Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO SI ILUSTRA- D O A Ñ O VI G E MOSEPTIMO N. 8.910 ABC CONFIANZA EN ALEMANIA DIARIO ILUSTRADO. SI A Ñ O VI G E g MOSEPTIMO N. 8.910 F U N D A D O E L i D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A LA OLLA NACIONAL PROBLEMAS ¡El divorcio! El divorcio! Entre todas las golosinas que D Juan i L a Dieta prusiana no será Español espera recibir de la República na ¿Días pasados hacíamos una imagen de disuelta. ciente, tal vez 110 haya ninguna tan coEspaña representándola como al conejo de diciada como la del divorcio. P o r lo visto, E l resultado del plebiscito en P r u s i a es los hombres que están hartos de sus mujeIndias que está en la mesa del laboratorio y todos los operadores con sus bisturís pre- el triunfo del buen sentido. L o s extremis- res suenan con aplicarles el puntapié legai parados alrededor. H o y vamos a represen- tas no disponen de mayoría, n i siquiera definitivo; las esposas que aspiran. a distar a España, de otra manera: como una aliándose los ultranacionalistas con los co- frutar, de una independencia retribuida por olla. U n a olla fenomenal en la que la na- munistas para derrotar al Gobierno demo- el propio tirano que van a abandonar- oh, ción está guisándose a sí misma con todos crático. N o hay razón para que se reanude manjar de los dioses! -se hallan trazanao los resquicios bien tapados. A l llegar a la la retirada de los créditos a corto plazo ni planes y tirando líneas para el momento en que circule esa ley redentora; y los manfrontera del Bidasoa es cuando nos damos la huida de los capitales. cebos y doncellas que vienen padeciendo la exacta cuenta de lo que ha ocurrido: nos E l Gabinete Braun permanecerá en el P o- epidemia reinante del niorteamericanismo hemos incomunicado otra vez con el resto der hasta que la vida de la Dieta llegue a su agudo, por infección, peculiar, apréstanse ade Europa. L a peseta vale poco y la eco- término legal, y quizá también más allá. Y batir los records conyugales de IIohywoocL nomía de los españoles está en crisis; el es- tal como están las cosas, la presencia deL Indigesto y peligroso condumio va a ser pañol há decidido no viajar. N o puede mar- Gabinete Braun- Severing en Prusia es la éste en un país tan impresionable, tan vecharse, feliz y confiado, al extranjero como mejor garantía del statu qiw politicones de- hemente y tan impulsivo como el nuestro; cuando por veinte céntimos podía adqui- cir, de la tranquilidad en Alemania. Fijé- mucho más en un lapso de crisis hogareña, rirse un franco. Entonces se llenaba el ama- monos bien: el Gobierno prusiano- -que es en el que ha naufragado tanto valor mora) l l e rincón vasco- francés de compatriotas el principal baluarte de la República bur- y se ha hecho bancarrota de principios funnuestros y por los bulevares de París me- guesa- -está formado por representantes de damentales. L a coyunda, no es cosa- para nudeaban casi tantos españoles como norte- los partidos socialista, católico y demócrata, manipulada por la frivolidad yankee o ja americanos. Entonces era fácil llegar hasta y presidido por un prohombre del primero f u r i a española Requiere mucho más equiAlemania, Holanda y Suiza. E n fin, el es- de los partidos en cuestión. N o hay. nada librio. E l matrimonio- tiene que ser amor, pero también abnegación. E l hombre o la pañol volvía a ser un espécimen perfecta- más divertido que la H i s t o r i a nos presenmujer que no sean capaces de sacrificar mente europeo como en los mejores días del ta constantemente dramas y comedias. L a ante el ara de Himeneo sus propios egoíssiglo x v i U n hombre vuelto hacia afuera. naturaleza humana se acostumbra a todo mos, deben permanecer solteros, si han de H o y es el hombre que regresa, que se con- con la mayor rapidez; al cabo de unas se- evitarles a sus hijos y a sus conciudadanos trae, que se vuelve sobre sí mismo. L a al- manas, todo nos parece natural y lógico: es lamentable espectáculo de sus desavemeja ibérica se ha cerrado otra vez. L a lo mismo las modas que las realidades po- nencias. península se convierte en isla del todo. Aquí líticas. L o s socialistas, combatidos antes N o me refiero- -claro- está- -al caso de tenemos a la olla española con todas sus como enemigos de la Patria, se han con- que surja un motivo poderoso y legítimo de rendijas bien tapadas, hirviendo, cociéndo- vertido