Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 29 D E S E P T I E M B R E D E Í 93 Í. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 36. g i o ganado el día antes. Sus notables a c i e r tos con l a capa, fueron cosas aisladas que no l l e g a r o n a p l a s m a r en las series brillantísimas del día a n t e r i o r Igualmente, fué desh i l v a n a d a aunque m u y valiente, l a faena de m u l e t a que practicó en el tercero, el cuai, después de dos medias estocadas s i n estrecharse, descabelló a l cuarto golpe. E n él sexto, que n i doblaba, n i podía sostenerse en pie, lo trasteó por l a c a r a- -n o cabía o t r a c o s a- y a l a b r i g o de las tablas, como el b i c h o e x i g í a C o n h a b i l i d a d al meter el brazo, l o quitó de enmedio mediante u n a estocada en su sitio. D o m i n g o fué o v a cionado esta vez y sacado en hombros. B u e n o en c o n j u n t o e l ganado del m a r qués de V i l l a m a r t a N o grandes los toros, pero gordos y b i e n presentados. A todos les pegaron de f i r m e los v a r i l a r g u e r o s a pesar de lo cual e n t r a r o n a los caballos con v a l e n tía. E l p r i m e r o y el último, los menos p r o picios a l l u c i m i e n t o L o s d e m á s- -a u n q u e e l tercero y el cuarto se a p l o m a r o n a l g o- e n el último t e r c i o- -f u e r o n sumamente fáciles par a el torero. C a m e r o I I B a r r e r a y, en u n p u y a z o el C h i m o sobresalieron entre los picadores. L o s banderilleros t u v i e r o n u n a m a l a tarde. Juan M. Vázquez. u n t o r e r o valiente, pero que necesita a p r e n der m u c h o p a r a acompañar c o n l a necesar i a eficacia l a b r a v u r a que posee. A l e n t r a r a su quite en. el segundo toro de l a j o r n a da fué prendido p o r u n muslo, llevándole las asistencias a l a enfermería, de donde salió al poco rato como consecuencia l ó g i c a del v a l o r que tiene el b a t u r r o L a n c e ó valientemente a su p r i m e r enemigo y t a m bién, fué v a l e n t o n a l a faena de m u l e t a que instrumentó, rematándola de u n p i n c h a z o en lo alto y u n es. toconazo c o n t r a r i o que se premió con ovación y salida a los medios. E n el cuarto t o r o y a cambió el cantar, pues J a r d i n e r i t o s i n h u i r del b i c h o n o searrimó con el coraje de otras veces. C o n la muleta tiró sólo a aliñar y tras u n p i n chazo dejó u n a estocada baja. E n el que cerró p l a z a se ajustó mucho manejando el capote, y al entrar a l p r i m e r quite se ciñó tanto que fué prendido y der r i b a d o teniendo que t o r n a r a l a enfermería, a l parecer con u n a c o r n a d a en u n a p i e r na y l i g e r a conmoción. T o t a l que l a n o v i l l a d a duró dos h o r a s y que l a parte de afición que dejó de c o n c u r r i r a l a p l a z a fué l a que más talento d e m o s t r ó -E P. D u r a n t e l a l i d i a del p r i m e r n o v i l l o i n g r e s ó en l a enfermería el espada A n t o n i o L ó p e z Reyes, siendo asistido de u n a h e r i da e n l a cara posterior, t e r c i o s u p e r i o r del muslo i z q u i e r d o que interesa piel, aponeurosis y músculos flexores del muslo, l l e gando a l a región glútea. Pronóstico g r a v e D u r a n t e l a l i d i a del tercer n o v i l l o i n g r e só en esta enfermería el p i c a d o r José D í a z Martín, de cuarenta y ocho años. F u é asistido de u n a h e r i d a contusa en l a región m a lar i z q u i e r d a de pronóstico reservado. D u r a n t e l a l i d i a del segundo n o v i l l o i n gresó en l a enfermería el diestro Á n g e l de l a H o z M a r t í n (J a r d i n e r i t o) siendo asistido de erosión en l a región lateral i z q u i e r d a del cuello y contusión en l a p i e r n a derecha, de pronóstico leve, salvo accidente. V o l v i ó a i n g r e s a r durante l a l i d i a del sexto n o v i l l o y fué asistido de contusiones en diferentes partes del cuerpo y conmoción cerebral y v i s c e r a l de pronóstico reservado. EN BARCELONA C i n c o toros de A n g o s o y uno de Anastasio