Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES i. D E O C T U B R E D E 1931- E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 16 ¿R E S P O N S A B 1 L 1 DADíS? Entre los varios problemas artificiales a que los mandantes de hoy dedican una atención y un esfuerzo, que acaso pudieran s e r provechosos aplicados a los muchos y graves problemas naturales y vivos que plantea l a realidad, uno de los más inoportunos es el llamado de las responsabilidades. E n nada como en este caso se patentiza él divorcio absoluto entre esas dos Españas que desde los comienzos del parlamentarismo caminan separadas, cuando. no hostiles, cada una con sus preocupaciones y sius ansias, sin entenderse nunca: l a España verdad que trabaja y que lucha- -campo, taller, tienda, oficina, laboratorio- -y l a Epaña ficción que se agita en inquietud estéril, en ese mundillo, hermético y aislado, que se consume creando y sosteniendo magnas cuestiones de Bizaucio, cuya trascendencia se estrella contra los leones de bronce del Congreso. S i no estuviera bien probado que, a despecho de revoluciones epidérmicas, todo s i gue igual en la corrupción y nada ha cambiado más que para agravarse y empeorarse, bastaría para demostrarlo el frenesí con que, los que se dicen y se creen renovadores, se dedican a mirar al pasado, imponiéndose una tarea fiscalizadora que al país no le interesa, porque lo que el país. quiere es que se atienda a l presente, y, sobre todo, al porvenir, preñado de peligros. U n o de los pocos hombres que, por l a rectitud de su conducta, l a pureza de su intención y el poderío de su soberana inteligencia, merecen l a admiración de todos, D Miguel de Unamuno, lo ha confesado con esa brava sinceridad que es una de sus más simpáticas características: E s o de las responsabilidades- -ha dicho- -no le interesa a l a gente Exacto. A l a gente, es decir, al país, lo que le interesa es que l a peseta recobre la plenitud de su vigor adquisitivo, que haya pan y trabajo para todos, que l a producción se estimule, que se abran nuevas fábricas en lugar de cerrarse las que había, que l a vida nacional, hace tiempo desarticulada, se organice sobre normas de paz y de justicia. Pero la participación que tuviera o dejara de tener este o el otro personaje en un suceso que l a opinión general- -salvando a a l gunas excepciones, entre las que siempre tendré a orgullo el contarme- -vio con irreprimible simpatía, ¿qué puede importar a los ocho años del acontecimiento cuando el fautor principal, sobre el que debían acumularse las responsabilidades, pasó hace tiempo al mundo de l a verdad eterna, que no conoce de sutilezas, y de l a justicia infinita, libre por igual de complacencias y rencores? E n 1924- ¿recuerda usted, maestro? ten carta dirigida a Fuerteventura, donde cara al mar y al desierto pagaba su indomable volunta el delito de 110 haberse doblegado al dictador como tanto otros que entonces eran dóciles juncos y ahora, pasado el riesgo, presumen de aceros vengadores e inflexibles, decía yo al insigne D M i g u e l L a exigencia de las responsabilidades es imposible porque- falta para ello el preciso instrumento: el espíritu de serena justicia. L o s que vengan después de éstos no harán justicia, sino pasión: lo que éstos hacen. Y para comprobar la. carencia absoluta de ese espíritu de justicia, que es uno de nuestros vicios medulares, recordaba el caso de los alumnos de l a Escuela Superior de Guerra, en el que el sentido de lo justo padeció más que pudiera, padecer en un crimen cruento y nonstruoso. N i hay posibilidad de aquilatar justicia- en medio del torbellino pasional en que ahora estamos, n i se puede limitar arbitraria. mente el área de las responsabilidades poyaieado los hitos según convenga a los inte- reses de partido o de gremio. E s el consabido cesto de cerezas. Engarzadas por los rabillos, las responsabilidades van tirando unas de otras, llegándose a la triste verdad con que Montero Ríos estranguló otra campaña responsabilista en 1898: a Meco lo matamos todos. ¿Golpe de Estado? ¿Dónde cortar el hilo? ¿Serán responsables únicamente los generales que, recogiendo un estado de opinión, se dispusieron a terminar con una situación de anarquía cuyos males denunciaban diariamente los extremistas de l a izquierda, y no se exigirá responsabilidad a los que con su torpeza hicieron posible aquella crisis de autoridad y con su debilidad dieron paso libre a la sublevación, no oponiendo a ella ni siquiera l a mínima resistencia para salvar el decoro del mando? S i el golpe de Estado fué un grave atentado contra los derechos individuales- -hoy sin más garantías que l a voluntad de los que gobiernan, lo mismo que en los ominosos tiempos de l a D i c t a d u r a- ¿cónro librar de l a responsabilidad a los que con su consejo lo alentaron o lo refrendaron con su aplauso? Habría que someter a l fallo y al castigo a los responsabilistas de hoy que el 14 de septiembre rendían sus plu- e 3 el ú n i c o para Bachillerato, carreras, oposiciones, programas, libros, contestaciones Preciados, 23; Puerta del Sol, 13, y M a yor, 1, Madrid. T e l é f o n o s 1 S 619, 19190 y 10830. Tenemos Residencia- Internado Pago del