Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 3 C. S V -i 2, t D E A G O S T O D E 1331. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G L A PATRIA D E C O L O N Juan Borromeo Pertenece a la ilustre familia italiana del tíiismo nombre, cuyo origen se remonta a un llamado Borromeo, hijo de Francisco de San Miniato, en Toscana; el título de esta familia fué primeramente Vitatiani de P á dua, tomando después el nombre de B o rromeo por enlaces matrimoniales. E n ella figuran hombres ilustres, no solamente en el orden civil, sino también en el religioso y literario, perteneciendo después del personaje que nos ocupa ya en el siglo x v i a ella San Carlos, cardenal y arzobispo de Milán, fundador del Colegio de P a v í a elevado a la categoría de santo, como asimismo Federico Borromeo, arzobispo también de. Milán y fundador de la Biblioteca Ambrosiana. Juan Borromeo es hijo de Filipo, hermano de Vitalíano I I ambos fueron elegidos consejeros ducales, sucediendo a su tío V i taliano Borromeo, que murió en el a ñ o 1 4 4 9 en l a posesión de los títulos del condado de A r o n a y de Angleria, siendo caballero de 3 a Orden de la M i l i c i a Dorada y conde del Lago Verbano (Lago Mayor) T o m ó parte muy activa en los sucesos políticos de Italia desarrollados en aquella época, m i l i tando a favor de los Sforcias y siendo consejero y embajador del duque Ludovico M a ría Calepazzo Sforcia, desde el a ñ o 1 4 6 1 hasta 1495, l murió. e n ue des mercedes por parte de diversos Reyes y Pontífices. Deducciones históricas Según los datos recogidos en el A r c h i vo provincial de Milán, Juan Borromeo viajaba mucho por cuestiones de Estado, razón por l a cual el documento está fechado en Bérgamo. Existen también en el índice del Registro Ducal, que se custodia en el A r c h i v o provincial de Milán, notas de los. juramentos de fidelidad prestados por Juan B o r r o meo al citado duque Galeazzo, como, asimismo, licencia para sacar agua del río Lambro, con objeto de canalizar tierras en pueblos cercanos a Bérgamo. F u é también encargado de dirigir las excavaciones en las minas y de los hornos para l a fusión de los metales construidos en Cannovio y Valle de Sésia, razón por la cual es posible que la gran cantidad de polvo y tierra que en el documento existía fuese debido a l a circunstancia de estar escondido en aquellos lugares antes de ser guardado en el citado libro. L a correspondencia existente entre Pedro de A n g l e r i a y Juan Borromeo está contenida en el libro V I de la obra Opus Epistolarum (Miguel Eguía, Alcalá de Henares, 1 5 4 5) O b r a rara, y de l a que se conserva un ejemplar en l a Biblioteca Universitaria de Barcelona. Estas cartas son tres, y están señaladas con los n ú m e r o s C X X I X C X X X y C X L I 1 L a primera está dirigida a Gilberto, hijo del conde Juan Borromeo, exhortándole al estudio de las letras. L a s otras dos, como ya queda reseñado, a Juan Borromeo, y todas están fechadas en Barcelona. L a d i rección es la siguiente: Pedro Angleria, de Milán, a Juan Borromeo, caballero de la M i l i c i a Dorada y conde del Lago V e r bano L a Orden ecuestre de la M i l i c i a Dorada era de las m á s ilustres de Italia, remontándose su fundación al siglo i v debido al espíritu cristiano del Emperador Constantino tuvo mucha importancia en la guer r a de las Cruzadas, siendo objeto de gran- S i a todo hecho histórico acompañan siempre hipótesis y deducciones, no pueden faltar en. la interpretación del anterior documento, mucho más. cuando han de ser fundadas en las investigaciones realizadas hasta el presente y con un juicio imparcial y desapasionado. Es lógico suponer que la conferencia tenida por Pedro M á r t i r de Angleria con J u a n Borromeo no fué un falso ardid tramado por el historiador para sorprenderla buena fe del caballero milanos; en pri- mer término por l a autoridad moral, que, a pesar de la íntima amistad que les unía, Borromeo tiene cerca- de Angleria, y en segundo lugar, porque no se concibe interés alguno en aquella manifestación secreta, a causa de no haber tenido l a familia Borromeo participación alguna en las gestiones políticas realizadas por Colón en la corte de España. A h o r a bien, ¿fué únicamente Pedro de Angleria el poseedor del secreto, o pudieron existir también algunas otras personas conocedoras del mismo, entre ellos Coloma y Santangel, y tal vez el mismo Rey Fernando? ¿E s debido a esto el que en todos los documentos se le llame a Colón extranjero, tal vez para guardar el secreto, y no genovés? E l motivo de la declaración escrita por Juan Borromeo no puede ser otro que el espíritu religioso peculiar en toda la familia, existiendo en éi la lucha de bajar al sepulcro sin confiar el secreto de asunto tan importante a la posteridad, no haciéndolo en vida por no faltar al compromiso contraído con Pedro Angleria, dejando al azar que después de su muerte fuera descubierto el documento. L a confidencia debió ser verbal, puesto que hubiera sido un gran compromiso para ambos descubrir el documento que contuviera aquella manifestación, no solamente en la corte de España, sino también en la de Italia. La tesis mallorquína, que es el asunto Director de ta B i b l i o t e c a U n i v e r s i t a r i a de Barcelona. principal de la confidencia, ha sido ya apuntada anteriormente por los citados his Prohibida la reproducción. toriadores Carreras Valls y Ulloa. E l primero, en l a Memoria presentada recientemente a la Academia de la Historia, con el título Novísima genealogía del descubriLA BIBLIOGRAFÍA ARmiento del Nuevo Mundo, según documentos- inéditos, señala tres familias existentes TÍSTICA E N E S P A Ñ A en el año 1451 en Urgen- Tortosa, en Barcelona, y en Felanitx, en Mallorca, figuranL a gran corriente de atención que el do en todas ellas, y muy especialmente en mundo culto pone en los problemas de arte la de Felanitx, Juan Colón, aunque señala antiguo y moderno ha creado en España, como lugar de nacimiento el pueblo de V e r y m á s exactamente en las múltiples nadú (UrgeJ) cionalidades de habla e s p a ñ o l a d l a necesiUlloa manifiesta que el descubridor del dad de una bibliografía propia, en la que Nuevo Mundo tuvo por verdadero nombre el. elemento gráfico, tan costoso, y hasta Juan Colón, siendo originario, y probablehace poco tan deficiente entre nosotros, mente nacido cu el A m p u r d á n o en las reacompañase en cantidad que dominase al giones catalanas vecinas, o en Mallorca, paítexto. ses enlazados por circunstancias etnográLas artes plásticas no pueden ser explificas más estrechamente todavía que con el cadas sin el complemento simultáneo de resto de Cataluña. E l nombre de Juan Coejemplos gráficos. A u n el mismo, cultivalón fué cambiado después del año 1477, o dor de una disciplina artística, y conocedor sea una vez realizados los viajes que se su. en la mayoría de los casos de múltiples ponen hechos por Cristóbal. Colón a Islanobras referentes a su especialidad, necesita dia y a la Groelandia, por el de. K n s t o- f etener a l a vista reproducciones veraces de rens, añadiendo una o a, su nombre de faesas obras si ha de permanecer fresco su milia. recuerdo y si de él han de nacer originales Abundan también en el- mismo sentido las e insospechadas consideraciones, que algunoticias dadas por el erudito investigador na vez han de fraguar en teorías explicativas de un arte o de un monumento artístico. barcelonés Miajanss de las Doblas, cuando afirma que en el A m p u r d á n o Urgel hay Aquellos libros, más bien librotes- -reque buscar el origen de Colón, ya fuese nacordemos como ejemplo el Musco español cido en aquellas regiones o y a en Mallorde antigüedades- en los que nuestros eruca, adonde sus padres podían haberse trasditos llenaban páginas y m á s páginas da ladado. una prosa casi siempre calamitosa, ¿estos- E l apellido Colón es eminentemente éa talán, existiendo en Mallorca, según afirma la crónica malloricense, desde la época de l a Reconquista, y Esteban Colón se llamaba el mercader que interviene en los últimos momentos de la vida del. gran filósofo mallorquín Raimundo Lulio. E l p r i mitivo Colom se t r a n s f o r m ó m á s tarde en Colomo, posteriormente en Colombo, siendo, el primero que l o transforma en Colonus (Colón) el ya citado historiador Pedro M á r t i r de Angleria. Por último, del citado documento se desprende que no fué el Cristóbal Colón español el usurpador de la personalidad genovesa, sino que, por el contrario, convertido ya en Cristófores Colombo, tuvo grandes recelos de que por el Cristo foro Colombo Canajosa, genovés, hijo de Domingo y de Susana Fontanarrosa, le fueran usurpados a su muerte los derechos y honores que le correspondían en virtud de las capitulaciones realizadas por los Reyes Católicos, punto este último relacionado íntimamente con el célebre pleito del mayorazgo. ¿F u é el Colom español pariente y compañero del corsario Casenove Coullon, almirante del Rey de Francia, y será esto debido cuando dice no soy yo el primer almirante de mi familia puesto que Casenove obtuvo aquel cargo cuando la M a r i n a pirata en Francia estaba agregada a la M a r i n a de guerra? ¿E s la causa de variar su nombre para no aparecer como corsario? ¿Estuvo al servicio de Renato de A n j o u en unión de los rebeldes catalanes a favor de aquél y del condestable D Pedro de Portugal contra el Rey de A r a g ó n don Juan I I? E l documento objeto del anterior estudio no es un testimonio que determina de un modo definitivo y concreto que Mallorca sea la patria de Cristóbal Colón; sin embargo, marca un nuevo derrotero en las investigaciones colombinas, que ya pueden circunscribirse al territorio balear, que formó parte en pasados siglos de la Corona de A r a gión. y, por tanto, estrechamente unido- a C a taluña. MANUEL RUBIO BORRAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla