Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Soy fie Maílriíi: ¡No comprendo su i m p a ciencia! Diecisiete primaveras bonitas rica y h u é r f a n a ¡de sobra ha- de tener usted adoradores! y yo le aconsejo sinceramente que tenga el arte de saber esperar para bien escoger ya que hoy... hay crisis de hombres. A l cogerse por las noches los bigudís humedezca usted el peló con l a ü n d u l i a para que le duren los tirabuzones lo m á s posible. Y yo le alabo a- usted el gusto, porque j a m á s he comprendido el deseo de masculir. izarse. ¡Es tan bonita una verdadera amazona! Y a d e m á s se evitan esos peligros que su amiga ha tocado. -Pétalos de una rosa; Eso que usted desea es también mi suefio dorado; pero... ¡no hay que hacerle! como dicen ustedes. No hay hasta el día procedimiento para ello, dígalo quien lo diga. A lo único que se lia llegado es a blanquear l a cana amarillenta y dejarla en su bonito color de plata; pero aun esto mismo no queda perfectamente bien si no es una mano experta quien da el producto. -rabióla: Puede emplear un disco que le aisle y le atrofie; le aliviará mucho el ponerse unos días una rodaja de limón fresco, y para extirpación le recomiendo la mano experta de un pedicuro o pedicura. Existe un remedio ú n i c o y eficaz sobre todos: l a maravillosa loción Sudoral, que evita y hace desaparecer totalmente las complicaciones olorosas del sudor, sin manchar los vestidos. Úselo sin miedo y desaparecerá ese tormento que usted dice 119 l a deja ser feliz. Graciosa y bonita: L o primero es aislarlo con unos discos que hay a propósito, y luego puede usted aplicarle bien colodium con zumo de limón o bien tintura de yodo, usando durante una temporada el calzado de ante y bien hecho, pero anchito L á velo con agua adicionada de amoníaco, pero sin frotarlo, sino simplemente mojarlo; pasarlo luego por distintas aguas y extenderlo después a l a sombra. E l ser atenta no ocupa lugar. -Catalana: Mas que a l frío y al calor, la rojez de la nariz suele obedecer a causas internas; los constipados, las enteritis, la dispepsia, l a alimentación defectuosa, etc. etc. y, por tanto, es consulta m á s bien para un médico, y mucho mejor en su caso, que lo tiene en la familia y goza de muy justa fama. Loeiónese tres veces a l día con lo siguiente: agua de azahar, 1 G 0 gramos, y bórax, 20. ¡Viva Frivolina! Se ofrece primero a ellas y la última usted, ofreciéndole a l mismo tiempo a él. Cuando se despierte lávelos con agua de rosas, y a l extenderse el Humo de Sándalo hágalo con l a yema del dedo, ligeramente impregnada en cualquier grasa (aceite corriente) P a r a la belleza de las pestañas yo no u s a r í a otra cosa que el Pastimel, que es el complemento del Humo de Sándalo. Deje por las noches en el agua una bolsita con libra y media de almidón y un p u ñ a d o de las Sales rosa í Ioralia, agregando por l a m a ñ a n a el resto del agua y utilizando para las fricciones, después del baño, el famoso Plorálcoliol, que deja la piel impregnada de su perfume. Intrigadora: Con las fricciones de alcohol alcanforado. L o esencial es que traten ustedes de evitarlo, porque cuando la piel se tuesta demasiado es difícil la compostura. Fricciónese con col- cream 50 gramos, y óxido de cinc, cinco. De ningún modo; deben cortarlo, y ú n i c a m e n t e así volverá a ser como fué. Ño comprendo a qué parte huesuda se refiere usted. ¿Y para qué todo ese enredo, teniendo usted el Hamo de Sándalo? No hay nada mejor, y el efecto es maravilloso; ustedes ya saben que yo ño elogio si realmente no me satisface el producto. Como mejor le sáente; el flequillo rejuvenece Cn frescales con ilusión: ¡Pero hombro, por Dios; si usted no es un colegial, merece que le envíen ni colegio, porque l a solución es bien sencilla dígaselo usted a ella en vez de decírmelo a m í! Use usted durante una temporada el agua I templada, echando en ella unos polvitos de 9 alumbre, y, tocante a jabón, el de Sales de Archena es el único que le conviene. -vis LAS MEJILLAS TE DISCTiETAMEJV S O JV J O S A D A S con tonos finísimos, que dan ia sensación de la belleza natural y de la sana juventud, se preparan deliciosamente con m o a p ú d i c a Fse hielo se funde al calor de una miradita de sus ojos verdes... ¿IT, s que usted no sabe mirar... Hay que reconocer que el sombrero grande favorece