Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O ig D E S E P T I E M B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 30. reportado más beneficios a la Hacienda desde que yo desempeño la callera. E l P R E S I D E N T E Reconocerá el señor Blasco la tolerancia de la presidencia concediendo la mayor amplitud a este debate; pero ahora no es momento de rectificar. L o hará su señoría en la sesión próxima. O r d e n d e l día. U n a pensión para Ja hija d e l s e ñ o r N a k e n s E l Sr. C A S T R O V I D O defiende una proposición, pidiendo una pensión para la hija de D. José Nakens. Dice que éste, para los republicanos, representa lo mismo que un ministro, un presidente del Supremo o un capitán general. Pregunta si la Cámara podrá dejar desamparada a dicha señora. (Aplausos. Se toma en consideración y pasa a la Comisión correspondiente. El p r o y e c t o de Constitución E l Sr. C A S T E L A O que declara su representación galleguista, canta un himno al idioma gallego, hablado por todo el pueblo. Cree que de todos los problemas de la región, ninguno tan importante como el reconocimiento del idioma, por lo cual pide que sea declarado tan español como el castellano. Añade que los gallegos desean conocer el castellano perfectamente, pensando en la emigración, pero teniendo en cuenta que se debe aspirar a que cese de ser Galicia un vivero de emigrantes. Dice que hay una sola puerta para llegar al alma de Portugal, y de esa puerta Galicia tiene la llave, que es el idioma. Recuerda los tiempos de su infancia. H i j o de aldeanos, iba a l a escuela con un pedazo de pan de maíz por todo alimento. Entonces no conocía el castellano, y por eso siente por el gallego tan tierna evocación. Pide a la Cámara que no olvide el gallego en la redacción de la nueva Constitución. (Aplausos. E l Sr. C A S T R I L L O de la Comisión, dice que siente el más profundo respeto por estas lenguas regionales, que son expresión del alma popular. N o obstante, existe una realidad histórica, que es congruente con la declaración del artículo cuarto, que habla del idioma castellano, sin perjuicio del derecho que se concede a las lenguas regionales. Se retira la enmienda. Se lee otra del Sr. Unamuno, cuyo sentido es el siguiente: E l español será la lengua filial de la República. Todo ciudadano tiene el deber de conocerle y el derecho de hablarlo. Sin embargo, se declara cooficial e l idioma regional que hablen l a mayoría de sus habitantes. A nadie se le podrá imponer, sin embargo, el uso de una lengua regional. E l Sr. U N A M U N O defiende la enmienda y declara que no cree en la cooficialidad; pero, no obstante, propone el texto anterior. Cree que, a nadie, si no lo desea, se le debe imponer el. conocimiento de una lengua regional. U n diputado vasconavarro: ¿Y a los notarios? E i Sr. U N A M U N O sabe que esto toca la carne viva, pero estima indispensable herir sentimientos y sentimentalismos. Las regiones que parecen dormidas están tan despiertas como las otras. E n Italia hay multitud de dialectos, sin olvidar que se hablan idiomas como el albanés. E n Francia existe el bretón y el vasco. L a lengua es poesía. Los juristas son doctores de la letra inerte, y la Constitución, que es más que un Código, necesita el concurso de los líricos. E l vascuence no es la lengua de la mayoría de las Vascongadas, pues sólo lo habla tina cuarta parte. Hace años pronunció un discurso, en el que dijo que el vascuence estaba agonizando, y que no cabrá más que embalsamarlo y enterrarlo. Cree impío realizar trabajos para injertarle nueva vida. E l vascuence vino a parar en una cosa completamente tocada de castellano cuando quiso extenderse por el mundo. Recita en vasco los versos dei Guernikako, para darles su verdadera significación. Ante la interrupción de un diputado vasco explica el Sr. Unairmno una lección lingüistica, que llama poderosamente la atención por la cultura dei orador en materia vasca. Cree que así como se puede admitir la orden de Romero Robledo prohibiendo predicar en castellano, es absurdo que hoy se predique en vasco en pueblos que no conocen el vasco. De España fué Iñigo de Loyola, que siempre predicó en castellano. Recuerda una carta. que le escribió don Joaquín Costa, en la que le decía que era una lástima la desaparición del vasco, y a la que contestó diciendo que estaba bien, pero que por dar satisfacción a un grafólogo, no iba a fomentar la enfermedad. Se dice que; Castilla no conoce a la periferia. Y o digo que la periferia conoce mucho menos a Castilla, y que hay pocos espíritus tan comprensivos como el castellano. (Muy bien. A pesar de haber permanecido mucho tiempo en Portugal, no creo conoc er a Galicia ni a esta nación. Lee versos en gallego, de Curros Enríquez, y después, de memoria, recita largas tiradas de poesías del mismo autor. E x p l i c a que no se tratan bien los gallegos e n l a emigración por su propio deseo, pues sólo ambicionan ahorrar para gastar después alegremente lo ahorrado en su tierra, pues no- hay nada más ruidosamente alegre y rumboso que un aldeano gallego. (Risas. Se