Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un. grupo de ciegos malagueños que, en vez de pedir limosna, del Instituto para Ciegos que dirige se ganan su vida el doctor Mérida trabajando, Nicolich. bajo la protección cutir las 25 ponencias oficiales, aparte de las actuaciones desarrolladas en las 13 tablas redondas de discusión informal en que no ha habido cuestión trascendental pasada, presente o futura en relación con los ciegos que no haya sido tratada. ¡Trabajaron ustedes con una intensidad extraordinaria! -E n realidad, ha sido una gran prueba de resistencia. Imagínese usted que cada uno de nosotros era un observador que fijaba su atención durante trece horas diarias, atendiendo discusiones en idiomas distintos del materno, sometidos al régimen de agua helada y a la comida standard de 3.000 calorías, compuesta por un poco de mantequilla, copa de frutas heladas, vegetales y un helado. Visitamos después las grandes instituciones para ciegos de Nueva Y o r k F i l a delfia, Boston, etc. ¿E s t u v o usted encargado de alguna ponencia? -S í naturalmente. M e fué encomendado el estudio de L a s causas y profilaxis de la ceguera ¿Asistieron delegados de las Repúblicas americanas de habla española? -S í y se tomaron acuerdos de suma i m portancia. Tenga usted en cuenta que pasan de 100.000 los ciegos de habla española. Acordamos constituir la Federación Hispanoamericana de Ciegos, a base de las Federaciones e Instituciones nacionales ya existentes o que se formen en los países de habla castellana. P a r a llevar a cabo este acuerdo se nombró una Comisión, formada por los Sres. Pardo Ortina, de Bogotá (Colombia) Escobar y Fajardo, de Santiago de Chile; y por mí, como delegado de España, aun cuando me reduciré a colaborar con el Sr. E z querra, de Barcelona, presidente de la Federación de Ciegos Españoles, que ya tenía iniciado este trabajo. Acordamos también unificar la estenografía Braille española, para la que se nombró a los Sres. Julián Baquero, de la A r g e n t i n a Alejandro Meza, anhelos y nos ha prometido prestar una ayude Méjico; Luis Sepúlveda Cuadra, de C h i- da que nunca agradeceremos bastante. Con le, y por mí. su protección, como presidente nato del P a jtronato Nacional de Protección de Ciegos, del que yo soy vocal, ha aprobado resueltaL o que se debe y puede hacer en mente mi propuesta de celebrar en el otoño próximo en M a d r i d la primera Asamblea España de la Federación Nacional de Ciegos E s- ¿Q u é cree usted que se puede hacer, en pañoles, a base de delegados provinciales y de representantes de Instituciones de cieEspaña con respecto a los ciegos? -T o d o porque todo está por hacer. E s gos, acordándose, a propuesta de D Miguel urgentísimo encauzar este grave problema Maura, que el Patronato costee los gastos social con arreglo a las modernas orienta- de dicha Asamblea, que ofrecerá al Gobierciones de capacitación de los ciegos por la no el conocimiento, de las necesidades más cultura y por el trabajo, con la necesaria perentorias de los ciegos de nuestro país ayuda social. E s absolutamente imprescindi- para que se legisle una organización nacioble el llegar a convertir a los ciegos espa- nal con arreglo a las nuevas enseñanzas, ñoles en un valor social económico apre- base fundamental, sin la cual jamás podrá ciable y digno. P a r a un país civilizado debe ser resuelto este grave problema español. constituir la mayor afrenta el ver, como E l doctor Mérida nos da después una maOcurre en Madrid, a infinitos ciegos de toda gistral lección respecto del problema de la España pidiendo limosna, hundida toda su ceguera. E s axioma de este culto director moral, hipotecando los sentimientos primi- del Instituto Municipal de Ciegos, de Málativos de la sociedad, en vez de crear talle- ga, que en los asuntos de los ciegos, los res y organizar su asistencia social, de ciegos son los videntes y por ello aspira crear escuelas para ciegos que respondan a a defender los intereses de muchos ciegos las condiciones psicofísicas que les son pe- españoles, a quienes quisiera redimir del. culiares, llenas de dinamismo, y no la r u- ambiente de misericordia y de pobreza en tina de absurda pasividad imperante en las que hasta ahora vivieron. E l doctor Mérida actuales escuelas, que más bien sirven para no quiere que la ceguera sea considerada ahogar toda personalidad y todo residuo conio una calamidad, sino como una desmoral que para preparar al ciego para la ventaja sensorial. L o s ciegos- -nos d i c e- -vida de trabajo, que es lo único que los dig- pueden ganar su vida como. los videntes, si nifica y salva de la miseria en que viven. se les enseña. ¿H a y constituida alguna Agrupación es- Y termina con estas frases, que transcribimos íntegramente: A los espíritus, selecpañola de defensa del ciego? -Luchando por la conquista de estos idea- tos, hombres de ciencia, escritores, a los esles mínimos, unos cuantos ciegos hemos for- pañoles de buena voluntad, celosos del presmado en España una Federación Nacional, tigio patrio: a todos, en fin, pido su colaboque ya cuenta con 2.000 asociados y con 30 ración entusiasta para mejorar la tristísima instituciones para ciegos que se han adhe- situación del ciego español, víctima de su desgracia, de la sociedad y de nuestro abanrido. dono, y así poder librarle de su dependen- Y no tienen ustedes apoyo oficial? -P o r primera vez en España, un miftis- cia, de su aislamiento v de su infortunio tro, el Sr. Maura, ha dado calor a nuestros DOCTOR F E R N Á N P É R E Z 1