mucho, y no tendría nada de particular que esa afirmación fuese una realidad; los trajes en terciopelos flexibles son preciosos, y esa modista que usted menciona tiene efectivamente modelos elegantísimos en tonos claros; pero... ¿quién predice para el i n vierno? Entusiasta del Arrebol: Placiéndolo con mucho Cuidado, y suponiendo que l a seda no esté pasada, queda bien; pero lo que resulta punto menos que imposible es el explicarlo en el corto espacio de que dispongo; ¿n o lo comprende? Quedan t a m b i é n muy bonitas; pero hay que cortar antes un patrón en un pedazo de tela, con las medidas y forma que se le quiera dar. ¿No las ha visto usted en los figurines? Nada de eso; puede declinarse tal honor sin faltar en nada a l a m á s exquisita corrección. Creyente en usted: ¡Pero depende de m i l circunstancias que yo no puedo apreciar! E n esos casos suele mandar el corazón. Creo que usted exagera algo y que se convencería de ello si echara mano de los mimos y cuidados que su cariño le indicará. ¡Y lo merece, porque el Sudoral se recomienda solo! Y o no conozco otro producto m á s maravilloso. Los medicamentos tónicos y reconstituyentes; un arseniato recetado por el médico no le s e n t a r í a mal. -Una niña... regular: Efectivamente que la frivolidad es sutil perfume, es encanto, es poesía; pero... deje usted el perfume, el encanto y la poesía, y piense usted que es cosa muy seria enlazarse para toda l a vida, y a ú n m á s seria cuando él es un Ótelo empedernido. Y a sabe usted que el J a b ó n Sales de Archena es l a panacea para todas esas erupcioncillas. Celebro mucho el buen resultado del Arrebol. K l u- K u- C i s ¡Ya lo Creo que puede usted estar satisfecho de sí mismo y... hasta emocionado! Pero... aunque yo no deseo quitarle moños, l a verdad exige que. diga que no es usted e l primero ni el segundo que en E s p a ñ a ha recibido l a sensación de una declaración femenina. De modo que si esa virtuosa y tímida doncella le hace a usted tilín déle el s í anhelado; pero antes yo le aconsejaría unas lociones del P e t r ó leo G a l en el cabello para fortalecerlo, per si acaso la ingenua quiere t o m á r s e l o -Lady Opalis: P a r a la suavidad de las manos no hay nada como el lavarlas siempre con el agua templada y ponerse por las noches los guantes cosméticos. P a r a depilar las cejas no hay m á s procedimiento que las pinzas, hábilmente manejadas, sin o l vidar, sin embargo, que no deja de tener su contra; desde luego, yo no soy partidaria de esa moda ridicula y antiestética, a mi j u i c i o- -R e i n a mariposa: Puede usted utilizar l a yema de huevo batida en. el agua (cuatro por litro) una taza de aguardiente y, después, se los enjuaga con infusión de manzanilla corriente. ¡No sabe usted lo que desea! ¡Ojalá le dure muchos años esa pesadilla! L a alegría discreta siempre es un atractivo. ¿Y usted no ha comprendido que si, hubiese podido decirlo lo hubiera dicho? Como no salen muchas, fácil le será el ave 1 A s creaciones de la SERIE riguarlo; t a m b i é n los admiten en uno de -JUGO DE ROSAS están he- modas. chas a base vegetal y son absoluAfición a l a literatura: Pues acuérdese usted de aquella hermosa frase: ¡C a l m a y tamente inofensivas. De color muy alma! Si a l primer contratiempo se desanima usted, ¿qué dejará para m a ñ a n a fijo y delicado. Mientras tanto, preocúpese de aumentar sus seducciones, como parece ser que lo intenta. A D E M A S de ARREBOL para el Para ios labios le he recomendado, efectirápido maquillaje de las me- vamente, el delicioso Jugo de Rosas, que, si a usted, como me dice, le gusta t a m b i é n jillas, se deben emplear los POL- para las mejillas, puede usted utilizarlo, echando una gotita en un algodón h ú m e d o VOS COMPACTOS, en leche, y el tono será precioso ¡Viva la República! ¡Esa... esa es la cuestión: que ARA los labios, ROJO- LIQUI- viva! Con un cepillito muy fino, impregne todas las noches al exterior los p á r p a d o s y... DO, CREMA y LAPICES. tenga paciencia p ra esperar. Y o creo desa p a r e c e r á n con ligeras fricciones de agua tibia y vinagre de vino a partes iguale; y. desde luego, no usando otro jabón que ej medicinal Sales de Archena que para todas las enfermedades de la piel os insubstituible. FRIVOIJUÍA Méjico. M adrid. Al DE TiriíT ar v! r- i n r i 1 í
 // Cambio Nodo4-Sevilla