Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O V 1 G E s i M o E P T i mo N. 8; S 92 BC sidad... De la Universidad tan sólo, no; también de todas las carreras especiales; y no con becas. mezquinas para los bachilleres, sino con tutela completa y p r x o z que se encargue del niño sobresaliente desde la segunda infancia, y le dé sustento y medios los más adecuados e insuperables de preparación. Tenemos de este problema un criterio radical y profundo, y en l a s páginas de A B C lo hemos mantenido y razonado reiteradamente. Y nos consideramos con derecho a tener en ello voz, por lo menos, puesto que hemos opinado antes de d i ciembre Nuestra tesis, compartida con ilustres catedráticos y pensadores, es algo m á s que de sentido protector. Las iniciativas teóricas que ahora burbujean no se ciñen categóricamente a esa tesis, siguen atrancadas en el viejo concepto de protección, pecan de vaguedad, como si aún pudiera discutirse el asunto en. abstracto, y alguna peca también de presuntuosa, con la pretensión de ser la primera; Aprovechemos este huequecito de A B C para consignar que la única iniciativa real, que tiene vida y que está en marcha, y puede ser vivero para un ensaye en gran escala, es el Instituto de selección escolar obrera, en Cuyo Patronato fraternizan hombres insignes de ideología política contrapuesta: -desde M o u r i z a Rufino Blanco, desde M a r a ñ ó n a Eza- -y damas de espíritu cultivado, como L a u r a Luque, Cristina A r teága, P i l a r F de Vega, Julia Corral... L o m á s difícil de la selección es el tamiz priniero; m á s difícil a ú n para métodos oficiales. H a y que recoger a los diez años al niño superdotádo de inteligencia, no a) memorista, ni al hábil, ni al adelantado en. puro mecanismo. Todo lo demás depende del tino con que se escoja al futuro discípulo. Todo lo demás es cuestión de ordenamiento, de velocidad graduada en lo i n tensivo antes que en lo cuantitativo; en suma, de orientación positiva. U n a ojeada a los Estatutos de este primer Instituto permite la esperanza del acierto, singularmente porque prevé y protege con asistencia individual y casuística las especialidades, desde que- se despierta la inclinación hasta la cumbre de la enseñanza, y siempre con vigilante severidad, discretamente recatada en la presencia y participación del preceptor, que al lado del estudiante es otro estudiante. E l capítulo de ayuda a la familia completa en el alumno, con el sosiego espiritual, la aptitud de aplicación; y el alojamiento del forastero en el hogar del condiscípulo mitiga sabiamente l a ausencia del calor maternal. Merece esa institución una noticia m á s amplia para el público, y un. memorándum detallado para el ministro de Instriícc m pública, porque ahí e s t á e L modelo de á s fundaciones privadas que el Estado de e proteger. Sea esta nota, por nuestra parte, sencillo preludio, de un comentario m á s a fondo. F. SANCHEZ. -OCAÑA DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E SI M O S É P T I M O N. 8.892 0 F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D T O R C U A T O L U C A D E T E N A Existe una gran conmoción en tocias las Bolsas del mundo. L o que ño pudieron conseguir, m á s que en una limitada esfera, el ideal religioso y el ideal caballeresco, lo ha conseguido el ideal económico. U n i r y asociar a todos los hombres de la tierra. E n la Edad M e d i a formaba el mundo cristiano una unidad espiritual pero quedaban fuera de esa unidad los musulmanes, los budistas, los idólatras. T a m b i é n entonces, y hasta muy avanzado el Renacimiento, la clase de los nobles fraternizaba y se comprendía por encima de las fronteras con un Código del honor, una moral y un sentimiento comunes; pero semejante virtud unificadora sólo alcanzaba a la aristocracia. De la política no hay ni siquiera que hablar; el político, cuando ha suplantado al sacerdote y al caballero, no ha hecho m á s que abrir abismos insalvables entre los Estados. A la economía, en fin, Te estaba reservada la m i sión de demoler las fronteras y convertir a los hombres verdaderamente en hermanos. E s humillante, pero es una verdad sin evasiva el dinero ha podido m á s que todos los ideales. Y para que la humillación llegue al extremo, resulta que los primeros en comprender esa verdad y en sacrificarse por la salvación del mundo son los yanquis. Y la nación que m á s reservas y dificultades ha puesto por la fraternidad de l o s pueblos (a través del bolsillo) es Francia. L a propagación y publicidad periodística de los establecimientos meteorológicos nos ha- revelado