Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
In fo rm aciones y r e p o r l a j es. Las deliciosas lardes estivales e n e l del Retiro. r paseo i Q u é mundo de recuerdos llega á nosotros en estas tardes estivales, paseando por el incomparable paseo del R e t i r o! U n a ¡juventud, ya pasada, que dejó marcados trozos de vida en un banco junto al palacio de Exposiciones, en un aguaducho frente al estanque, en las umbrías cercanas a la Chopera. ¡Qué habrá sido de aquella chiquilla rubia con la que jugamos a la gallina ciega en los paseos del P a r t e r r e! ¡Qué de aquella muchachita melancólica que nos hizo soñar doloras junto a la estatua de Campoamor! Lugar de recuerdos este parque que señalan en la vida de muchos madrileños ilusiones no logradas o desaparecidas, y momentos que viven en ellos, sin borrarse, en el correr de los años... Recordamos todo eso como lo recordarán mañana esos niños que juegan a la sombra de los árboles bajo la mirada amorosa y vigilante de su madre como esa pareja que, en plena juventud y llena de ilusiones, pasa junto a nosotros enlazada del brazo y hablándose quedamente. Delicioso y evocador, cual ningún otro, este paseo del R e t i r o! j Quién no habrá vivido en él unas horas de ilusión! ¡Quién no habrá esbozado en él una novela de felicidad! Siempre igual el cuadro y siempre nos parece nuevo. L a gritería de los niños, en competencia con el gorjeo de los pájaros, llena las avenidas y plazoletas de una sana alegría. E n una de ellas, una nube de chicos juega al r Juegan, los niños a la sombra de los árboles. Los que castigan el calor con patatas fritas y cerveza fresca.