Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AB C. V I E R N E S 7 DE AGOSTO D E i g i E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 22. 3 UN F O R M I D A B L E INCENDIO D E S T R U Y E CÓRDOBA, EN L A PLAZA D E L PAN L A F E R R E T E R Í A D E L SEÑOR Se inicia el incendio. Un transeúnte presta los primeros auxilios violencia, los dependientes y el dueño habían abandonado la f e r r e t e r í a sin notar nada sospechoso. Acaso sea debido a algúa cortocircuito. Próximamente a las nueve de la noche, se inició un formidable incendio en la. ferretefía que en la plaza del Pan, y cerca de l a Cuesta del Rosario, posee D José Córdoba. E l fuego, cuyas causas se desconocen, comenzó por l a parte alta de la finca, elevándose rápidamente grandes llamas, -que sembraron la alarma en el vecindario. Unos transeúntes, y entre ellos D Emilio Mellado Julia, que pasaban por aquel l u gar en el momento de alzarse las llamas, se apresuraron a prestar los primeros auxilios, para lo cual rompieron decididamente el cierre metálico de l a ferretería, dirigiéndose al escritorio, para poner a salvo los libros de contabilidad y enseres de oficinas. L a caja de caudales no pudieron salvarla dado su volumen, pero se vio que quedaba en sitio seguro. E l servicio de bomberos llegó rapidísima mente, comenzando los trabajos preparatorios de l a extinción. Cuando se hallaban enchufando las mangas se recibió aviso de que en la Cruz Verde se había declarado otro fuego, y parte del servicio acudió a aquel, lugar. Comprobado que se trataba de una confusión en el aviso telefónico pidiendo el servicio de incendios, los bomberos que fueron a l a Cruz Verde, regresaron a la plaza del Pan, y todos juntos prosiguieron los trabajos para dominar é l p r o g r e s o de las llamas que, como hemos dicho, se elevaban a considerable altura, y eran visibles desde toda Sevilla. E n lá Cuesta del Rosario se situó l a escalera- telescopio, que se elevó a altura mayor de las. casas. A lo alto de. lá escalera se hicieron, subir unas mangas, y- desde. aquella altura hicieron descender torrentes de agua sobre el foco principal del incendio. E n las azoteas, de las casas 11, 12 y 13, de la Cuesta del Rosario, se situaron otros bomberos que combatían- igualmente el incendio. También, desde las casas contiguas a la siniestrada, o sea, ia droguería de- Clises Bidón y el. almacén de loza y cristal de A n tonio Delgado, los bomberos trabajan activamente, para evitar que las llamas se corrieran a aquellas. casas. Grandes chorros de agua refrescaban las, medianerías. 1 E l Sr. L a r g o Caballero dijo- a los informadores que seguía con mucha atención los comentarios y críticas de los periódicos acerca del proyecto de ley del control obrero. Varios detalles E n general, la Prensa ha comprendido el E n la ferretería i del Sr. Córdoba no queespíritu de la disposición y su crítica es benédaba nadie por la noche. Toda l a finca estavola; pero algunos periódicos hacen reparos ba destinada a almacén, y a l a hora de cetan discretos y bien orientados que el m i rrar, los dependientes y él dueño marchanistro no tiene inconveniente alguno én reban a su domicilio. cogerlos. Sólo un periódico hace campaña E n l a ferretería sólo quedaba un perro, más enconada y ha llegado á decir que esta que se supone haya perecido entre las llaley no la lia reclamado nadie. mas. -L a afirmación- -agregó el ministro- -no E n la azotea de la casa, lugar que primees exacta. Aparte de que yo hace bastante, ramente quedó envuelto por las llamas, hatiempo di conferencias en la Casa del Puebía un magnífico palomar, que quedó totalblo sobre este deseo, siempre latente en el mente destruido. ánimo de la organización obrera, en la con clusión novena de las que fueron entregadas El dueño de Ja ferretería acude al por el partido socialista al Gobierno el día lugar del siniestro y sufre un sín- primero de mayo, se reconoce terminantemente la aspiración. Cuanto se dice respecto cope al quebranto que las industrias sufrirían con E l Sr. Córdoba, que vive- en l a calle la ley, me parece absolutamente fantástico. A m o r de Dios, esquina a la Alameda de L a disposición va exclusivamente, encaminaHércules, fué avisado dé lo q e ocurría, u da a que los trabajadores no puedan alegar cuando sé hallaba comiendo con su famiignorancia en relación con la marcha de l a lia. S i n perdida, de momento se dirigió a industria en la que prestan sus servicios. la plaza del- Pan; y al llegar. ante su casa, Nada más. y darse cuenta de l a magnitud ele lo que Y no e alegue- -añadió- -que l a intervens ocurría, sufrió un sincope. Tuvo