Fernández, para P e drucho, Palmeño y Carnicerito de Méjico B a r c e l o n a 28, 10 mañana. P l a z a M o n u mental. L a entrada, regular, y l a tarde, n u blada. P r i m e r o P e d r u c h o se e s t i r a en unas verónicas artísticas. (Ovación. L u e g o se adorna en un quite, y P a l m e ñ o y C a r n i c e rito se lucen en los suyos. P e d r u c h o e m p i e z a l a faena con u n pase por alto m u y bueno y luego t i r a del toro, que está quedadísimo, con unos pases d o m i nadores y valientes, que le v a l e n palmas. H a y después algunos muletazos y luego u n a estocada superior. Descabella a l a segunda tentativa. (O v a c i ó n y salida a l tercio. Segundo. P a l m e ñ o l o fija con unos ceñidísimos lances artísticos. (O v a c i ó n Después de u n quite l a r g a tres verónicas espeluznantes. (Ovación. C a r n i c e r i t o l a r g a unos lances temerarios y P e d r u c h o se luce en los suyos. E l toro toma tres v a r a s y como t a r d a en entrar a l a cuarta, lo condenan a fuego, entre l a protesta de buena parte del público. P a l m e ñ o c o m i e n z a con unos ayudados p o r bajo, que l i g a con otros de pecho, fantásticos de valentía. (O v a c i ó n y música. C o n tinúa entre los pitones toreando con fino estilo de a r t i s t a y consigue hacer pasar a l bicho, suave, en unos ayudados superiores. E n t r a decidido y d e j a m e d i a estocada, que tumba. (O v a c i ó n o r e j a y vuelta al ruedo. T e r c e r o C a r n i c e r i t o de M é j i c o se estrecha en sus verónicas hasta lo imposible. (Ovación. Después torea por faroles y remata con m e d i a verónica. Palmeño, en su quite, l a r g a unos lances artísticos y anretados, que se j a l e a n A petición del público, C a r n i c e r i t o coge los palos y coloca tres pares, superiores el p r i m e r o y el último. Después hace u n a faena apretadísima, que comienza con unos parones artísticos, y c o n tinúa por asoldados, d e l a f i r m a y de pecho, excelentes. (O v a c i ó n y música. M á s faena adornada y valentísima y mata de m e d i a y una desprendida. (P a l m a s C u a r t o P e d r u c h o es volteado aparatosamente al intentar lancear a l bicho, r e s u l tando con el pantalón roto. E l toro es u n buey i n c i e r t o y bronco, que siembra el p á n i c o sólo se salva del n a u f r a g i o Carralafuente, que b a n d e r i l l e a y b r e g a m u y bien. P e d r u c h o trastea valiente y cerca al m a n so, que cada vez se pone más difícil. A l entrar a matar el diestro es d e r r i b a d o y p i soteado. E n t r a decidido dos veces más y por último, a g a r r a u n a estocada, que mata. Q u i n t o G r a n d o t c P a l m e ñ o a r m a un escándalo toreando superiormente a l a v e r ó nica. L u e g o q u i t a c o n unos lances, que asustan, por lo apretados. P a l m e ñ o hace después u n a faena m u y valiente, por alto, en el centro del ruedo. C i t a con l a i z q u i e r d a y el toro acude b r u s camente, no rematando el pase. P r o s i g u e después con pases, a r t i s t a y valentón, y a g a r r a u n a estocada magna. (O v a c i ó n o r e ja y vuelta al ruedo. Sexto. D e Anastasio Fernández. Es mansote, y como vuelve l a cara a los caballos se le condena a fuego. C a r n i c e r i t o de M é j i c o hace una faena valiente, l o g r a n d o i n s t r u m e n t a r m u y buenos pases p o r alto y de l a firma. L a faena se hace l a b o r i o s a y C a r n i c e r i t o entrando c o n coraje, coloca u n a estocada, que hace p o l v o al bicho. (O v a c i ó n oreja y vuelta a l ruedo. E l ganado de A n g o s o y el sustituto de A n a s t a s i o F e r n á n d e z mansos y s i n estilo. E l segundo fué el mejor. EN MADRID jardineritp quiere ser torero E n este lonto a g o n i z a r de l a temporada en que hasta el sol d i s m i n u y e de día en día sus a c a r i c i a d o r a s calorías, las E m p r e s a s se v e n y se desean p a r a o r g a n i z a r carteles que puedan interesar al público, conduciéndole a las g r a d e r í a s de los circos. Y es que en estos finales de l a s e s i ó n t a