Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p a r ó l a Asociacióíl do Escritores- y Artistas por la iniciativa del conde de López Muñoz. Hemos realizado una visita al Instituí Cervantes, instalado actualmente en un hotelito modesto de la Prosperidad. L a administradora, doñ a Presentación A l v a r e z a c o m p a ñ a d a de uno de sus hijos, nos han servido de amabilísimos cicerones. Actualmente hay seis residentes, y se esperaba a uno m á s cuya habitación hállase, dispuesta. ¿S u s nombres? ¿P a r a qué decirlos? ¡S o n tan conocidos, tan pronta e injustamente olvidados! Básteos saber que uno es un músico, alumno del Salón de la de visita residencia. rprevi id o Conservatorio, que allá en su lejana juventud fué profesor de solfeo y clarinete y que obtuvo el primer premio en cuantos concursos se presentó, tanto en E s p a ñ a como en el extranjero; lleva ocho años en el Instituto Cervantes; un grabador, el. mejor de hace unos años, que brilló por sus trabajos en La Ilustración Española y Americana; un abogado, escritor, periodista y poeta- bastan sus títulos profesionales para justificar su pobreza! que lleva dos años en el establecimiento; un abogado y publicista, que este mismo año, pese a los muchos que cuenta, ha publicado una Historia de América, donde ha vivido recorriéndola casi toda, así como a España, que cruzó a pie de parle a parte. Mereció y obtuvo el premio Fastenrath de la Academia E s p a ñ o l a un escritor conocidísimo, de grandes iniciativas y, aun- -i. frr el o je h 1 r? c Esfti ia; h r fn. lirio ir que infatigable, ya rendido y fatigado, y un pintor notable, vegetariano, todo nervio. y actividad, ya desdichadamente inútiles, que lleva sus ochenta a ñ o s como si fueran cuarenta. E n el Instituto Cervantes han estado a punto de tener que ingresar escritores gloriosos y músicos insignes; circuladas estuvieron ya las órdenes. A d e m á s hay otros que por tener familiares reciben una pensión. L o doloroso, según nos cuentan, lo cruel e inhumano es que la subvención para esta obra admirable fue primero rebajada y hoy está suprimida. E n aquella, casa cervantina, m á s que por su nombre por el romántico quijotismo de sus habitantes, maltrechos y desvencijados ya por el abatir de las alas de los molinos de viento que sus fantasías tomaron por realidades, viven hoy la incertidumbre y el desasosiego. -Y o ya estuve en un asilo- -decíame uno de los residentes- y me aterra la idea de volver. ¿Será posible que hombres de pluma y de arte como lo son algunos de los actuales ministros dejen morir desamparada l a nobilísima Institución Cervantes? Alcalá Zamora, Lerroux, Marcelino D o mingo, Indalecio Prieto, A l v a r o Albornoz, Fernando de los Ríos, maestros, escritores, periodistas, ¿c ó m o es posible que desamparen a nuestros compañeros, a los que por no saber volar a raíz de tierra fueron castigados por la miseria y por el desdén? MIGUEL E S P A Ñ A
 // Cambio Nodo4-Sevilla