que cuando en Nueva Y o r k se mueren de frío, a los cuatro días se morir á n también de frío, en M a d r i d que a un régimen de inundaciones en Francia res poride una racha de lluvias torrenciales en l a Mancha. L a humanidad está unida por el lado del cielo. P o r el lado de la tierra lo está también, y las oficinas o los aparatos enormemente sensibles que señalan esa unidad son las Bolsas, las Lonjas, los Bancos. Tiene la economía tan enorme, tan aguda sensibilidad, que un quebranto en la industria de Inglaterra repercute inmediatamente en. la agricultura de l a Argentina, y obliga a los ostentosos señoritos porteños a reducir el presupuestó de sus vicios. Quiebran cuatro Bancos en Nueva Y o r k y en seguida comienzan a temb ar los Libros Mayores de Hamburgo y de Basilea. ¿Para qué, entonces, tanta altanería. ¿Q u é se ha hecho de la independencia de las naciones? N a d i e tiene derecho a figurarse que vive por sí mismo. Todos los pueblos dependen de los demás. Todos se hallan interesados en que ninguno se arruine. Y Hoover, el de Ta cara mofletuda, ha sido el primero en atreverse a proclamarlo. Piemos penetrado decididamente en una nueva era, y el que no se apresure a verlo con claridad y hondura cometerá un gran pecado de civilización, un grave delito contra su país. E l retraso del pueblo español, sobre todo del español que anda, alegre y confiado, por Madrid, estriba en su nula vocación: -economista. V i v e tan retrasado, que- todavía cree e: i la política. España es l a nWí o í r que necesita volverse del- revés. JÓSE M S A L A V E R R I A EL H E C H O REVOLUCIONARIO LOS SUPERDOTADOS POLÍTICA FINANZAS Es preciso que se abran para el ESTABILIZACIÓN pobre las puertas de la Univer Hacedme buena política y yo ys daré buenas finanzas. BARÓN LOUIS. E l lema del ministro de Hacienda de la restauración d é l o s Borbones en Francia es realmente uña perogrullada, ya que todo el mundo comprende que sin buena política- -es decir, sin tranquilidad política- -no puede haber buenas finanzas. P o r esta razón, los ministros de Placienda de todos los países procuran mantener un ambiente serenó y; abandonan el papel de agitador a. otros políticos. L a tranquilidad es indispensable para el desarrollo de los negocios, la entrada regular de las contribuciones, la estabilidad de la moneda: es indispensable para evitar la huida de capitales y conseguir que se repatríen los que habían huido del país. Y m á s indispensable es a ú n la calma para la. estabilización dé una moneda. Pero dejemos esto, porque estamos diciendo unas perogrulladas mayores a ú n que la del barón Louis. Desgraciadamente, las perogrulladas, es decir, las verdades, sencillas, no son siemp r e l a s que rigen en la vida pública de las naciones. E l ministro de Hacienda del Reich, D i e trich, es un demócrata. Tenía predecesores de varios partidos, y también un socialista, el doctor H i l f e r d i n g (fué médico de profesión) pero se comprende que todos trataran de evitar por todos los medios que se enturbiara el ambiente político. Desde luego, no lo consiguieron; en las elecciones del 14 de septiembre del a ñ o pasado la extrema izquierda comunista, y sobre todo la extrema derecha hitlerista; triunfaron a cost a- d e los partidos moderados del centro. Claro está que no hubieran triunfado si el ambiente no les hubiese sido favorable: o sea: si. la crisis mundial, comnlicada con la. s miserias particulares de Alemania, no hubiese convencido a millones de electores alemanes de la imposibilidad de continuar la llamada Erfüüuñgspolitik: el pago puntual de las reparaciones. E í ministro de H a cienda se encontró rebasado por l o s acontecimientos, pero no tiene la menor culpa en ellos. L a crisis prolongada y cada vez m á s asruda de Alemania, junto a la crisis periódica mundial, está demostrando que- -a pesar de la existencia de ejércitos, gendarmes y Tribunales, a pesar de todas las conquistas técnicasjfcvivimos, desde el punto de vista ecoñón lpV y dernográfici. n quía L entfettoSi fter. if sencia qe una ley, de. faíia regla, de un -p 1 an s Los países llegan a resultar demasiado estrechos para sus habitantes; cada uno produce cómo y cuánto le da la gana; de una época de escasez y carestía, caemos en otra de superproducción y subconsumo. L a ciencia de la economía se encuentra en su p r i mera niñez. Y si los augures no. consiguen remediar este estado anárquico, llegará un momento en que se les dirá que ¡cualquier método, hasta e ¡marxista, es preferible a la anarquía, aunque ésta sea de carácter burgués, ANDRÉS R E V E S Z 1 t