Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES ig D E A G O S T O D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19. ¿Y qué fué más que un gesto de l a masa neutra contra el desorden de los viejos partidos, el advenimiento dé la Dictadura, y después su caída? (L a Cámara sigue con profunda atención al orador. Una vez creado- -añade- -este instrumento de justicia popular, nadie puede adivinar hasta dónde llegaría su voracidad. Cita el caso de una Comisión parlamentaría francesa, que estuvo a punto de acabar con el prestigio de los más altos políticos de su país. Señala el peligro de que muchos de los que le escuchan pasen un día por esa Comisión o por la de los diputados que l a sucedan. Dice que la pena de extrañamiento está impuesta por la realidad. E l Rey salió por sus pie; el general Primo de Rivera murió tristemente en el destierro; los carteristas que usurparon las carteras están ausentes, y sólo queda de l a banda D Galo Ponte. ¿V a l e la pena de condenarle también al destierro? ¿Y vale l a pena de que la C á mara se ocupe de juzgar a los asesinos como los de Barcelona, y a ¡os ladrones que cometieron delitos comunes? L a República ha venido a renovar todo el ambiente y a purificar todas las instituciones, todas, no sólo la Magistratura. M i e n tras las Cortes lo exijan, la Magistratura será digna. y honrada. Los errores del pasado señalan el camino en las revoluciones a los regímenes nuevos. Propone a la Comisión que, dando a su proposición el carácter de consulta que tiene, declare que hoy l a República no necesita de facultades excepcionales. Esto es lo que quiere la masa neutra, y creo interpretar- -añade- -la opinión en Cataluña. Cree saber que la opinión no quiere Poderes, excepcionales; lo que pide. es el trabajo de rehacer la patria, y que con el esfuerzo de cada uno. y de todos, obtengamos el resultado que la nación ansia. Escondidos en la multitud hay hombres que esperan nuestro fracaso, consecuencia de la lucha entre los partidos. N o sabe si. estos hombres visten camisa negra o blusa roja; pero en esta hora, la piedra minúscula, que puede comenzar con. una piedra de escándalo, 110 debe degenerar en algo destructor. Conscientes de haber cumplido en este momento con uestros deberes de legisladores- -termina- digamos a esas figuras, lo que ¿e dijo en ocasión memorable: N o pasaréis. (Grandes aplausos. E l S r L L U H I de la Comisión, no se explica los temores del nacimiento del Comité de Salud Pública. Cree que todos los que han hecho campañas contra concesiones y contratos inmorales de l a Dictadura tienen el deber de confirmarlos. Cree advertir que en l a Cámara está predominando el criterio impunista. (Protestas y voces de ¡No, no! E l Sr. L L U H I no. puede admitir que Ja masa neutra se moviera por los motivos expresados, sino atraída por la acción de unos hombres nuevos que la inspiraban confianza, (i M u y bien! y aplausos en otras partes de la Cámara. Cree que la Cámara debe pronunciarse en el sentido de que debe limitarse su intervención a las responsabilidades políticas, o a todas en general. E l Sr. F I U R T A D O ¿D e dónde saca su señaría y los que le aplauden, que he defendido un criterio de impunismo? L o único que he discutido es si son necesarias las facultades excepcionales, las cuales estimo qué las Cortes no pueden acordarla. L a desconfianza no. es para las personas, sino para esas facultades que pueden destruir toda garantía de derecho. Se suspende la discusión, aplazándose para hoy el tercer turno, en contra del dictamen. L a sesión se levanta a las nueve y media, J tratar ae delitos comunes, y sin entrar en el fondo del asunto, afirma que hay un voto particular, proponiendo que te. Cámara ejerza la sanción. V e en ello el peligro de que se nombren a diario comisiones investigadoras para todo delito que apasione a l a opinión, sacando a la C á m a r a de- tu misión legislativa que es su función clara y terminante. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L E s que en Sevilla se ha asesinado a cinco personas, v el juez ha sobreseído el proceso. E l S r F E R N A N D E Z C L É R I G O recoge el argumento del Sr. Sánchez Román, proponiendo la sanción de la C á m a r a para el delito de alta traición, que no tiene legislación preexistente. Suscribe tales palabras, pero señala una divergencia, porque cree que h ay una zona de hechos que se quedarán, sin sanción aquellos llamados irregularidades de. los gobernantes y que algunos califican m á s duramente. Declara que eso que escapa a la figura de delito es preciso que tenga una sanción; eso que en el corazón de l a plebe... E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L N o hay plebe. E l Sr. F E R N A N D E Z C L É R I G O D i r é entonces en el corazón del pueblo. Si para estos hechos la Comisión nos trae un informe, l a C á m a r a definirá el delito y propon d r á l a sanción. N o estamos- -añade- -en el momento de venir con la piqueta demoledora, pues la crítica negativa tiene muy poca importancia, si tras ella no se proponen las soluciones. L a C á m a r a debe elegir