Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Tierra de Campos, inmensa llanura de cerca de medio millón de hectáreas en que el cultivo del trigo no tenia rival- y en la que hay que dedicar gran parte al cultivo forrajero ¡Ota tnedio de este desierto surge el oasis tan pronto como un hilo de agua tenga nacimiento. PREJUICIOS SOBRE LAS T I E R R A S INCULT A S D E ESPAÑA Es en verdad desconcertante ía persistencia de algunos escritores, de cuyo patriotismo y buena intención no debe dudarse, en atribuir gran parte del atraso de nuestra calumniada agricultura a la gran extensión de tierras que la incuria de nuestros labradores, y aun el abandono de los Gobiernos, i picaros Gobiernos! dejan permanentemente incultas. i Ojalá fuera esto cierto! L a grave crisis de los hombres sin tie- rra que ha tiempo nos aqueja toma hoy caracteres agudos, parte por la gravedad del. problema en sí y la esperanza de pronta y eficaz sticia social que el nuevo régimen político fea despertado en aquéllos, pero parte también, y no pequeña, por la depresión del rendimiento agrario que la espantosa sequía general del corriente año determina en casi todas las regiones españolas. Pues bien, esta crisis se resolvería como por ensalmo repartiendo esas tierras incultas, más de la mitad del territorio español, a los que han hambre y sed de ellas, y de justicia social sobre todo. ¿Habría nada más fácil? Esas tierras de promisión valen boy muy poco, de modo que el esfuerzo co- lectivo para trasladarlas de las manos muertas que hoy las poseen a las vivas que habrían de fecundarlas milagrosamente es insignificante ante la magnificencia de los resultados. Mas... dejémonos de ilusiones de una vez para siempre. No está precisamente el progreso de la agricultura de un país en tener muchas tierras cultivadas, sino sólo las que admiten económicamente el cultivo, y en lograr de todas, las incultas y las cultivadas, los más altos rendimientos. No quisiera hacer pesado este artículo, divulgador de economía agraria española, recargándolo con los datos estadísticos que repetidamente ofrezco a la considerador, de los lectores de A B C pero sí conviene