en el Reich en elementos de orden, rompimento conyugal; porque, al comprar se, requemándose. en defensores del régimen burgués. L a co- un automóvil, tampoco hay que tener en cuenta que puede estrellarse contra un árDecían que al cambiar el régimen se pon- laboración entre socialistas y católicos, cuyo bol. Aquí hablamos tan sólo de esos graves anuncio hubiera parecido extraño, hasta disgustos que tienen por origen la colocadría España más en contacto con el mun. do, que tendría un trato más asiduo y d i- absurdo, es hoy absolutamente indispensable, ción de una silla, o. el retira esas pajas recto con los pueblos civilizados de E u r o- sea en forma abierta, como en Prusia, sea un poco más aflá o él yo te he hecho pa y América. Pero lo contrario parece ser tácitamente, como en el Reich stag. Place mil favores casándome contigo... Esto, aparte de que no existe tal prolo evidente. ¿Se ocupan mucho de nosotros año y pico, cuando cayó el Gobierno de los demás pueblos? E n cuanto a nosotros, gran coalición presidido por el socialis- blema; porque ¿para qué diablos quieren el es indudable que circulamos menos que an- ta Müller, y se formó el Gabinete Brüning, divorcio los que se han separado ya de. he- tes, que salimos y vagamos menos por ahí. con orientación más bien derechista, se creía cho, sin obstáculo alguno y sin la menor lucha? ¿P a r a poder casarse nuevamente? Nos hemos metido en la gran olla nacional que la llamada política de Locarno, inau- Pues no hace falta tanto. Si se trata de y estamos guisándonos a nosotros mismos. gurada por Stresemann y Briand, correría persona católica- -pero no católica nominal, N o s hemos revertido casi, casi a la Edad grave peligro. Y hoy a Brüning se le con- sino católica efectiva- por muchos divorMedia. Y a hemos llegado a hablar de la sidera el canciller ideal, no sólo para la po- cios que las leyes civiles le concedan, no, personalidad de las regiones, y todavía más, lítica interior de Alemania, sino también contraerá otras nupcias mientras viva aquel de la personalidad de las nacionalidades para conservar la paz de Europa. E n cuan- cónyuge que la Iglesia le d i o Y si no es el ibéricas, como de una cosa corriente. Con to al mariscal Hindenburg, recuérdese los catolicismo lo que está iluminando su conla frontera cerrada, separados, aislados, hir- temores que despertaba su elección a presi- ciencia, tampoco necesita de leyes especiales; con prescindir de la nacionalidad esviendo y cociéndonos dentro de nuestra olla, dente del Reich. Se temía la próxima res- pañola y abanderarse en cualquier país ¿qué es lo. que saldrá de este fondo... Pero tauración monárquica y hasta una guerra de adecuado, ya está en disposición de casarno es difícil averiguar lo que ha de salir. desquite. -Pues bien, hoy se sabe que ha se de nuevo. H a salido ya. Los Balcanes. Con sus co- sido Hindenburg quien ha consolidado laE n fin, según parece, muy pronto hemomitadjis y todo. Pildain, Pedrayo, Macíá: República, y que su vida es preciosa para de ver lo que ocurre en España con la ley todos esos son comitadjis servios, búlgaros, el mantenimiento de la tranquilidad. E l sodel divorcio! Contra lo que se teme, podría albaneses, montenegrinos que dan carácter cialista Braun, defensor del régimen bur- acontecer que hubiera menos separaciones gués; el mariscal Hindenburg, Néstor de balcánico y regresivo, oriental o medieval, que ahora; aunque ya andan pidiéndola don á esta península nuestra que, por cierto, la República y de la paz; el derechista Brü- Estatuto catalán y otros inadaptables. Pero ning, baluarte de la democracia; he aquí pudo vanagloriarse frente a la Europa c i tampoco falta quién, espera un necio pugilato vilizada de haber impedido que se formase las grandes sorpresas que nos han traído con los dioses de California, ya que en estos últimos tiempos. aquí, en el extremo occidente, otro caos Los Angeles se lleva mucho esto del amor Nada es imposible en la política, y todo libre con taparrabos de legalidad, y espabalcánico. Pues bien; ahora sólo nos toca aguardar la aparición de algo que se pa- puede ser natural. Sólo hay que esperar la ñola es la írasecita de vamos a quedar como L o s Angeles circunstancia propicia. Mutamur... rezca a los Reyes Católicos. E l político. 1- P o r l a frontera de Hendayá c i r c u l a n pocos españoles. JOSÉ M SALAVER. RIA ANDRÉS REVESZ I RAMÓN LOPEZ- MONTENEGRO