y nombrar el tribunal especial, formado con las personas que ella designe E x p l i c a con detalle el procedimiento a seguir para l a instrucción del proceso, fallo, etc. E n- e l caso de que se encuentre un hecho sin figura de delito, explica el orador con toda claridad el camino que se debe seguir. (Aplausos. El Sr. H U R T A D O (D. Amadeo) habla, sin llevar la voz de l a minoría de izquierda republicana de Cataluña, porque no pertenece á ella. Declara que es falso que Cataluña pueda represenetar un peligro para l a República, pues ello constituiría un peligro para la región que representa. Afirma, que, antes que perder l a República se lucharía rudamente contra el poder usurpador. P o d r í a- l i mitarse a reproducir los argumentos de los Sres. Sánchez Román, Madariaga. y Picó, pero quiere decir además, que jgás que un problema de derecho, se discute un asunto de dignidad de las. Cortes Constituyentes. E s cosa resuelta- -añade- -que hay que exigir estas responsabilidades; pero l a Comisión nombrada se encuentra sin atribuciones y planteó el problema que nos preocupa. L a propuesta representa m á s que una proposición de ley, una consulta, preguntando a la C á m a r a si es o no conveniente darle las atribuciones que menciona. Y el orador excla m i L a s Cortes dicen claramente que no. Después afirma, que nunca dará su voto para conceder facultades excepcionales iguales a las usadas por la Dictadura, que pueden cortar el camino emprendido por la revolución. E x p l i c a la intervención del elector obscuro que una vez, cada varios añas, o en toda una generación, sale de su casa para decidir en una lucha electora! Este elector supo que l a Monarquía era causa permanente de desorden, y fió su seguridad y su tranquilidad a l a República. A esta masa neutra- -declara- -hemos de servir. Recuerda palabras del Sr. Guerra del Río, quien admitía el nacimiento del Comité de Salud Pública, en el momento que el ambiente le fuera propicio. Malo es crear el órgano- -dice- ¿Q u é hizo el Comité de Salud Pública? F u é el instrumento omnipotente que levantó un gryrjo de gentes arriesgadas, contra el mejo r grupo de la revoluciéa. Fuera de sesión Conferencia de los señores Álealá Zamora y Maciá. La entrega deí Estatuto catalán a la Cámara E l jefe del Gobierno recibió esta tarde, en su domicilio, al presidente de la Generalidad, Sr. Maciá. L a entrevista duró aproximadamente una hora. Como estaba próxima l a de apertura de la sesión de esta tarde, la dieron por terminada, dirigiéndose el Sr. Alcalá Zamora al Congreso, donde se reunió con varios ministros que le esperaban. E l Sr. Alcalá Zamora, interrogado por los informadores, confirmó su conferencia con el Sr. Maciá y dijo que fué una conversación muy afectuosa, de índo 3 particular y entre viejos amigos, sin. que nada de po líticá se hablara en ella. E l Sr. Alcalá Zamora, que llevaba en l a mano el Estatuto catalán, se dirigió al despacho del presidente de l a Cámara, señor Besteíro, a quien advirtió de su propósito de hacer entrega del documento a l a Cámara y pronunciar, al hacerlo, un discurso. Así quedó convenido. Reuniones de minorías Se reunió la minoría radical socialista, para tratar del proyecto de ley de Responsabilidades, y acordó votarlo tal como lo presenta la- Comisión. E l Sr. Vargas dio cuenta del trabajo de la Comisión de Sevilla y del problema social en Andalucía, que ofrece cada día caracteres más angustiosos. L o s socialistas trataron de las interpelaciones y acordaron que antes de plantear éstas en el salón de sesiones se haga una gestión directa con los ministros a quienes afecte sobre el asunto de que se trate. L a minoría examinó el caso de los gobernadores, que 110 guardan el debido respeto a las organizaciones obreras, y acordó visitar al Sr. Maura para exponerle el agravio. Caso de que no obtuviera resultado esta gesión y l i que se haga con los ministros socialistas, interpelar en el salón de sesiones Los radicales se reunieron para t r a t a r del Congreso nacional del partido, y acordaron que éste se celebre en la última decena de septiembre, y a que el jefe- del partido, Sr. Lerroux, no regresará de Ginebra hasta esa fecha. L a minoría acordó nombrar un representante de cada región para organizar el Congreso. L a minoría de Acción Republicana examinó el proyecto de Constitución y acordó repartir turno entre los diputados, con el fin de que examinen los aspectos fundamentales, y en sucesivas reuniones den cuenta de su trabajo. E l proyecto de Constitución fué entregado ayer a la Mesa. E l Sr. Jiménez Asúa, a última hora de la tarde, entregó al presidente de la Cámara, señor Besteiro, el proyecto definitivo de Constitución. Los tres nudos del proyecto de Constitución. Reflexiones del señor A a á Zamora aceres O S problemas actúa e 1 El presidente del Gobierno, se hallaba en, eí pasillo central de la Cámara en conversación con e! director general de T r a bajo, Sr. Fabra Rivas, cuando cruzaron, ante él los embajadores de la Argentina y el embajador de Bélgica, que bajaban ds la tribuna diplomática.
 // Cambio Nodo4-Sevilla