Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 25 D E J U L I O D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 21. nización de un atentado en contra suya que no llegó a realizarse. Terminado el informe del Sr. Abad, el Sr. C O R D E R O manifiesta, que no cree procedente, por parte del orador, después de informar, hacer crítica de l a labor de, l a Comisión. E l Sr. A B A D C O N D E solicita la venia de la presidencia para retirarse. E l Sr. P R E S I D E N T E M e satisface qué el Sr. Abad Conde haya resuelto debidamente su situación, sin necesidad de l a advertencia presidencial. E l Sr. Abad Conde se retira. U n D I P U T A D O A enemigo que huye, puente de plata. V o c e s N o lo ha entendido. E l Sr. A Y E S T A de la Comisión, apoya el dictamen, y, tras breves palabras del señor Cordero, hace uso de la palabra, el señor C O R N I D E quien manifiesta que en la l u cha de la Coruña entre Acción Republicana y Federación Gallega, las minorías fueron las víctimas propiciatorias. E n votación ordinaria es aprobado el dictamen de la comisión, que proponía l a validez de la elección. Interviene el señor ilnamuno E l Sr. U N A M U N O al levantarse a hablar, es recibido con aplausos de la gran mayoría de la Cámara. Lamenta que se haya jpodido creer que lo que dijera en la C á m a r a íendrá fuerza, por decirlo él, y no porque Icn sí fuera justo y cierto. Dice que le costó grandes torcedores el pensamiento. de si debería aceptar el mandato, pues es e r r ó n e o- c r e e r que se hace su siombre en el Parlamento; los que lo tienen vienen en todo caso a deshacerlo o a mermarlo. Recuerda que fué, en efecto, compañero del. padre del Sr. G i l R o b l e s según aquél recordó, y enfrente del cual se puso apenas llegó a Salamanca. A los otros dos diputados acaba de conocerlos. N i e g a que prometiera en un mitin renunciar al acta al comunicársele las ilegalidades que se estaban cometiendo. Y o dije- -añade- -que si se desmostraban en elexpediente ilegalidades pediría la anulación de las elecciones y renunciaría al acta. Y o no podía declarar l a legalidad o l a ilegalidad por sólo m i palabra. Y o soy el menos enterado de lo ocurrido en las elecciones. (Risas. De si pueden votar tantos o cuantos electores, yo no sé nada. (Nuevas risas. Cuanto m á s oigo los datos y los porcentajes, más me confundo. (Nuevas y grandes risas. Aquí se ha hablado- -dice- -del nombre adoptado por los agrarios y yo digo que uno toma el nombre que quiere. Y o hablo en pro de Salamanca, que j a m á s produjo un cacique. E s decir, según lo que se llame cacique. H a y pueblos que cuando les quitan un cacique buscan otro. Allí no pasa eso. Y o no, vengo a influir en nada sobre l a Cámara. Vengo como testigo. N o creo que en Salamanca se hayan cometido m á s ilegalidades que. en otras provincias. Creo sólo que allí se puso m á s actividad en l a elección y l a Conjunción parece que no ha sabido hacer bien las. cosas. (Grandes risas. Y o no me ocupo de política. M i s hijos y mis yernos se divertían con eso de las elecciones... (Nuevas risas. Y o soy imparcial y digo serenamente la verdad. N o soy de los unos, ni de los otros, aunque tenga m á s afinidades con los unos que con los otros. Yo- sólo deseo decir serenamente lo que ha pasado en Salamanca. (Aplausos. El señor Saborit dice que no debe arrollarse a las minorías y que votarán la validez de la elección E l Sr. S A B O R I T Pido la palabra. Queremos decir que después de oir al Sr. G i l Robles, nuestro criterio, opuesto en un principio, vaciló. N o queremos arrollar a las minorías, porque somos también una mino. ría en el país. Votaremos, pues, l a validez de la elección. (Muy bien. Se aprueba Ja validez total de la elección Se aprueba la propuesta del Sr. Ortega y Gasset, con los votos en contra de los radicales- socialistas. Actas de la Coruja A propuesta del Sr. Baeza Medina, a las nueve y veinte se suspende. la sesión hasta las once, hora en que se reanudará para discutir el dictamen sobre las actas de la Coruña. Á las doce menos cuarto se reanuda l a sesión. Se pone a discusión el dictamen de las actas de la Coruña, con mediana concurrencia de diputados. E l Sr. J A É N Que se oiga al Sr. Abad Conde, que es uno de los candidatos derrotados. Otra vez los Consejos de guerra E l P R E S I D E N T E manifiesta que, cumpliendo el, encargo que se le diera antes, por m e d i a c i ó n d e l S r Barriobeío, ha podido saber que en Sevilla la autoridad militar se halla instruyendo varios procesos, que no tienen el carácter de sumarísimo. (M u y bien. Sobre los supuestos Consejos sumarísimos en Sevijla E l Sr, B A R R I O B E R O- t r a t a de dos Consejos sumarísimos que se están celebrando y dice que l a República, que tiene anunciada la suprsión de