que ser aución, obrera es algp caprichoso que no coxiliado en la platería del Sr. Eraso, rresponde a la realidad, porque tengo ejemplos bien claros que demuestran lo contrario. de La industria se hallaba asegurada E l Sr. Silvela, gerente de l a Empresa en Tranvías de Málaga, que. acaba de estar en ciento cincuenta mil pesetas mi despacho, me ha dicho que él no tiene i n conveniente alguno en mostrar los libros de Hemos- sabido que la- industria de ferresu industria a los obreros para que se cont e r í a 1. a tenía asegurada él Sr. Córdoba en venzan de la situación mala de la Empresa. dos Compañías, por un total de 150.000 peHace algún tiempo, durante, l a huelga de lo- s setas. mineros del Priorato, que se originó por la petición de aumento de salarios y por la En el lugar del suceso negativa de la Empresa a concederlos, ale E n el lugar del, suceso vimos desde los gando las pérdidas que tenía, se nombró una primeros momentos al alcalde, Sr. Bandera; comisión, en la que figuraba un represena varios concejales, al arquitecto municitante obrero; la comisión examinó los l i pal, Sr. Carrera, y al ingeniero jefe del bros y se vio que la Empresa perdía unas servició de aguas, -Sr. Turmo, que dieron cien pesetas en tonelada, con lo que los obreacertadas: disposiciones. ros tuvieron que conformarse. Fuerzas de U guardia de. Seguridad y de De modo es- -agregó el ministro- -que las la Guardia civil acordonaron l a glaza del alarmas y los recelos son injustificados. Pan, manteniendo a prudente distancia a los E 1 Sr. Largo Caballero dijo que le había centenares de personas qué acudieron a la visitado el presidente del Consejo de A d citada plaza. ministración de Málaga, para hablarle dé l a E l siniestro se creyó envíos primeros moLos bomberos consiguen localizar huelga que hace tiempo tiene planteada sin memos que tenía mayor importancia aún, resolución. Los sindicalistas que figuran enel incendio por él vivísimo resplandor de las llamas, v i tre los huelguistas se oponen a la interven. Después de grandes trabajos, acertada- sibles, como liemos- dicho, desde toda Seción de los Comités y a cualquier intervenmente dirigidos, á las diez, y media los bom- ¡rvilla. ción arbitral. beros, consiguieron localizar el fuego. Durante la madrugada; los bomberos, vaE l ministro ha pedido al Gobierno que Entonces. penetraron, en l a parte baja de! l i é n d o s e de ¡reflectores, han continuado traaplique el decreto sobre conflictos sociales la. casa, desdela ci: ai comenzaron a arrojar bajando para evitar nuevos derrumbamieny haga respetar la libertad de trabajo. agua hacia, lo alto, cruzándose los chorros tos, y- l a reproducción de los focos aislaEstuvieron también en el despacho del m i de las mangas. dos, que aun. quedan. nistro de Trabajo para hablarle de detalles relacionados con los Comités Paritarios una Las causas del siniestro Vados derrumbamientos comisión de odontólogos y matronas y los conAcerca de las causas que motivaron el L a finca, que era propiedad de D J Dionisio tratistas del teatro Guerrero, para darle cuensiniestro nada puede establecerse como cierP é r e z h a sufrido grandes daños. Ignoramos ta de las incidencias relacionadas con una to. E l hecho es que tina. hora antes de dessi el edifieio se hallaba asegurado. huelga de brazos caídos, que hay allí. cubrirse el fuego, que, como dejamos refeL a acumulación de gases desprendidos pr o El Sindicato carbonero de Asturias pidió rido, desde el primer momento tuvo máxima l a combustión en ciertas partes de la casa al ministro autorización para elevar el preincendiada produjo grandes explosiones, crecio del carbón, ya que los obreros han conyéndose en. los primeros momentos qué se seguido unas bases de trabajo con el aumentrataba de cartuchería de armas de fuego. to de sus salarios. Esto no es de la incumU n a de las monteras de cristales se debencia del ministro, quien así lo expresó ante constituye un rico museo de arte, por sus rrumbó, y el- estruendo produjo el consir la Comisión, diciéndoles que acudan a l a guíente pánico entre el vecindario e infiniartísticas portadas y planas en color y en Conferencia Nacional Minera que se reunirá dad de curiosos congregados cerca de la huecograbado, debidas a los mas reputa- en breve y en la que podrán estudiarse todos finca siniestrada; i dos artistas. í los aspectos del problema del carbón. 1 También se derrumbaron con estrépito algunos techos y tabiques. P o r fortuna no ocurrieron desgracias personales entre los que trabajaban en la extinción del fuego. M A N I F E S T A C Í ONES DEL M I N I S T R O D E TRABAJÓ
 // Cambio Nodo4-Sevilla