u r i n a el aficionado h a v i s t o y j u z g a d o cuanto dio de si l a actualidad, y eómo sabe de m e m o r i a los t r a n q u i l o s de todos los diestros, se muestra reacio a dejarse embaucar p o r a n u n c i o s de sorpresas, que n o l o son, p o r cuanto se conocen de antemano. L a prueba palpable de lo que consignado queda, l a dio, de m a n e r a b i e n c l a r a y terminante, l a n o v i l l a d a del d o m i n g o compuesta de seis reses portuguesas de N e t t o R e v e llo, que tienen f a m a de duras, graneles y poderosaSj p a r a t o r e r o s tan destacados en l a novillería, como L ó p e z R e y e s P a c o Céster y J a r d i n e r i t o siendo este último el más eficaz aliciente del p r o g r a m a y a que en su presentación d e j a r a m u y alto el pabellón de u n imponderable, y a pesar de esto y de que el día era verdaderamente p r i m a v e r a l la p l a z a n o se llenó n i m u c h o menos. L o s toros portugueses f u e r o n efectivamente, grandes, gordos, pero m a n s u r r o n e a r o n l o suyo y l l e g a r o n gazapeando p e l i g r o samente al último tercio. E l que cerró plaza tenía u n a c u e r n a imponente y cuenta que todos l o s l i d i a d o s m o s t r a b a n abundante leña en l a cabeza. E l p r i m e r espada, L ó p e z R e y e s no pudo l u c i r c o m o h a hecho en diversas ocasiones, el arte que posee, p o r cuanto se embarulló lanceando de capa a l peligroso n o v i llo que pisó l a a r e n a en p r i m e r término, v fué corneado y h e r i d o al i n i c i a r l a faena de muleta, teniendo que pasar a l a enfermería. P a c o Cester se vio seriamente expuesto a tener que despachar t o d a l a corrida, pero a! fin sólo h u b o de m a t a r c u a t r o n o v i l l o s- -e l p r i m e r o el segundo, el quinto y el s e x t o- cumpliendo su cometido con l a m a y o r v o luntad, aunque n o le acompañase el éxito de u n a m a n e r a d e c i s i v a n i muchos menos. Despenó el p r i m e r b i c h o de un p i n c h a z o y u n sablazo c a í d o el segundo de u n p i n c h a zo, sin soltar, y m e d i a estocada d e l a n t e r a el quinto de un p i n c h a z o y u n a estocada atravesada, y. el sexto de tres pinchazos y u n sablazo desorendido. P o r la muerte del segundo escuchó abundantes palmas, que i g r a d e c i ó el espada desde los medios. J a r d i n e r i t o continuó detnosswindp que es EN TETUAN Siguen Jas novilladas- tómbolas Continúan celebrándose en esta p l a z a las novilladas- tómbolas, a ¡as que c o n c u r r e n más que aficionados a l a fiesta n a c i o n a l los aficionados a. las tómbolas verbeneras. E n l a del d o m i n g o último, y como relleno de l a r i f a se l i d i a r o n seis n o v i l l o s de Llórente, que no t u v i e r o n malas intenciones y r e s u l t a r o n bastante manejables. Calderón de l a B a r c a dio alguno que otro lance, de m u c h o s a b o r verónicas afaroladas y gaoneras, que se a p l a u d i e r o n y clavó dos medios pares de b a n d e r i l l a s con l a muleta l o g r ó pases lucidos, y p o r el percance del segundo espada despachó tres b i chos, entrando siempre a h e r i r con buen est i l o de estoqueador; fué m u y aplaudido y sufrió u n revolcón, sacando l a n a r i z lesionada. José M a r í a Calderón, en su p r i m e r o h i z o adornada faena de m u l e t a recetandd u n a estocada. c o n t r a r i a que le valió la oreja. E n su segundo, al señalar u n p i n c h a z o salió empujado, cayendo ante l a c a r a del bicho, que le pisó en el cuello, pasando el muchacho, conmocionado, a l a enfermería. N i ñ o de T o m a r e s se adornó c o n l a capa y l a muleta, especialmente en su p r i m e r o a l que. le dio artísticos muletazos, que se aplaudieron. E n uno de los pases fué e m pitonado, s i n otras confecuencias que l a rotura del pantalón. C o n el estoque, si no m u y bien, por lo menos estuvo breve, D u r a n t e un descanso sé h i z o u n a colecta en f a v o r de l a m a d r e del i n f o r t u n a d o b a n derillero F r a n c i s c o L l o p i s C.
 // Cambio Nodo4-Sevilla