la pena de muerte, debe proceder democráticamente y hacer que se proceda con l a debida serenidad y como corresponde a la naciente República. E l Sr. P R E S I D E N T E manifiesta que, tratándose. de. un caso grave, tiene, que decir- que transmitirá el ruego al Gobierno, pudiendo afirmar que éste procederá con arreglo a las máximas de justicia y de humanidad, añadiendo que la presidencia sabrá cumplir- con su deber, interpretando el sentimiento de todos. E l Sr. S O R I A N O cree que la presidencia de. la Cámara puede dar una contestación, pues está autorizada para ello. P o r deber de humanidad... E l Sr. S A B O R I T A eso debe contestar el Gobierno. E l Sr. S O R I A N O (con grandes gritos y demostraciones) ¡P o r humanidad! ¡P o r humanidad De la minoría socialista y de otros sectores de lá C á m a r a es increpado violentamente el Sr. Soriano. Este contesta a todos, y permanece en pie, cruzado de brazos. Se oye una voz que dice: ¡A l fin, Soriano! E l Sr. S O R I A N O (muy excitado) ¡N o callaré! ¡N o callaré nunca! E l P R E S I D E N T E con gran energía y dando fuertes campanillazos, reclama silencio del Sr. Soriano, de quien dice que no. tiene derecho a hablar así. Finalmente queda terminado el incidente. (E l banco azul, vacío durante los breves momentos en que se desarrolló el incidente, es ocupado poco después por el- presidente del Consejo y los ministros de Justicia, Guerra, Marina, Gobernación, Hacienda, E c o n o m í a y Comunicaciones. Actas de Lugo Se pone a discusión el dictamen sobre- las actas de Lugo. Dicho dictamen propone la validez de l a elección; pero existe un voto particular, firmado por los Sres. D Francisco, Cordero, Saborit. Méndez, (D. Teodomiro) Moreno, Galvoche, Sabal y Sarria, proponiendo! a anulación total de las elecciones de l a circunscripción de Lugo; que, en caso de ser convocada nuevamente, se prive del derecho a ser proclamados los candidatos a todos los que lo fueron en Ia s pasadas elecciones, y que se pase el tanto de culpa a los T r i b u nales, para que procedan por todos los delitos de. falsedad y coacción electoral. Los Sres. D E F R A N C I S C O O R T E G A Y G A S S E T (D. Eduardo) y C O R D E R O defienden el voto particular y censuran duramente los procedimientos seguidos en l a elección, que debe anularse. E l M I N I S T R O D E J U S T I C I A defiende al fiscal de la República, Sr. Elola, que es uno de los candidatos electos. (Sigue la sesión a las tres y media de la madrugada. e La Comisión retira el dictamen de nulidad de las actas de Salamanca L a Comisión retira el dictamen de nulidad de las actas de Salamanca. A continuación el P R E S I D E N T E declara que se van a discutir las enmiendas. E l Sr. G U E R R A D E L R I O cree que las palabras del Sr. G i l Robles deben interpretarse como la formulación de una enmienda y se debe votar l a anulación o la validez total de la elección. E l P R E S I D E N T E recaba la facultad de dirigir los debates, y después de retirada una enmienda concede la palabra al Sr. Cordero, presidente de la Comisión. E l Sr. C O R D E R O dice que para evitar interpretaciones políticas la Comisión retira el dictamen. E l Sr. P R E S I D E N T E E l Sr. Ortega y Gasset ha presentado una. moción. pidiendo la validez total de la elección. Como es la enmienda más radicalmente opuesta al dictamen, es l a que se va a discutir. E l Sr. C O R D E R O L a Comisión la acepta plenamente. (Rumores. E l Sr, G A L A R Z A expresa que la minoría radical socialista votará en contra. E l Sr. P R E S I D E N T E -Se acuerda la validez de. la elección en todas las acias de Salamanca? La minoría socialista acuerda el modo de su intervención en el debate de Jas actas L a minoría socialista terminó su reunión minutos antes de que la sesión comenzara. D i o la referencia el ministro de Justicia, y dijo que se analizaron las razones que ha t e ñ i d o r a representación del partido en la Comisión de Actas, para juzgarlas y emitir su voto particular. E n las actas de Salamanca habían observado una suplantación, y por éso pidió la anulación de todas, aun sabiendo que hay- personas que no han tenido arte ni parte en el resultado. Las actas de la Coruña L a Cámara acuerda que intervenga en la discusión del dictamen de la Coruña el candidato que aparece derrotado, Sr. Abad Conde. E l Sr. A B A D C O N D E examina el, expediente electoral y cxppáe diversas tropelías de que fué objeto, hablando de la orga- Después del debate Como la minoría radical socialista había tomado el acuerdo de pedir en las actas de Salamanca la validez de los cuatro- primeros lugares y la nulidad de los restantesTfué encirgado el Sr. Galarza de sostener este criterio en el salón de sesiones. Las intervenciones d é l o s Sres. G i l y Ro-