c u p ó n de las C é d u l a s 4 y 5,50 por 100. Se recuerda a los tenedores de C é d u l a s hipotecarias que el d í a 1. de octubre p r ó ximo se abre el pago de los siguientes cupones en las Cajas de este Banco y en las de las Sucursales del Banco de E s p a ñ a en provincias: Cédulas 4 por 100 por pesetas 9,016 C é d u l a s 5,50 por 100 por pesetas 12,430 ya, deducidos los impuestos correspondientes. Desde la misma fecha se p a g a r á t a m b i é n í a s C é d u l a s de dichos tipos de i n t e r é s amortizadas en los sorteos celebrados el 1. de julio p r ó x i m o pasado. mmi DIBUJOS PUBLICITARIOS, FOLLETOS, CARTE LES. ETC, PREMIADA EN 1- LUGAR EN EL -ONCURSO K ANUNCIOS D ABC E E l Consejo de Administración de este Banco, haciendo uso de la facultad que determina el artículo. 36 de los Estatutos, ha acordado el pago, a cuenta de los beneficios de este ejercicio, de un dividendo consistente en 35 pesetas por titulo, siendo de cargo del accionista los impuestos correspondientes. E l pago se hará a partir del día 1. del próximo mes de octubre, contra cupón número 21, todos los días laborables, a las horas de caja, en el Banco Urquijo, de Madrid, y sus Agencias de Sevilla y Granada; Banco TJrquijo Vascongado, Bilbao; Banco Urquijo de Guipúzcoa, San Sebastián; Banco Urquijo Catalán, Barcelona; Banco Minero Industrial de Asturias, Gijórí, y Banco del Oeste de España, Salamanca. Madrid, 29 de septiembre de- 1931. -El presidente del Consejo de Administración, Estanislao de Urquijo y TJssía. mas ante los sublevados victoriosos, y sería inevitable abrir el sepulcro en que reposan las cenizas de un español egregio, porque Ja poderosa inteligencia que en ellas llameaba concibió este consejo, enviado a l P a l a cio de l a Magdalena en agosto de 1923: Sería lo menos nocivo que quienes han venido imponióndose en trances críticos asuman entera l a función, rectora bajo su responsabilidad. E l afán de encerrar en los folios de un expediente lo que sólo en las páginas de l a Historia puede tener su desarrollo, crea contradicciones muy curiosas. ¿N o es pintoresco ver en estos días sometido a proceso y prisión, como coautor de los excesos dictatoriales, a un general de gloriosa historia militar e historia política intachable, al que la Dictadura eligió por víctima predilecta, persiguiéndole, porque en todo momento, lo mismo cuando se convenció de que el nuevo régimen no respondía a l impulso inicial, noble y desinteresado, que en los días del agravio a los artilleros, se mantuvo a l lado de l a justicia, que entonces, como casi siempre, era compañera de l a libertad? Las responsabilidades administrativas, las de gestión, pueden y deben ser exigidas conforme a las leyes y ante los Tribunales, sin forzar el procedimiento; las políticas, no. Sobre todo después del 14 de abril. E s ía. H i s t o r i a la que se encarga siempre de depurar esa clase de responsabilidades. ¿Y puede darse mayor castigo, para culpas o errores, que el hecho decisivo de derrocar un régimen y cambiar l a forma de Gobierno? A todos, pero más que a nadie a los partidarios de l a República, interesa preparar, a España u n porvenir de paz. Sofoquemos los odios, en mal hora sembrados. N o prolonguemos el período funesto de recriminaciones y violencias, y evitemos que, así como los encarcelados de ayer son hoy los carceleros, puedan los encarcelados de hoy ser los carceleros de mañana. Porque si España ha de ser lo qué queremos que sea cuantos ponemos por encima de todo su supremo interés, será preciso que los españoles dejemos de ser enemigos los unos de los otros. Y quede con esto esbozada l a contestación que debo a l conde de Romanones por la duplica con que me favorece, recomendándome que huya del lema Demasiado pronto S i el ilustre político- -ahora insigne periodista- -me hubiera hecho el honor de leer el artículo con que inicié m i colaboración en A B C habría visto que en él proponía como fórmula para los que profesamos una fe aquella aguda sentencia de Gracián: Saberse ladear E l conde de Romanones puede estar seguro de que no me encontrará jamás entre los impacientes n i entre los apresurados. L o que en 1875 fué l a paz, hubiera sido en 1870 una locura perturbadora y funestísima. L a actitud es l a de permanecer como espectadores comprensivos que se dan cuenta de las dificultades de una representación poco ensayada y saben que es un deber de justicia l a benevolencia. P o r muchos que sean los ergotismos con que quieran complicar el problema constituyente los teóricos, todo se resolverá prácticamente en esta disyuntiva, ineludible y sencillísima: o el régimen se consolida por los aciertos de sus hombres, o l a República se pierde por los yerros de los republicanos. como la Monarquía se perdió por los de los monárquicos. S i lo segtindo, el país, con su pujante vitalidad tan acreditada en trances decisivos, buscará su camino de salvación. S i l a República nos trae l a justicia, la paz, el orden, l a prosperidad... bien merecida tendrá su consolidación. ¡Y l a amargura que sintamos como monárquicos se compensará con creces con l a alegría que experimentemos como españoles! r FEDERICO SANTANDER
 // Cambio Nodo4-Sevilla