Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 29 D E S E P T I E M B R E D E 1031. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 19. E L SEÑOR L A R G O C A B A L L E R O HABLA D E LA POSICIÓN D E LA MINORÍA S O C I A L I S T A ANTE LA ACTITUD D E LOS P A R L A M E N T A RÍOS C A T A L A N E S Madrid 28, 8 noche. A l recibir a medio día el Sr. Largo Caballero a los periodistas les hizo las siguientes manifestaciones: -Habrán visto ustedes que la ofensiva contra la minoría socialista continúa. H e leído uñas manifestaciones del Sr. H u r t a do, que tengo que calificar de inexactas, cuando dice que nosotros somos enemigos de las aspiraciones autonómicas de Cataluña. E l Sr. Maciá. por otra parte, ha dicho en Barcelona que agradecía a todas las minorías, aun a las más reaccionarias, su actitud favorable a Cataluña, excepto a la socialista. Creo que esto es un error, porquero contrario sería envenenar la cuestión. N i la m i noría socialista se opone a los propósitos autonomistas de Cataluña, ni ello está en su ideología n i en su programa; pero en algunos puntos, necesariamente, hay que discrepar y es preciso discutirlos. Á 1 grupo parlamentario, sociaHstano se le puede acusar de intransigente; precisamente después de haber logrado dos o tres votaciones favorables ha accedido a toda la avenencia, cosa que, seguramente, no hubieran hecho los catalanes. Insisto en que los socialistas no se oponen a los deseos de éstos, aun teniendo medios sobrados para oponerse y aun para lograr sus deseos. A aún he de decir más; la reunión de los representantes de todas las minorías con los Sres. Alcalá Zamora, Besteiro y Jiménez Asúa para lograr una fórmula de concordia ante el pleito político que planteaba la enmienda del presidente del Consejo, se hizo por iniciativa mía. V i el ambiente de la Cámara con todas las minorías divididas ante tan interesante cuestión y previendo que cualquiera hubiese sido el resultado de la votación, las consecuencias habrían sido peligrosas, hablé con el Sr. Alcalá Zamora, señalándole que, si se aprobaba la enmienda, el resultado sería catastrófico e igualmente catastrófico si se rechazaba, dado el ambiente pasional del Parlamento. E l jefe del Gobierno me dijo que, por su parte, no había el menor inconveniente en buscar esa transacción, porque él no hacía del asunto cuestión de amor propio, n i personal, y que lo dejaba a juicio de los representantes catalanes. Hablé con el Sr. Besteiro, quien dijo que estaba, como siempre, a disposición de los diputados para lograr fórmulas de armonía. Asúa se puso al habla con los catalanes. Y o que había intervenido para lograr la concordia, no iba a oponerme a las aspiraciones catalanas. Y fuimos a la reunión y procuramos la concordia y tan sólo dijimos los socialistas que creíamos fundamentales la presentación de dos enmiendas. M e extraña mucho que el Sr. Hurtado, que dicen que es un hombre ecuánime, haya hecho esas manifestaciones que ha recogido la Prensa. -Creo que está muy mal informadp, porque de 40 a 50 enmiendas que se han presentado a la fórmula del Sr. Alcalá Z a mora, tan sólo dos pertenecen al grupo socialista. Tengo que reiterar que lo que no podemos es aceptar todo a ojos cerrados, especialmente en aquello que es materia social. Siento que el Sr. Hurtado haya hecho manifestaciones, porque la minoría socialis- EU NUEVO MAPA D E ESPAÑA- HircÓ V A Q U E D A R MAS Q U E L A M A N C H A S. ta está dando muestras de una conducta flexible. Cuando se presentó la cuestión de las responsabilidades, nuestro grupo, á pesar de discrepar en algún punto, cedió. Una. vez aprobada la enmienda referente a la República de trabajadores, ante la oposición que despertó, cedió también, a pesar de estar votada, y lo mismo hizo con la enmienda que yo defendí, por lo cual no creo que haya razón para esas afirmaciones. Después, el ministro de Trabajo se refirió a la enmienda por él defendida, diciendo que ha leído en la Prensa su redacción, que, sin duda, por no haberle oído bien, no refleja exactamente cómo ha quedado el dictamen. Como ustedes recordarán- -siguió diciendo- -después de votada la enmienda los catalanes estimaron que sólo. implicaba la toma en consideración y deseaban discutirla para después votar el artículo. E l Sr. Saborit dijo que la minoría socialista no tenía inconveniente en acceder a la discusión y el presidehe de la Cámara lo autorizó como un caso excepcional, ya que no existe el precedente. Y a estas transigencias nuestras, los catalanes dicen que somos enemigos de sus aspiraciones. Los catalanes propusieron a mi enmienda una fórmula y yo les dije que la enmienda no era mía, sino del partido socialista y que si éste accedía a modificar lo aprobado, por mí no habría inconveniente. Como a mí me daba lo mismo que fuera adaptada al artículo 14 o al 15, y como me indicaron que la situación de la minoría catalana era tan difícil que si se aprobaba la enmienda en el artículo 15 no podrían volver, a Barcelona, accedí, y por ello insisto en que me extraña que nos achaquen una actitud que no existe. Ahora, que no vamos a acceder en todo. L a enmienda aprobada determina que la ejecución de las leyes sociales será inspeccionada por el Gobierno de la República para el cumplimiento de las mismas y de, los tra- tados internacionales, que afectan a la materia. ACTOS D E PROPAGA DA E L E C T O R A L L o s radicales- socialistas r e v o l u cionarios de S e v i l l a E n el cine Porvenir celebraron el domingo por la mañana un mitin de propaganda de la candidatura de D José Antonio B a l bpntín, los elemento. s del partido radicalsocialista revolucionario. Presidió el acto, que se vio muy concurrido, el ex capitán D Carlos Cuerda, secretario político de la Agrupación Socialista Independiente. E l ex capitán Cuerda elogió la labor parlamentaria de Rodrigo Soriano, fustigó dura- mente al Gobierno y terminó recomendando la candidatura del Sr. Balbontín. A continuación, el capitán retirado D. A n tonio Luque Romero propuso, entre otras cosas, que los elementos revolucionarios recibieran hostilmente a los ministros señores Maura y D Olwer cuando realicen su anunciado viaje a esta ciudad. E l diputado D Rodrigo Soriano dijo que él en su labor en las Cortes se había l i m i tado a cumplir con su deber. Rechazó los ataques de los aristócratas sevillanos, a quienes llamó holgazanes de escaparate Afirmó que el. juez especial que vino a entender en los sucesos dé la plaza de E s paña se limitó a confeccionar un pastel, y que el juez anterior que intervino en el sumario se había distinguido por sus fervores monárquicos. Expuso su confianza en el nuevo juez especial nombrado, y a este tenor dijo que no quisiera encontrarse en el pellejo de. los guardias cívicos n i n l de los que intervinieron en los sucesos de la plaza de paña. Manifestó que el general Sanjurjo delj. a ser detenido y- procesado, como h han sido los demás generales del Directorio. Leyó una carta del leader del andalucismos e e