Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i. D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 15 E S T R E N O S E N MAD R D Esposa a medias U n a comedia de la F o x divertida y de buen gusto. E l golf, deporte predilecto en los Estados Unidos, es en realidad el personaje fundamental de la cinta. Se lia hablado mucho de las viudas de golf en Norteamérica. E n este film es ella la que recorre apasionadamente los links, y es él, por lo tatito, el viudo de golf E l l a n cambio, es una viuda de los negocios de petróleo y una viuda del carácter violent o de su esposo. E n el fondo, los dos se aman con entusiasmo y los dos son buenos y leales. U n a mutua demanda de divorcio crea entre ambos esa atmósfera especial tan buena conductora de las escenas sentimentales cuando el error que separa a una de estas parejas n i es grave n i es irreparable. Y en lugar del divorcio llega una segunda luna de miel, de cuya dulzura se ofrecen al público desde la pantalla buen número de pruebas envidiables. L a emoción de la película, bien mezclada con un humorismo sano y alegre, está a cargo de un caddy huérfano- -un niño- -que despierta en los jóvenes esposos un amor paternal de buen teatro. E l film está bien construido y tiene su poco de moral y bastante gracia. Elegante y digno de un público de gusto. Leyla Hyams, enamorada y deportiva, realiza una excelente labor frente a Edmund Lowe- -mestizo de Chévalier y de M e n j o u- que lleva a la valorización máxima el prestigio de los galanes de cuarenta años, llenos de experiencia, de corrección y de melancolía. M. CONGRESO AMERICANO HISPANOD E CINE- Dicha Comisión está compuesta por ios Sres. D -José L de Benito D A l b e r t o A r r o y o D Juan Pacheco Y andel y D Joaquín MiqueL MATOGRAFÍA E n la tarde del lunes se reunieron por vez primera los señores delegados oficiales al Congreso Hispanoamericano de Cinematografía, con objeto de tener un cambio de impresiones en relación con el mismo, al que prestan su más decidida cooperación y apoyo los Gobiernos de las Repúblicas hispanoamericanas. 1 ABC EN HOLLYWOOD El secreto, del éxito Cuando nos referimos a los productores norteamericanos en sus relaciones con l a filmación de las obras hispanas no siempre somos justos. Generalmente les acusamos de no querer entendernos, y, por consiguiente, de poco interesados en nuestro éxito. ¡Como si nuestro éxito no fuese también para ellos! ¿Que hasta ahora, salvo algunas muy contadas excepciones, todas las producciones cinefónicas en español fueron muy poco recomendables? L a culpa no debe achacarse a los productores exclusivamente. Nosotros mismos tuvimos gran parte dé aquélla, porque hicimos malas versiones, incoloros diálogos, y los intérpretes, en conjunto, dejaron siempre mucho que desear. T a l es la verdad desnuda. Claro que si hubiéramos querido hacer buenas versiones (esto es, a gusto nuestro) y vibrantes diálogos (en absoluta libertad l i teraria al escribirlos) no nos habría sido posible hacerlos, ix rque los productores se empeñaban en que respetásemos, casi literalmente, la obra norteamericana original. E n cuanto, por un caso excepcional, hubo un buen libro, un buen diálogo- y una buena interpretación, la película, nos pareció perfecta, como nos ocurrió últimamente al admirar Mamá. Pero ¿es que esa bella obra triunfó sólo por la labor brillantísima de un Gregorio Martínez Sierra en fructífera cooperación con una Catalina Barcena? N o E l triunfo no hubiera podido lograrse sin una habilísima dirección técnica, desconocida para aquéllos y aún para quien, por muy perito que se creyese en ese arte, ¡que es algo más que arte! no estuviera acostumbrado al dominio de los múltiples recursos de la moderna cinematografía en estos estudios, realmente asombrosos. Porque tres cosas muy distintas son las de escribir una gran obra, representarla maravillosamente y fotografiarla escena por escena; pero otra cosa no menos