Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l a parte reparable. a la deserción de los autores. N o es un fenómeno de agotamiento intelectual o de vacilación técnica, sino de codicia. E s raro- -dice D u l l i n- -e l dramaturgo que ama sinceramente su arte. A nuestros jóvenes- -añade- -les ha hecho perder, l a cabeza el dinero de las Empresas c i nematográficas americanas. ¡Qué diferencia entre la actitud presente de esos hombres y la emoción que leíamos en sus rostros cuando les estrenamos las primeras obras! E n suma, que el autor francés, como el español y el alemán, están metalizados. Y a no luchan por abrir nuevas rutas a su arte, ni por edificar nada duradero sobre su talento, sino por obtener más copiosos rendimientos. Todavía en Rusia los dramaturgos, con un concepto de la literatura que reprobamos, ponen un ideal en sus obras. Hacen una propaganda que a mí me parece indigna de prosperar, pero que sale de los linderos del interés material. E n F r a n cia el dramaturgo apóstol- a lo Ibsen es desconocido a l a hora actual. Este pueblo, que tanto ha hecho por la cultura general de la Humanidad, no sueña en este momento más que con ser el tesorero y el prestamista del continente europeo. MANUEL B U E N O París, agosto, 1931. EL DE CLAUDIO RECUERDO. DEBUSSY Mme. Claude Debussy, esposa del célebre músico moderno, ha iniciado por todos los Circuios musicales de París una serie de audiciones al piano de las obras ole su marido, algo olvidadas por las nuevas generaciones. (Foto Vidal. f ESCUELA. DE CANTANTES abierto Vidal. En su castillo de Gagny, cercano a París, Mme. Emtm Calvé, la célebre cantante francesa, ha iiáa e s t? uela de thlca, a ía que acuden muchas alumnos, futuras estrellas de ópera. (Foto