Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 31 D E J U L I O D E 1931. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA P A G 4 palabra en boga hoy, para quitar de este L escrito cuanto pudiera darle un matiz de política, siempre rehuída por nosotros. N i j es este lugar de Presentar a la consideración de vuestra excelencia el mencionado índice que ha de ser en futuras ocasiones, como basta aquí lo ha sido, base de nuestra actuación ferviente y tenaz, que en otros medios y plazos tiene el campo adecuado de su propio y mejor desenvolvimiento. E l presidente de la Federación consigna que muchas eran las aludidas necesidades y muchas siguen siendo hoy. Acaso más- -añade- porque el advenimiento del régimen actual, que vimos, con un júbilo optimista, en cuyas aras sacrificamos de momento toda acción, silenciando nuestros inaplazables problemas al comprender que con ello merecíamos bien de la patria, necesitada por entonces de un recogimiento espiritual que permitiese a los nuevos gobernantes dedicar su absoluta atención a solucionar las primeras y trascendentales cuestiones políticas. E l advenimiento del régimen actual, repetimos, no sólo deja intacto y completo ese cuadro de nuestros desvelos e inquietudes y deseos profesionales, sino que por el momento presente amenaza, desgraciadamente, multiplicarlos. La actual realidad nuestra- -sigue diciendo el documento- articulada y engranada con la de nuestros campos más afines, es el retraimiento del capital, que produce el ya iniciado y progresivo cierre de fábricas, la reducción de sueldos en muchas, la alternancia de jornadas laborables en otras; causas todas ellas que repercuten directamente en elementos afiliados a nuestra Federación, a la que no sólo pertenecen obreros titulados, sino jefes y directivos, que laboran en nuestras industrias, en proporción numerosísima, ya que los ingenieros libres concurren a ellas y les prestan un contingente indudablemente superior al de los propios ingenieros oficiales, bastará recoger la atención sobre un segundo extremo- -sin comentarlo siquiera- que agrava el problema planteado, para completar el conocimiento de esta situación, que queremos llevar al ánimo de vuestra excedencia: la competencia desigual que plantea el hecho, quizá torpemente calculado, de desplazar sobre el precario campo de la industria la actividad de los tres mil artilleros e ingenieros militares retirados por el Gobierno, de la que hasta ahora fué sugenuína actividad. Como reflejo de todo lo expuesto, a nuestro domicilio social llegan diariamente numerosísimas cartas de compañeros parados. Exponen situaciones tan desesperadas, o más, que las de los obreros manuales; solicitan de nosotros auxilios imposibles; hablan de emigración. Verbalmente, excelentísimo señor, hemos oído en nuestra Federación- -y hoy esto ya no puede parecerle mentira, por decoroso que sea- -propósitos y posibilidades de buscar en una determinación postrera el final de sacrificios, cuyo remedio no se encuentra... cuyo remedio apenas si preocupa tampoco a la sensibiiidad colectiva. Y esto, porque al hablar de los sin trabajo es más frecuente la evocación de esas legiones de proletarios- -albañiles, mecánicos, campesinos, obreros del campo, de la industria y de la construcción- -que atraviesan la crisis espantable, reconocida por todos y aminorada sólo en parte por los múltiples y generosos socorros particulares y oficialesque esta otra visión, no menos pavorosa, sugerida por estas líneas de los sin trabajo, que sobre serlo tanto y más que ios otros- -pues son trabajadores dobles: intelectuales y manuales- -carecen de ambos y se encuentran agobiados por un trabajo único de sarcástoco privilegio: ei de ocultar su situación por imposiciones de plano social, el de ser lo que en nuestro rico idioma se llama vergonzantes. He xihí la reaíidad. Es sentir nacional, excelentísimo señor- termina el escrito- y por esto podemos aducirlo sin inoportunidad, que mientras los obreros de Lorca manifiestan que no quieren sangre y que sabrán morir de hambre, no deben prosperar de modo alguno las maniobras de masas indisciplinadas, dentro de las cuales se disfrazan con el honrado traje del obrero elementos que lo prostituyen j le captan la enemiga social; elementos que ocultan bajo esa digna indumentaria, lo mismo el arma del pistolero que la apretada cartera de un bandidismo a sueldo; elementos que son la causa principal de la atonía económica española y de la lógicamente medrosa ausencia dei capital, causa mayor dé todas las presentes calamidades. Pero aparte de las soluciones del Gobierno que para estos aspectos se adoptan con caracteres de generalidad, nosotros sólo señalaremos que para nuestro problema concreto existe también otro punto que puede, servir de arranque, el siguiente: mientras existe esta crisis que afecta a más de siete mil ingenieros españoles, las actividades de nuestra industria están en manos de diez y siete mil extranjeros, enorme falange, integrada por ingenieros, peritos, montadores, etc. que ocupan- -y nos usurpan- -otros tantos cargos de la mayor responsabilidad técnica, sin que por otra