importante, ¡ineludible! es, olvidada la obra teatral, la realización cinematográfica de aquélla: su fotografía, creando una obra nueva en la película virgen... Junto al autor y supervisor literario (que en este caso lo fué un dramaturgo insigne) se necesitaba el director técnico, el experto conocedor de todos los misterios del arte cinefónico, tan diferente del primitivo silencioso; el hombre capaz de dar vida en la pantalla al sueño del literato. EI dramaturgo, con un mal director técnico a su lado, hubiera ido a un fracaso seguro, ajeno a los múltiples y positivos méritos de su arte. Nadie iabría dicho entonces: E s e autor ha escrito una obra mala Pero habrían dicho: A ese autor le han estropeado una obra magnifica P o r fortuna, la de Martínez Sierra, taB admirada en el teatro, obtuvo un éxito aún mayor en el cine. ¿Quién contribuyó definitivamente, a que así fuera? U n cultísimo director norteamericano, que, con insólita modestia, n i siquiera quiso que figurara su nombre en la producción. Se llama B e r t Sebell. Y nada más justo que consignarlo así. MIGUEL Concurrieron los siguientes señores: P o r Bolivia, el S r Suárez; por el B r a sil, el Sr. Cantuaria Guimaraes; por Colombia, el Sr. Zalamea; por Costa Rica, el Sr. F o u r n i e r por Cuba, los Sres. Pichardo y A r c e por Guatemala, el Sr. Rodríguez Béteta; por E l Salvador, el Sr. B a rón por el Perú, el Sr. García Irigoyen, y por España, los Sres. D e Benito y V i o l a Se estudiaron las posibilidades del Congreso, procediéndose a un análisis del T e mario general, quedando encargada una ponencia compuesta de los representantes de Guatemala, Perú, Colombia y España, con objeto de presentar a una próxima reunión, que se celebrará hoy, miércoles, las observaciones que sobre distintos puntos del T e mario expusieron los señores delegados. L a reunión fué presidida por el señor representante de Guatemala. E n el expreso del lunes marchó a Barcelona la delegación de la. Comisión organizadora del Congreso Hispanoamericano de Cinematografía para tomar parte en las sesiones que tendrán efecto durante estos días en la ciudad condal. Music- hal! Fee Malten- Willy Forst Con un asunto trivial saturado de convencionalismo, conforme a la norma del género, se pergeña Music- hall, esta opereta que Selecciones Gaumont ofrece en la pantalla. Pero si el asunto en sí ofrece escaso interés, en cambio, y como compensación, hallamos que lo accesorio, como los detalles episódicos que acompañan a la intriga, y la presentación de escenarios responden a una moderna visión de la estructura escénica, en l a que se acusa la certera dirección artística de Gers von Balvary, realizador que en anteriores producciones ha merecido el asenso de la crítica. L o mejor de la película es la supervisión, en la que se liace verdadero alarde de cuanto puede lograrse con el objetivo en la obtención de ángulos, primeros planos, perspectivas y desvanecidos, que comunican a l a fotografía los más sorprendentes efectos. LEÍ ambiente del music- hall moderno está logrado con fortuna, y ello constituye el mérito principal dé la producción, así como l a presentación de varios personajes secundarios, como el de l a directora, está hecha con finos rasgos de humorismo. E 5 diálogo, en alemán, es sobrio, y la parjte sonora, radable, destacando un vals lento, de cálida frase melódica. Fee Malten y IWi lly Forst animan con su acertado trabajó a los personajes centrales del film, acogido favorablemente por el público del Palacio de la Música. C. V, QUE APARECE i O D O S LOS D O M I N G O S UN PORTFOLIO P O R LA D I V E R S I D A D D E SUS F O T O G R A F Í A S UN UN LIBRO F O R L A ABUNDANCIA DE SU T E X T O MUSEO C O R LA B E L L E Z A D E SUS PliAJfAS ARTÍSTICAS y UN REGALO POR SU LA BARATURA PRECIO DE SIETE U NA Pgecio: UNA peseta ejemplar en toda España revistas diferentes en D E ZARRAGÁ Hollywpqd, agosto de S 931.
 // Cambio Nodo4-Sevilla