Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL TEATRO EN INGLATERRA NINA -ROSA LA RENOVACIÓN D E L TEATRO CONTEMPORÁNEO En busca de la conciencia E l teatro de nuestros días, en lo qué tiene de típico, de renovador, auténtico, y en lo que al pensamiento se refiere, procura -según hemos dicho- -remover puntos de gundo, a que estás ideas sean todas fundavista, presentar conflictos de ideas, pero no mentales, relativas a la esencia de la v i d a precisamente resolverlos. a las fuerzas decisivas y primarias que maCon eso gana- -hemos dicho asimismo- -nejan y deciden el destino de las criaturas el drama, por un lado, y la verdad por el terrenas; tercero, a que todos los dramaotro. L a verdad gana, por un lado, porque, turgos ante el conflicto, ante los problemas lo verídico y cierto, lo vital, es el problecentrales que ellos mismos suscitan y planm a y, en cambio, las soluciones, las pretean, una de dos: o se abstengan de dar tendidas soluciones a la vida, son siempre soluciones al problema, dejando el camino artificiales y falaces, sofísticas o ilusorias; abierto a las hipótesis, o traten de hacer panaceas que pretenden que la parte quepa ver que los humanos no pueden contestarse en el todo y que, para resolver los problea las preguntas de índole central y decisiva. mas de la vida, comienzan por falsearlos, E s decir, que ante el problema adoptan los no queriendo ver en ellos más que un lado, caminos de la fe religiosa o científica, o el lado acomodaticio que pueda ser ajusadoptan la actitud del no sabemos ni potado a la doctrina. dremos saber nunca P a r a el caso del draE l planteamiento riguroso de un conflicto ma da lo mismo: el problema queda. intaces mucho m á s eficaz- y m á s fecundo, para la to y el drama del problema en carne viva. razón y la ciencia, y para todo, que cualquier, pretendida solución que se jacte de arreglarlo todo, porque el corazón del hombre- -o sea, Ejemplos en este caso, su conciencia- -se fecunda exPara ver de qué manera es común ésa clusivamente con dolores y con problemas, con el dolor de ver y de sentir que l a exis- actitud a todas o casi todas las tendencias tencia en la tierra es un problema eterno y existentes del teatro renovador contemporápersistente, problema que al hombre integro, neo y ver de qué diversas maneras se ha en vez de anular, anima; en vez de desespe- manifestado e a característica común en los principales autores y tendencias, bastaría rar, esperanza y tonifica. tener en cuenta cinco grupos: Cuando un problema es vital y no es más Pirandello, por un lado. que problema, el drama, la tragedia, vibran Lenormand, por otro lado. puros, y el hombre, al sentirlos vibrar, se Bernard Shaw, por otro lado. reconoce a sí mismo como en. su elemento E l teatro católico, de hoy día (Claudel y propio, se siente hombre de veras, porque, el hombre ha. nacido para eso, para ser el Gheon sobre todo) Y el conjunto misceláneo de otros varios héroe, el santo- -Prometeo, San Francisco- ¡p a r a ser protagonista del drama uni- hombres u obras que no forman grupo ni versal- -sin solución j a m á s- -d e la existencia. escuela, pero que, no obstante, hacen época. P o r eso la actitud del dramaturgo moderPirandello es el escéptico: su dramaturno tiende, en efecto, actualmente: primero, a presentar verdaderos dramas de. ideas; se- gia gira toda ella en torno a la idea central La novedad de los teatros londinenses es la comedia musical N i n a Rosa, estrenada en el Lyceum Theatre, de la que sen autores Otto Harbach y Romberg. Es obra de ambiente peruano, relacionada con la conquista del oro y del amorPór ella desfilan todos los tipos arbitrarios que una imaginación anglosajona puede idear en la búsqueda de costumbres pintorescas. Hay navajas, bandidos, arrebatos de amor v de celos... Miss Ethelind Terrx, ac tris de teatro y de cine v Rohert Chisholm interpretan los dos tipos principales, Nina Rosa y Pablo. 11 ue que no puede Haber norma para determinar la verdad n i para saber lo que es cuerdo y lo que es loco. Sus obras serían de tesis (en cierto modo lo son en lo que tienen- -no poco- -de teatro viej o) pero pueden ser consideradas como dramas de conciencia, porque su relativismo tiende, m á s que a demostrar una creencia, a dramatizar la angustia resultante. Bernard Shaw, que no practica el arte por el arte, n i aun el drama por el drama, sino que utiliza el teatro para propaganda de ideas, puede, con todo, no ser un dramaturgo de tesis, porque la tesis primaria de Shaw consiste en negar el valor absoluto y normativo de la idea. Bernard Shaw es oportunista y. casuista: cada instante ha de inspirar, según las circunstancias del momento, la conducta y la moral. E l hombre bueno h a r á el bien sin pensarlo, n i quererlo, ni tener que formularse de antemano programas ideales de conducta; pero el hombre que lleve en la cabeza un propósito abstracto del bien será un intransigente, un obcecado, un peligroso inhumano que no h a r á nada a derechas. Sea p no cierta esa opinión, permite al que la posee producirse esn toda libertad en la creación d r a m á t i c a sin que la índole especial de su creencia le haga incurrir en la dramaturgia de tesis, toda vez que en él la tesis viene a ser l a negación de que pueda existir tesis. (E n los casos en que Shaw desarrolla un pensamiento- -en EvmI bre y superhombre, v. gr. -fracasa corn íira- ¡ir! rr- n; r r n r r T
 // Cambio Nodo4-Sevilla