Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EI A DE- DON PEDRO RICO D para veinte que ejerzo, de seis ü ocho años a esta parte raro es el día que no voy a las Salesas, y no se sonría usted, qué no aludo para nada a doña Bar bara de Braganza... A usted le consta. Creo que, aun sin voluntad, me llevarían los pies por imperio de la costumbre. ¿Recuerda- -preguntamos- -el número de vistas a que asistió el año pasado? Exactamente, no- responde- pues para darlo sin error necesitaría consultar mis libros; pero es probable que rebasarán la cifra de 150... ¿Con variación de discos? -S i pero usted ya sabe que por mi condición de abogado de una Sociedad de conductores de taxis. es pie forzado el homicidio por imprudencia... O las lesiones, o- los daños, pero siempre o casi siempre por idéntica razón, ¿verdad? -Variaciones- -comenta- -sobre un tema que, a pesar de su monotonía, no ha llegado a cansarme, sin duda porque profeso mucho, cariño a mi carrera... A s i debe ser, ya que, como P Pedro- -más que su edad nos impone pleitesía el cargo que en Madrid ejerce- -espontáneamente reconoce, no se concíbela Sala de togas- -plena hoy de letrados en paro forzoso- -ni, la de Pasos perdidos y no hay en la alusión malicia alguna, sin su oronda figura... De cuello- preconsular, ancho, macizo, sólidamente constituido. Aspecto franco y saludable. Bondad. Juventud. Simpatía. Marchoso contoneo en el andar y un leve dejo extremeño cuando habla que a veces nos lleva a dudar de su madrileñismo... Tal es D. Pedro Rico, primer alcalde republicano de la villa... RICO Bromista, gusta del chiste y de la anécdota, con lo que E N LA PUERTA dicho queda que ríe con frecuencia. No se enfada nunca, DE LA sin duda por no dejar mal a Cervantes; mas si lo hace por SALA D E T O G A S excepción alguna vez dij érase que es meditada aquella coj e r a Parece de artificio y no le va. Consecuente hombre de probada fe en sus ideales, se halla en esto quizá la explicación de su superioridad y de su triunfo, porque desde el año 1914 venia persiguiendo FEDRO RICO tenazmente la representación del distrito de Buenavista en el Ayuntamiento á prueba de pucherazos y malas artes... De pronto, un día... E l consejo que los viejos políticos DESPACHO daban piadosamente a los incautos que a su alrededor mosDEL coneaban en demanda de apoyo o favor oficial... Hay que AYUNTAMIENTO saber, esperar, joven... 1 N M día... -nos pregunta con a c e n t o de irónica extrañeza- No hay inconveniente en referirlo, pero le advierto con toda lealtad que no va a interesar al público. Y añade, cordial y sonriente: -E s de una vulgaridad a b r u m a d o r a créame usted, querido amigo... Diligencias en los Juzgados, vxsi- tas a la cárcel, juicios en Audiencia... -Y algún recursito por añadidura en el Supremo- -le a t a j a mos, conocedores del oficio. ¡Q u é le v o y a contar- -grita en efusivo a r r a n q u e- si usted conoce mi vida profesional como yo mismo! Y ante nuestro gesto de duda i n s i s t e enérgico, defini t i v o: -Si, como yo mismo, porque, aunque va i I i
 // Cambio Nodo4-Sevilla