Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 9 D E S E P T I E M B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 2 1 la boca con bastante ruido. Esto puede llegar a procurarle cierta popularidad. Es un camino trillado. Pero cabe esperar mucho más- -amigue 10 se comparta su ideología- -1 de lo que puede brotar de un cerebro de un hombre tan asombrosamente culto como don Pedro Sáinz Rodríguez. Puesto a dar gritos el uno, y a formular ideas el otro, habrá algo en el segundo que nos será más útil. Es una trivial vanidad, sólo posible en estos primeros meses de réginien nuevo, creer que vale más el que más veces y más clamorosamente vitorea a la República, o le dedica piropos histéricos. L a República no es m á s que una palabra, a la que hay que rellenar trabajosamente de contenido. Y en eso se está. Los diputados pulmonares quieren rellenarla de viento. Frente a los cuarenta señores que han permanecido en el hemiciclo, Sáinz Rodríguez comenta el proyecto de Constitución. Pero todos esperamos, en vano, que dé una réplica adecuada a la actitud de sus adversarios, que apunte también con su dedo a los escaños de donde han huido hombres que colaboraron con la execrada Dictadura o que de ella recibieron sueldos o protección. Los guardias de Asalto adulados y temidos siguen siendo los amos del ruedo. -W. Fernández Flores. -Sobre este asunto- -añadió- -me atengo a lo que dije hace algunos días en presencia y en ausencia del Sr. Lerroux. telegrama circular, dirigido por el general Bereng- uer a los capitanes generales, el día 13 de abril. -Y o afirmo- -agregó el conde de Romanones- -que el Consejo de ministros no tuvo cqnocimiento. de ese telegrama. A l menos, por lo que a mí toca. Cuanto ocurrió en la tarde del 13 de abril, y en todo el día 14, se hubiera ahorrado de haber conocido nosotros la existencia de ese despacho, sobre todo, por quienes sostenían la tesis de resistir. Corno notara D Melquíades Alvarez que el conde de Romanones tenía cierta dificultaud para escuchar, y se auxiliaba con l a mano para recoger las palabras de sus i n terlocutores, le p r e g u n t ó ¿Está usted sordo, conde? -Sí. Y a apenas oigo lo que me conviene. Los acuerdos de la reunión de jefes de minoría Los jefes de minoría, reunidos bajo la presidencia del Sr. Besteiro, tomaron los siguientes acuerdos: Primero. Designación de los señores Sánchez Román (si acepta) Cantos (don Vicente) y Martínez (D. Lucio) como representantes de la Cámara en la Comisión A g r a r i a Central, creada por reciente decreto. Segundo. Que las sesiones de Cortes comiencen desde pasado mañana a las cuatro de la tarde y, posiblemente, que se celebre sesión matutina algún jueves, para interpelaciones, ruegos y preguntas; ese día se dedicará toda la sesión de la tarde al proyecto de Constitución. Las actas de L u g o Mañana se da vista pública a los interesados en el expediente cíe las actas de Lugo. L a ponencia irá a la Mesa en la próxima semana. Según nuestras impresiones, propondrá la aprobación de las actas, pues la taclla en el expediente no tiene consistencia, ya que dichas actas fueron depositadas al mismo tiempo en una sola estafeta tres días después del plazo y sin certificar. Interesantes manifestaciones del señor Besteiro. E l presidente explica cómo se activará el trabajo parlamentario A última hora de la noche, el Sr. Besteiro recibió en su despacho a los periodistas que hacen información en 1 a Cámara, y les hizo las siguientes manifestaciones Mañana, miércoles, tenemos la intervención de D Melquíades Alvarez, último orador en el debate de la totalidad de la Constitución, y el discurso- resumen del. presidente de la Comisión, Sr. Jiménez Asúa. Creo que podremos entrar también en la iniciación del examen del preámbulo. Tengo que advertir- -agregó- -que la conversación que el otro día sostuve con don Ángel Ossorio y Gallardo me sugirió la idea de habilitar una mañana cada semana para ruegos, preguntas e interpelaciones, y dedicar ese día la tarde entera al proyecto de Constitución. Acogí con satisfacción la propuesta, porque a mí me preocupa mucho aligerar todo lo posible el trabajo parlamentario y por eso, la llevé en la tarde de hoy a una reunión con todos los jefes de minorías. Coincidió en la reunión el señor Alcalá Z a mora, quien expuso los deseos del Gobierno de que la discusión constitucional se abrevie. E n su virtud hemos acordado en primer término que desde el jueves las sesiones comiencen a las cuatro de la tarde y que se prorroguen hasta que se termine la labor del día. Como ustedes comprenderán, los calores lo han permitido, y es posible comenzar a dicha hora sin fatiga para nadie. E n segundo lugar, hemos tomado en principio, el acuerdo de suprimir, en todo lo que sea posible, la discusión de totalidad en los títulos Mañana me volveré a reunir con los jefes de minorías y espero que no haya debate en la totalidad del preámbulo, aunque sí en los títulos primero, segundo y cuarto, y xiuizá algún otro, ya que no será posible evitarlo. Ahora bien, en los artículos sólo se hablará para discutir las enmiendas. Desde luego, espera también que habiliten algunas mañanas para descongestionar el trabajo en las sesiones de interpelaciones y ruegos. E l presidente de la Cámara se refirió después al discurso pronunciado a última hora por el Sr. Sánchez Albornoz, y dijo que aunque no pudo oirlo íntegramente, porque acudieron varios diputados a hablarle, apreció observaciones y juicios atinadísimos que conviene subrayar, porque el orador había entrado de lleno en la entraña del problema constitucional. Dijo también el Sr. Besteiro que hoy seguirá la interpelación sobre la Confederación Hidrográfica del Ebro, y hablará don Amos Sabrás. r Fuera de sesión E l presidente de la Cámara y los jefes de minorías se reúnen para adoptar un plan de intensificación del trabajo parlamentario. M a n i festaciones del señor Alcalá Z a mora Madrid 8, 10 noche. A las cuatro de la tarde se reunieron con el Sr. Besteiro, en el despacho de éste, los jefes de las distintas minorías para examinar la posibilidad de un plan que permita avanzar en el examen del proyecto de Constitución. Tan pronto como llegó a la Cámara el jefe del- Gobierno se trasladó al despacho del Sr. Besteiro, y luego de saludar a los jefes de minorías allí reunidos habló a solas con el presidente de la Cámara. A l a salida hizo a los periodistas las siguientes manifestaciones: -H e expresado al Sr. Besteiro el deseo del- Gobierno y el mío vehementísimo de avanzar en el examen del proyecto de Constitución cuanto se pueda, es decir, que queremos intensificar la labor todo lo posible, porque es conveniente para todos. Y o he dado ejemplo, porque en la discusión de la totalidad no he intervenido, y seguiré en la misma actitud, y eso que h ay un artículo muy interesante, para mí excepcional, que es el de la autonomía de los M u n i cipios, que aspiro a modificarlo, reforzando esta autonomía, y tengo, no obstante, el propósito de intervenir sólo diez minutos, si llego a hacerlo. L e preguntaron los informadores si en la reunión de jefes de minorías se había aconsejado en definitiva el plan a seguir, y contestó que, por lo pronto, se adelantaría la hora de comienzo de las sesiones, ya que empieza el otoño y es posible acudir más temprano al Congreso. Interesante diálogo del conde de Romanones y d o n Melquíades Alvarez H o y llegó a la Cámara él conde de R o manones que, como se sabe, ha pasado una larga temporada en San Sebastián. Inmediatamente fué rodeado por diputados y periodistas, y habló con D Melquíades Alvarez, a quien preguntó si pensaba intervenir en el debate. constitucional. E l jefe demócrata le contestó afirmativamente, y entonces el ex presidente del Consejo afirmó que, por ahora, no hablará en la Cámara, salvo que no. tuviera más remedio, por directas alusiones o por otras circunstancias. -Y o me reservo- -dijo- -para el momento en que venga a la Cámara, en toda su i n tegridad, el asunto de las responsabilidades. ¿Piensa usted defender al ex Rey? -le preguntaron. -Y o no. digo nada. Pero nadie, con más títulos que yo ¡para esa defensa. Y si llega el caso la h a r é con todo el calor y el entusiasmo de que me siento capaz todavía. E l Sr. Salazar Alonso, que le oía, dijo que él estaba decidido a votar en contra de cualquier fallo que no estuviera precedido de una defensa. Este criterio jurídico lo aplicaría, incluso al proceso del Rey, y si no encontraba éste defensa, él no tendría inconveniente en asumirla, porque cree que, sin defensa, no se puede sentenciar. Volvieron a hablar luego el conde de R o manones y D Melquíades Alvarez de la lentitud del debate constitucional, y el conde de Romanones hizo una observación de mucho interés. político, y fué la de que no vale la pena de que se aligere y se termine, porque todavía no hay nada preparado para la sustitución del actual Gobierno. -S i esto es así- -agregó- ¿p a r a qué hemos de precipitar la aprobación del proyecto? Aludió el conde de Romanones al artículo publicado en A B C de contestación y comentario al de D Federico Santander, sobre los últimos momentos de la Monarquía. E n el grupo que formaban diputados y periodistas, se oyeron frases de elogio para dicho artículo, y entonces el conde hizo constar que le pareció obligado salir al paso, del grave asunto planteado con la noticia del Dimisión del subsecretario de E s tado, que el señor Alcalá Zamora no admite Los periodistas preguntaron al señor Alcalá Zamora si era cierta la noticia de la dimisión del subsecretario de Estado, señor Agramoute. L a confirmó, pero dio a entender que no había sido admitida.