aprovechando querencias do lugar, la nota emocional la ofreció F r a n Barcelona 13, 10 mañana. Con un lleno muy marcadas, eran manejables y d e parcisco Gómez (Aldeano) quien, a pesar, de hasta la bandera se celebra la corrida. tido. U n o llevó fuego. hallarse tan castigado por los toros, sigue Primero. De rejoneo. Cañero, que torea estando colocado principalmente jior su buen Los toreros, más atentos al valor persomagistralmcnte a caballo, pone dos rejones estilo de estoquear. Había logrado Aldeano, nal que al método de la lidia, en algún buenos y luego dos pares de banderillas, i m toreando de capa al segundo lucida y ajusmomento me equivocaron. Sirva de ejemponente el segundo. (Ovación. Coloca destadamente, muchas palmas; pero el oro de plo l a primera parte de la faena de Ortiz pués dos rejones de muerte. ley- de su labor estuvo en la inmensa estoen el toro cuarto. De lo que no- se olvidaP i e a tierra hace Cañero una faena de cada que, previo inteligente trasteo, colocó ron nunca es de pararse, de aguantar los dominio y adornada y mata de un pinchazo a su primer bicho, entrando en corto, por toros, de sacar la rabia acumulada en los y una muy buena. (Ovación. derecho y saliendo limpiamente de la suerte. antedespachos con las cartas de recomenSegundo. E s manso y Cañero tiene que Fué una estocada que hizo exclamar al vedación, arrugadas y aún no leídas. De eso porfiar mucho para hacerle embestir. Luego terano, y ya octogenario ex picador de tono se olvidaron. Venían por corridas. Y le pone dos rejones muy buenos. (Ovación. ros, Manuel Martínez (Agujetas) que descala cual, con- su temperamento y estilo, se U n par de banderillas en la misma yema ende el callejón presenciaba la faena: ¡Así- se arrimó valientemente al toro, Ortiz, dando tusiasma. mataban los toros en mis tiempos! Y- A l pases muy bonitamente con la derecha y con Cañero hace a este toro una faena breve deano fué aplaudido, aunque no todo lo que la izquierda al toro cuarto, cuando después y lo mata de dos pinchazos hondos. (Ovamereció haberlo sidp la ejecución de l a sode equivocarse vio claramente lo que era el ción. berbia estocada. E n su segundo 110 estqyp toro. Rayito, dando tablas a su primero, que tan lucido con la muleta, agarró otra estocasólo en tablas se podía torear. Palmeño, paLidia o r d i n a r i a da, tendida, v terminó con el bicho de tres rándose con los toros en los medios, toros que Primero. L o fija Lalanda con unas veintentos de descabello. no estaban buenos y que mejoraron al conrónicas excelentes. sentirlos. ¡Y qué bien mató! ¡Con qué coLuis Morales, que encabezaba la terna, Barrera y Ortega se lucen en sus quites. raje y valor! E n la punta del estoque puso alcanzó su más brillante actuación, aparte (Ovaciones. las cartas de recomendación para enterrarde sus lucidas verónicas, en tres magníficos E l toro es mansurrón, y Marcial le oblilas en los toros y. no necesitarlas más. De ares de banderillas clavados a su primero, ga con una faena magnífica y cerca, que se INFORMACIONES Y NOTICIAS TAURINAS 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla