Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 17 D E J U L I O D E 1931. E D I C I Ó N D EANDALUCÍA. P A G ¡6. INTERVIÚ C O N MUSSOLINI ACERCA D E L D E HOOVER DESARME Y L AMORATORIA Norteamérica y la Conferencia del D e s a r m e E f e c t o s saludables de la moratoria. E l desarme, problema capital. Norteamérica y la Conferencia del Desarme Roma 16, 6 tarde. L a presencia de los Estados Unidos en l a Conferencia del Desarme de 1932 es l a más formidable garantía de su éxito -ha dicho el presidente Mussolini, en una entrevista privada con el vicepresidente de la United Press, S r R o bert J Bender. S i n los Estados Unidos, esta Conferencia podría ser un fracaso... como lo ha sido el de otras muchas Conferencias celebradas a este lado del Atlántico. E l duce, vestido de blanco, aparece tranquilo y reposado, sentado ante su mesa de despacho, instalada en una esquina de l a habitación habilitada como despacho privado, oue es un salón cuyas dimensiones son análogas a las de una pequeña manzana de una ciudad, en el palacio de Venecia. Su lámpara de sobremesa, enfocada a l a cara, hace resaltar los rasgos duros de su rostro y l a prominente blancura de l a córnea de sus ojos. E r a n las siete y media- de l a tarde, Mussolini acababa. de recibir l a visita de varios cientos de rotarios. Durante toda lá conversación tuvo en sus manos unas relucientes tijeras, y al abrirlas y cerrarlas en continuo juego, una pequeña sortija, con l a figura de una serpiente, atraía irreprimiblemente l a atención de su interlocutor. L o s Estados Unidos son el país de mayor peder en el mundo- -continuó- S u i n fluencia es definitiva. Cerró fuertemente sus labios, y con gesto duro fijó sus ojos penetrantes en el periodista. L a decisión de estar representados y tomar parte activa en los trabajos es el más grande y concreto paso hacia el desarriie. Norteamérica puede a golpe de martillo, conseguir que el desarme sea un hecho. Esto es lo preciso para conseguirlo- -dijo, después de una breve pausa, en l a que pareció que buscaba en inglés l a palabra concreta- N o hay otro camino si la civilización occidental quiere vivir. Ante IQ 32 nos enfrentamos con. una gran incertidumbre. De nuestras decisiones depende el futuro del mundo. S i nos. decidimos por lá paz habremos salvado a l a Humanidad. S i nos decidimos por l a guerra, sumiremos al mundo en el más caótico de los desastres. Cuesta trabajo pensar sobre esto; pero, una vez que pongamos en ello nuestra confianza, el horizonte se nos aparecerá más alto y el porvenir más brillante. E l desarme, problema capital N o creo que la proposición del presidente Hoover sea l a solución final. E s el primer paso. Otros más son necesarios, precisamente a esta altura, en que todos han empezado a comprender que el desarme es el problema capital. Después dibujó lo que consideraría el éxito de l a Conferencia del Desarme. L a s grandes potencias- -dijo- -pueden llegar a obtener un alivio económico con ocasión del desarme. S i todos nos ponemos de acuerdo para, llegar al desarme al mismo tiempo, lograremos introducir en los presupuestos nacionales respectivos, en aquella parte que no afecta al bienestar de los pueblos. É l desarme es una medida absolutamente necesaria, aunque sólo sea desde el punto de vista económico. Cada nación gasta, aproximadamente, una cuarta parte de sus ingresos para sostener sus armas defensivas. P o r ello el alivio financiero del desarme sería excepcionalmente notorio. Otro punto de vista- -no secundario al económico- -es l a garantía de paz durante un largo período. Después de l a guerra el malestar y l a depresión han sido generales en el mundo entero, y existe una gran ansia de paz. L a paz es indispensable, para el restablecimiento de l a normalidad comercial e industrial del mundo. tuación. U n a mejora económica es absolutamente indispensable, porque otro invierno de miseria y sufrimiento llevarían a Europa a la desesperación. N o puede olvidarse que donde existe verdadera miseria está abierto el camino para que el microbio del bolcheviquismo pueda germinar libremente. E n tiempos, de depresión, el comunismo es un peligro real. H a y hoy día en Alemania más de seis millones de obreros sin trabajo, y si este invierno este número aumenta, quedaríamos frente a frente con el comunismo. H a y que tener en cuenta que en las últimas elecciones el partido comunista alemán consiguió más de seis millones de votos. E l duce se levanta de su silla. Estamos en el cruce de dos caminos. Esta es nuestra última barricada. L a vida o la muerte de todo lo que heredamos de la Civilización y de l a Historia depende de nuestra decisión. EN FAVOR D ELAS C O LONIAS ESCOLARES Relación de señores suscriptores Suma anterior, 1.472,50 pesetas. Don Jacinto Ceña Almarza, 2 pesetas; don Eligió de Zayas Julia, 2; D Javier Velasco Moreno, 5 D Celestino López Martínez, 2 D. Fernando A r i a s de Saavedra, 5 D. R a fael Mello Ramírez de Arellauo, 5; doña Isabel Villalón Valderrama, viuda de R o mero, 5; D Manuel Cañas Martínez, 10; don Miguel Jordán Ruiz, 1; D Manuel Naranjo Olmo, 2 D Manuel Centeno Ulloa, 2; don José García A r r o y o 3 doña Josefa A m o r y Rico, 10; D Manuel de Rada y Castro, 2,50; D Juan R o i g Olavarría, 5 D Aurelio Serrano Bejarano, 2 D Agustín Latourrette Sendras, 15; doña Adela Ruiz, de Bustillos, viuda de Olmedo, 5 D Dionisio O l i var Labajo, 3 Ciudad de Viena, 15. don Leocadio Otero Ovejero, 10; D Manuel B a rreiro Diez, 2 D José Silva Fuentevilla, 1; D. Antonio Rivera Rodríguez, 2 doña Isabel Canchado Romero, 2 D Pastor Pérez Carrillo, S D L u i s Riobóo M i l l a 10; don Amante Laffón y Fernández, 10; D José Delgado M e r i n o 1; D M González Santos, 5 D Antonio M o y a González, 5; don José Romero López, 2,50; D D a v i d Guiñón López, 2 D M i g u e l Sarmiento Faríán, 3 D Torcuato Sánchez, 1. Don Gabriel Lupiañez Estévez, 5 pesetas; D. Ramón de la Cruz Parrado, 2 D Antonio Lupiañez Gely, 2 D Antonio Jiménez de Aragón, 10; D Serafín Ruiz Castizo, 2 D. Augusto Ortiz García, 5 D Tomás O r e llana y de Masa, 3 D José María Tassara González, 10; D Federico Fernández, 3 don Antonio Cartaya Román, 5; D Joaquín L ó pez San Miguel, 5 doña María Díaz, viuda de P Lázaro, 5 D Sixto Baselga Lahoz, 2 D Manuel Cabrera Pérez, 2 doña A n a Alvarcz Leal, 1; D. Ignacio Meriéndez Ceballo, 1; D Gonzalo Martínez Núñez, I doña Julia Margarida, viuda de Zbikowsk i 2; señor conde de Bu. stillo, 25; doña M a ría L u i s a Badía Fernández, 5 D Jesús P a lencia Vázquez, 5; doña Enriqueta Vázquez, viuda de: Pullín, 10; D José Laborde, 3 don Cándido Rodríguez Montiel, 5 D. Olegario Peralto Godoy, 3 D Antonio Villalobos Aragón, 2 D. Marcelino Sánchez Vera, 5 D Fernando Sánchez López, 2; D Antonio Moreno Balbuena, 2 doña María Matilde Labrada Martín, 5 doña María Isabel Iglesias Serrano, 2,50; D Vicente Galiano Soler, 2 D E m i l i o T o r r e s Reina, 5; D F r a n cisco Tardío Vázquez, 2; D Abelardo L i n a res García, 10; D Alfredo J Pops, 5; don Manuel Gayan Gutiérrez, 8. Suma y sigue, 1.808 pesetas. E l peligro comunista E n este momento, Mussolini avanza sobre la mesa y, accionando con las tijeras, que conserva en l a mano, para dar más énfasis a sus palabras, concluye diciendo: N o es posible restar importancia a l a s i- E f e c t o s saludables de la moratoria Temporada de rcraneo. 1. de julio- 30 de septiembre. Precios de pensión completa, desde Ptas. 22,50. Hotel de primer orden. 100 habitaciones. 100 cuartos de baños. Situación única; rodeado del mar, en el Parque Geno vés. E l lugar m á s fresco de Andalucía Preguntado si l a propuesta de moratoria del presidente Hoover aparejaba evidentemente beneficios, y, como a l a larga podría Servicio regular do utobuses Bussing y M i constituir una solución de la presente crisis nerva por la carretera nueva entre Eei, ¡a, La económica, el duce replicó: íjnisiana, Carmona y Seviila. Horario para Y a el restaurador efecto de l a moratoria el servicio do verano, que regirá hasta nuepropuesta por el presidente ííocver lia te- vo aviso. Salida de E c i j á 6, SO mañana, 5,45 nido por sí mismo sus efectos evidentes. tarde. Salida de Sevilla: 8 mañana, 6,15 tarde. Tiempo de recorrido, una hora, 15 E l paro h a decrecido en Alemania, y esto minutos. Se admiten toda clase de encargos son signos de resurgimiento. L o mismo ocua precios baratísimos. Oficinas y paradas: rre en Italia, e igual sucede en los Estados San Fernando, 6. Unidos. Inglaterra queda un poco más re- Sevilla, E plaza Tetuán, 18. TeléfonoTeléfono, 26125. c i j á 132. t a misa, pero ya está abierto un camino que Empresa constituye una promesa- de normalidad. Realmente pensamos que la situación es PARA VIAJAR CÓMODAMENTE mucho peor de lo- que es en realidad. P o r tanto tiempo hemos tenido una impresión ullman magníficos tan mala, que ya nuestros ojos se niegan a darnos l a realidad de lo que están vienDEI. do, puesto que en mucho tiempo todo ha sido negativo, y hemos vivido en una depresión tan grande, que ya hemos llegado a una continua depresión moral. Sevilla. Gran Capitán, 12. Teléfono 22690. RÁPIDO DE AL 6 ECIRAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla