Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 18 D E S E P T I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 33. INFORMACIONES Y NOTICIAS DEL EXTRANJERO A B C en París, Berlín y C i u d a d del Vaticano. H a sido aplazada, por un mes, la visita de M u s s o l i n i a S u Santidad. D o n A l f o n s o de Borbón, en G e n o v a N o habrá represalias p o r la agitación de la M a rina inglesa. Otras informaciones. ABC EN PARÍS po llamado E l Comité de los 22 entiende que la organización debe ser reforzada para que pueda albergar en el seno de ella á las tendencias más extremistas del obrerismo. E n un momento dado, unos delegados de la C. G. T U solicitaron del Congreso que admitiera en sus sesiones a una representación de aquélla, con objeto de que reseñaran los puntos de vista de la organización sobre la unidad. L a proposición fué rechazada; pero la discusión entre Jouhaux y Dumoulin, antiguo secretario suyo, y los restantes de los 22, continúan jalonando ásperamente los trabajos de la Asamblea. Tripón y hercúleo, dialéctico hábil, francés hasta en la típica perilla, Jouhaux desborda ese optimismo que ciertos seres deben mitad a la naturaleza, mitad a la natural bondad o inferioridad de sus semejantes. Se le llama el general y se le atribuye en la Confederación la misma decisiva autoridad de que goza o gozaba en España el Sr. Largo Caballero. Su actuación en Ginebra (Sociedad de Naciones y Oficina Internacional del Trabajo) ha sido duramente censurada, aun hasta por exceso de reformismo, de funcionamiento; en una palahra, por excesiva adaptación a los medios que los Estados capitalistas han sabido crear a orillas del lago Leman. L a presencia de la C. G. T ha concluído. Dumoulin es, sin duda, necesario en la Oficina Internacional del Trabajo. L o que criticamos es el método en virtud del cual se nombran los delegados. L a política de presencia no puede continuar sin antes someter a la C. G. T las cuestiones que hayan de tratarse y sin que aquella se reserve el control permanente de la clase obrera, sobre el modo de defender sus i n tereses. Porque si de una manera hay que censurar a Jouhaux por no haber renunciado a su mandato en Ginebra al mismo tiempo que lo hizo el Sr. Paul Boncour, la labor de la Oficina del Trabajo en lo que se refiere al paro no responde n i al mandato n i a las necesidades del proletariado internacional. E l Congreso continúa. -Daranas. V e l o c i d a d y seguridad en la aviación y el señor C i e r v a E l C o n greso de los Sindicatos M o d e rados París 17, 10 mañana. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. L a prueba reciente de la copa Schneider ha constituído un alarde de velocidad casi sin precedentes. E l domingo, en Calshot, los hidroaviones ingleses desarrollaron velocidades i n terplanetarias; hay que creer que la proeza, que había sido superada durante los ensayos, pues en éstos los mismos aparatos desarrollaron 658 kilómetros a la ida y 692 al regreso, se entiende a la hora, abre a la aviación una era nueva; hay quien, más escéptico, reduce las consecuencias inmediatas de la hazaña con el empadronamiento en el censo aeronáutico de una nueva familia de motores. E n realidad, la velocidad está sacrificando el siglo x x todo. P o r que en este sentido, en el sentido de que a un mínimum de recorrido corresponde un mínimum. de tiempo, con postergación de elementos de seguridad. Las condiciones de este progreso cu proporción efectiva son más leves que las de velocidad; las de velocidad y seguridad son ajiora lo que, respectivamente, son cirugía y medicina al enfermo. N o importa mucho llegar más o menos pronto si no se tiene la seguridad, o al menos teórica, de llegar. E s halagüeño, para nosotros los españoles que en torno a las discusiones que la última prueba de la copa Schneider han levantado suene con insistencia el nombre de nuestro compatriota Cierva como el único técnico que logró reducir y unificar indisolublemente las eficacias del desplazamiento y la garantía de la estabilidad. Oigamos, por ejemplo, al constructor M L i v r e vicepresidente del A e r o Club de Francia y espectador de la prueba del domingo: L o s h i droaviones de la copa Schneider, como todos los similares, son monstruos que carecen de práctica; el estudio más urgente que se i m pone a los técnicos es el del aterrizaje. Y a la hora actual, según mi juicio, no existe nada fuera del procedimiento Cierva. E n Francia, así por sus cuadros parlamentarios como por los profesionales obreros que responden al título apolítico de Confederación General de Trabajadores, se organiza, al igual que sus correligionarios en Espana, la U G. T. a la mayor parte del proletariado francés. Sus hombres, dirigentes y representativos, tal el secretario Jouhaux, se encuentran estos días ante el siglo de la nefasta palabra. Celebra la C. G. T. su X X I Congreso en París; aunque la ponencia moral de la Confederación haya sido aprobada por enorme mayoría, laten eri el Congreso dos tendencias. L a que patrocinaba Jouhaux preconiza- la vuelta pura v l i m pie de ¡a Confederación General def T r a bajo Unitaria, y sus ideales de Moscú a su antiguo solar, y l que, vinculada en el grua de los Bancos de la Reserva Federal sobre la conveniencia de prolongar la moratoria y haya obtenido, de ellos y del ministro de Hacienda, M r Mellon, contestaciones afirmativas, no deseaba adelantar en su plan mientras en Europa continuara el caos po lílico, sobre todo el desacuerdo entre F r a n cia y Alemania, porque bajo tales condiciones la eventual prolongación de l a moratoria, perdía su valor. Mís ter Hoover aplazaría cualquier iniciativa hasta después de conocer la actitud del Congreso que podría resolver la nueva prolongación caso de pa- i recerle oportuna. Esta interpretación por el diario Germania refleja probablemente la opinión mantenida a este respecto por los círculos oficiales alemanes, que ante la opinión pública insisten en la necesidad de entenderse p r i mero con Francia antes de dar paso alguno en materia de reparaciones. Por tal motivo, parece muy posible que Curtius, a pesar de la fuerte oposición de que es objeto hasta entre su propio partido, el popular, conserve la cartera de Relaciones, aunque desligado de este partido, porque un cambio en la d i rección de Negocios Extranjeros perjudicaría actualmente a las negociaciones internacionales en que Curtras tiene buenas relaciones personales. -Alman. ABC EN LA CIUDAD DEL VATICANO Funerales del cardenal RagonesiJ Otras noticias Ciudad del Vaticano 17, 8 noche. (Crónica telegráfica. E n la Basílica de San Pedro y San Ambrosio se han celebrado los funerales del cardenal Ragonesi. E l féretro estaba colocado en medio de la iglesia, entre cien velas. Celebró misa el arzobispo Carlos Crcmonesi, y bendijo los restos el decano del Sacro Colegio, cardenal G r a nito di Belmente. Asistieron a la ceremonia los cardenales Bozziani, Erucwirth, Ehríe, L a u r i Pacelli y Rossi, y los componentes de la antecámara pontificia, representantes de la secretaría de Estado, miembros del Cuerpo Diplomático, etc. V i m o s al. encargado de Negocios español, Sr. Ocerín, así como a representantes de las Ordenes religiosas y de las Congregaciones romanas. E l Gobierno italiano estuvo representado por el subsecretario de justicia, Sr. M o r c l l i y el ministro de Negocios Extranjeros por el ministro plenipotenciario Sr. Sandicchi, director general del ministerio. Hubo también representantes del comandante del Cuerpo armado del prefecto de Roma y del directorio nacional del partido fascista. Después de los funerales, los restos del cardenal fueron trasladados a Verona, y enterrados en la capilla de la Archicofradía de San Carlos Amerogio. Se anuncian, aunque no oficialmente, dos beatificaciones, en la primera quincena de diciembre, que se celebrarán en la Basílica de, San Pedro. Las beatificaciones dícese que se celebrarán después del Consistorio, que tendrá l u gar en noviembre. Precediendo a los trabajos de sistematización de los fundamentos de la Basílica de San Pedro, se descubrieron los mármoles del pórtico que el arquitecto Sangallo había ideado construir detrás del ábside de l a Basílica. Cuando, en 1546, Miguel Ángel asumió la dirección de los trabajos, abandonó el proyecto del pórtico. H a llegado a la Ciudad del Vaticano una majestuosa estatua de la Sabiduría, que será colocada en el patio de Belvedere. L a estatua, de mármol de Carrara representa una mujer joven, con vestido amplio, y de aspecto sereno y grave. Se inauguró, con gran solemnidad, en l a ciudad de Rodas, el Congreso Eücarístico s ABC EN BERLÍN E l acuerdo francoalemán, condición previa de la prolongación de Ja moratoria H o o v e r Berl ín 17, S noche. (Crónica telegráfica. A y e r circularon varias versiones sobre una próxima nueva iniciativa de Hoover de prolongar la moratoria de las deudas de guerra y reparaciones de tres a cinco años. Los rumores estaban fundados en noticias mandadas de Washington por el corresponsal del Times, de Londres, que pasa por bien informado. Claro está que particularmente en Alemania se nutrían esperanzas algo exageradas con respecto a este particular. H o y el órgano católico Germania, que por vinculación estrecha con el canciller B r i i n i n g merece importancia, publica, en lugar destacado unos telegramas, procedentes de Washington, que dicen que, aunque Hoover haya consultado, efectivamente, a los directores
 // Cambio Nodo4-Sevilla