refiere a Asturias, y dice que es una de las regiones más vivas. T a l vez por eso no necesita defenderse. Luego recita en catalán trozos de M a ragall. Después dice que hablaba un español más vigoroso y fuerte que él P i y M a r gall. Se dirige a los diputados catalanistas y les dice que ellos mismos no hablan el catalán mejor que el castellano. (Rumores en los catalanistas. Habla de la renasensa, y asegura que luego hablará de este célebre renacimiento, que al principio se redujo al pada municipal. Dedica elogios a D Pompeyo Fabra. Habla del preceder de la Generalitat, que en este caso es particularilat, que en cierta ocasión envió un oficio en catalán a un cónsul español en Francia, y el cónsul, que era por cierto vasco, se lo devolvió. Se presentan obreros pidiendo trabajo y dicen que no saben el castellano; pero estos obreros mienten. (Estas palabras provocan protestas en los catalanistas. Algunos se sienten agraviados y dicen que ei orador les injuria. L a mayoría de la Cámara reclañía silencio. Se sigue con gran interés al orador. E l Sr. U N A M U N O cree que si una región intenta suicidarse hay que salvarla, aun poniendo en peligro la vida propia. Habla de Valencia, la patria del más grande poeta catalán, Ausias March, y recita una larga tirada de versos en valenciano. Estudia después la obra del sainetero Escalante y de otros autores valencianos. Habla de lo Rdt Penat y hace una serie de consideraciones, que- provocan tímidas protestas de los catalanes, particularmente al afirmar el espíritu de cabeza de ratón, que deduce después de un juego de palabras a base de lo Raí Penat. E n un párrafo poético dice que él, siendo de las montañas costeras de Vaseonáa, fino a Castilla a secar sus huesos, enseñando el castellano a los castellanos, dedicando largas vigilias a los idiomas regionales. Habla del español, no sólo del de América, sino del extremo Oriente, donde un hombre como Rizal pagó con su vida ante una guardia pretoriana de la dinastía de los Habsburgos el delito de haber sido el padre de su patria. (Aplausos. Afirma que el español es un idioma de integración, que tiene aportaciones leonesas y aragonesas, y que continuamente estamos haciendo todos. Y o creo que España, en estos días de renacimiento, no es una nación, sino una renación. Cree que la última manera de renacer es morirse, esto es, fundirse en otro. Termina diciendo que ambiciona el porvenir de un español rico, formado con la aportación de dantos lenguas españolas como las que hoy arrastran tan pobre y triste vida. (Aplausos de toda la Cámara, excepto de las minorías regionales. E l Sr. X I R A O de la Comisión, contesta brevemente. E i Sr. L E I Z A O L A (vasco) también de la Comisión, dice que las Vascongadas no pueden continuar en la misma situación que el 18, en que sólo se empleaba el vasco para exigir los impuestos a los vecinos. Afirma que, a causa del aumento de población, el momento actual es aquel en que hay en las Vascongadas mayor número de personas que hablen la lengua del país. E l Sr. A L O M A R rectifica, y recoge la comparación hecha por el Sr. Unamuno de la lengua catalana con la espingarda de corto alcance, y dice que hay lenguas de extensión como el castellano e intensas como el catalán, que han producido grandes obras en el siglo x i x Protesta de que se trate del castellano como de una imposición. E l Sr. J I M É N E Z A S U A presidente de la Comisión, lee el texto del artículo, tal como queda aceptado por la Comisión, que es el mismo propuesto en la enmienda del Sr. Unamuno, pero subsistiendo la palabra castellano E n la tribuna pública: ¡español! E l P R E S I D E N T E explica cuál ha de ser el orden de la discusión. Con tal motivo intervienen varios diputados que se quejan de que no se puedan ya presentar enmiendas por falta de tiempo, siendo así que antes se discutía un texto y ahora otro. E l P R E S I D E N T E aconseja que no se pidan más turnos para la discusión, porque no se acabaría nunca la discusión del proyecto. E l Sr. O T E R O del grupo gallego, formula algunas observaciones en interés de los idiomas regionales. E l Sr. C A R N E R de. la minoría catalana, se refiere al párrafo aceptado por la Comisión, referente a la negativa para imponer el uso del idioma regional. -Cree que con este artículo se cierra completamente el paso a las necesidades de la región, pues si no se puede obligar a los notarios, a los jueces y a los funcionarios todos el uso del catalán, la situación retrocede con relación a la actual. E l Sr. R O D R Í G U E Z cree que el Sr. Carner está equivocado, puesto que se admite la cooficialidad con la lengua de la mayoría de los regionales. N o se trata, pues, de evitar aquella imposición a los funcionarios, sino a los ciudadanos en general. L o que la Comisión quiere es que el Estatuto no impongan el uso del catalán a los que no sep. n o no quieran usarle. Se trata de derechos ciudadanos, y los funcionarios quedan en otro régimen. Ejemplo: a un testigo no se le puede imponer que preste su de- h- -rnnrTr- r- -n- nr rrrt! -T- ¡rr rnr IT IT n T
 // Cambio Nodo4-Sevilla