parte existan para ello razones de superior competencia ni capacidad. V E tendrá en cuenta que, como antes expusimos, esta es la voz de otra legión de sin trabajo. Trabajadores que, por serlo de la noble actividad, la cerebral, están capacitados para comprender que su camino no es recurrir a acciones directas y violentas, sino verse asistidos del Poder; trabajadores que, como los de Lorca, prefieren el hambre a la sangre, pero que no merecen la una ni la otra. Por bien de la patria informamos a V E. que habiéndonos oído, puede y debe resolver. EN FAVOR D E LA ENSEÑANZA D E L ESPERANTO La Sociedad Esperantista de Cádiz ha dirigido al ministro de Instrucción Pública la siguiente instancia, cuya publicación nos ruega: Ecxmo. Sr. ministro de Instrucción Pública Los abajo firmantes, Junta directiva de la Sociedad Esperantista Gaditana, a V E. con el mayor respeto exponen: Que verían con simpatía el establecimiento de una clase obligatoria para el aprendizaje del idioma Esperanto en las escuelas nacionales de ambos sexos: en los Institutos, Escuelas Normales de Maestras y Maestros, Escuela de Comercio y Facultad de Medicina, y que en estos últimos centros formase parte de las asignaturas necesarias para obtener el título, pero con matrícula gratuita para los alumnos, puesto que gratuitas habrían de ser las clases que diesen Se vende en toda España al precio üe Teléfonos de A B C en Sevilla Dirección Redacción Administración. Oficina: Calle Muñqz 32.679 3 a 188 32.689 Olivé (antigua de L o m b a r d o s) 23.524. nuestros socios en ellos, con cuya íflaplsS tación se obtendrían los siguientes resultados: Primero. Aprendizaje de nuestro idioma, por ser éste de imprescindible necesidad para conocer el Esperanto, lengua que parece estar hecha con predilección para los españoles. Segundo. Conseguir. el fin. primordial perseguido por el autor de dicha lengua, doctor Zamenfoí: Fraternidad entre todos los hombres que pueblan la tierra, para lo cual los Estatutos de esta Sociedad humanitaria permiten el ingreso en ella a cuantas personas de ambos sexos lo soliciten, sea cualquiera su nacionalidad, carrera, profesión, oficio, religión, etc. estableciendo así la unión y fraternidad entre todos las clases sociales, evitando rencillas y asperezas entre los habitantes de todas las naciones, fomentando el afecto que nos debemos, derecho innato en el hombre por su condición de ser racional y que tiende a asegurar la paz universal, signo inequívoco de civilización. Tercero. Que siendo nuestra Sociedad completamente apolítica, prohibiendo sus Estatutos discusiones políticas o de religión, tiende exclusivamente a prestarnos la ayuda que nos debemos unos seres a otros en las necesidades de la vida y a evitar que las contiendas se diriman por las armas, medio ineficaz e irracional que sólo conduce a crear el odio, llevar la ruina a los pueblos, destruir familias, proporcionar miserias, exterminar poblaciones o industrias, que tanto cuesta crearlas, y sin conseguir al final nada útil. Cuarto. Que el conocimiento de esta lengua evita el peligro que existe al visitar países extraños de ser engañados por gente maleante, pues en la actualidad se expenden tarjetas de identidad para cada esperantis tí, con la fotografía, firma y señas del in- teresado que acreditan su personalidad, existiendo centros en todos los países del muñí do, a los que pueden dirigirse los extran- v jéros. Quinto. Que facilita el conocimiento de los progresos en las ciencias, letras, artes, industrias, costumbres, civilización, etc. sirviendo de medio auxiliar poderosísimo para establecer las relaciones diplomáticas y comerciales, pues en la actualidad surgen; grandes dificultades, aun hablando varios; idiomas, difícil de conseguirlos por el mucho tiempo que exigen y los, grandes gastos que origina su aprendizaje, cuando el es- peranto se vence en pocos meses y con gran facilidad, como podrá observar cualquier, persona, aun ele mediana cultura, siendo muchas las que lo desconocen, unas, por apatía; otras, por negligencia, y las más porque desconocen sus grandes ventajas sobre todos los demás idiomas. Sexto. Que si en las actuales circunstancias pretende V E dar a la enseñanza el desarrollo, que exige la vida moderna, con lo que se recuperará el amor al estudio, base de riqueza y prosperidad de una nación, debe tener en cuenta nuestra petición para que España tenga dignos representantes en los congresos tan frecuentes que se celebran y a los que asisten delegados de las principales naciones, tales como Alemania, Ingla térra, Japón, Méjico, Francia, Italia, Bélgica, etc. en cuyas naciones se editan diversidad de obras en esperanto, entre ellas nuestro inmortal Quijote, honra de Cervantes; infinidad de periódicos y revistas; muchísimas obras de ciencias, artes, industrias, medicina, etc. y en muchas de ellas está este idioma bajo la tutela del Estado. Razones son éstas de tanta fuerza y de tan reconocida justicia. que los esperantistas españoles no dudan un momento de que será concedida su implantación en e plan de estudios oficiales, para bien 35 gres- tigio de España.
 // Cambio Nodo4-Sevilla