Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i DE O C T U B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 24. fatura de una minoría en la que no figuran más que los dos. P o r su parte, Araquistain ha conseguido llevar a la Cámara a un socialista que se le parece en todo lo que puede: el Sr. Fernández Quer. Juzgando superficialmente, no existe un solo motivo serio para estas duplicidades. Visto Indalecio Prieto, ya puede uno presumir a Pedro Rico. Y cuando se contempla un cuarto de hora a Araquistain, no queda el menor deseo de mirar fijamente a Quer. Podría, pues, decirse, que hay cierto abuso. Pero, en el fondo, esto obedece a consideraciones importantes, que conviene mantener en secreto. Unicamnte podemos decir que en: caso de un atentado personal, los señores Rico, Castelao y Quer comenzarán a explicarse las razones especiales por las que han sido llevados a las Constituyentes... Y punto en boca, que no debemos ser más francos. S i alguien encontrase esto algo oscuro y desease nuevas explicaciones, descubriríamos en su obsequio un poco de la verdad; y es que de tal cuestión se habló en el pacto. Es cosa del pacto. Con decir esto, basta. Bien, pues; el Sr. Rico intervino ayer en el debate acerca de la abolición de la pena de muerte. Muchos señores diputados hicieron uso de la palabra con el mismo pretexto, para determinar si el Estado debe matar a algunas personas en circunstancias especiales, o no debe matar a ninguna. Todos fueron vertiendo, atentamente, ideas que representan un aoreciable consumo de fósforo. Desde luego, a. los hombres civiles no nos deben matar, lo que personalmente nos satisface. Pero i v los que tienen 1 a profesión de matar senté a la mando? H e aquí lo peliagudo del problema. Casi todo el mundo- piensa que a esos no hay más remedio que matarlos también, en caso de que ellos, faltando a su deber, no quieran matarla otros individuos en las gloriosas carnicerías que se llaman batallas y cuando nos pongan con su conducta en trance de que nos maten a nosotros. Se convino en matar. Pero esto no debe asustar a nadfc, porque, si se sigue el criterio de los Soviets, aludido en la Cámara por el Sr. Jiménez Ásúa, la muerte no se aplicará como pena, sino como defensa. Y esto ya es otra cosa, porque hay mucha diferencia entre que a uno le vuelen el cráneo por imputarle una pena para fastidiarlo- -dicho más enérgicamente- que como precaución defensiva. L e dirán a uno: -V o y a matarle a usted para defenderme. Y si uno es un caballero, tiene que asentir: -Defiéndase usted Esto es más agradable, más correcto que él sistema inventado por el Sr. Barriobero. E l Sr. Barriobero propuso en la sesión de ayer un substitutivo de la pena de muerte, que consistiría en desnudar al militar que delinquiese, y, correrlo- a. patadas desde el lugar de la acción hasta la cárcel. Los militares no suelen tener el pudor ni la cabellera de lady Gradiva; pero no dejarán de agradecer al Sr. Barriobero que les suponga tan puntillosos que sea equivalente para ellos ser fusilados y mostrar las posibles hernias inguinales por las carreteras de su Patria. Se matará a militares y a civiles, si el caso llega. Aquí y en todas partes del mundo, la sociedad- humana adquiere cohesión por un poder: el de dar muerte, y por un miedo: el de morir. Si se nos permite un solo comentario a la sesión de ayer, diremos únicamente que el Sr. Besteiro procedió con una parcialidad censurable al escamotearle la voz y el voto en este asunto a un personaje que hace mucho tiempo lia intervenido en la cuestión. E l Sr. Besteiro debió anunciar, después de oír a todos los diputados: Tiene la palabra Dios Nuestro Señor, para defender una breve enmienda, que dice: N o matarás -W. Fernández Flores. v o z de 1 Fuera de sesión L a comisión d e Constitución Se ha reunido la comisión de Constitución, cambiando impresiones sobre el debate planteado en la Cámara sobre la abo lición de la pena de muerte en el fuero m i litar. Se acordó mantener el dictamen de la Comisión, conforme al criterio que ayer expuso el Sr. Azaña en el discurso del salón de sesiones. Se ha logrado un acuerdo con los grupos parlamentarios para que ese dictamen no encuentre dificultades en la Cámara. L a comisión de F o m e n t o Se reunió la Comisión de Fomento y acordó solicitar ampliación de los documentos, para el estudio de los decretos- leyes del m i nisterio de Fomento, relativos a la creación de la Dirección general de Ganadería. L a concesión provoca del v o t o pasillos Durante toda la tarde, la desanimación en los pasillos de la Cámara fué absoluta. L a atención de los diputados se concentró en el salón de sesiones, y especialmente al discutirse el- artículo 34, relativo a la edad para el voto y a los derechos electorales de uno y otro sexo. Los socialistas perdieron la votación no- minal en lo que respecta a la edad para el voto, que quedó fijada en los veintitrés años, y ganaron, ayudados por los radicales- socialistas, vasconavarros y catalanes, frente a los radicales y otros sectores de la Cámara, la votación para desechar la enmienda deí señor Guerra del Río. que sometía la reglamentación del voto femenino a la ley electoral. Levantada la sesión, los. ánimos se acaloraron mucho en los pasillos. E l ministro de Hacienda, Sr. P r i e t o- -que, por cierto, tampoco entró ayer en el salón de sesiones- enterado de que la enmienda del Sr. Guerra del Río había sido rechazada, lo que prejuzgaba ya la incorporación del derecho electoral femenino al dictamen constitucional, dijo: femenino los -H a sido una puñalada trapera a la República. E l Sr. Guerra del Río manifestó que lo más grave que se había votado hasta ahora; en el salón de sesiones era la concesión sin condiciones del voto a la mujer, porque esto había de favorecer enormemente a las derechas. E l Sr. Rico decía, indignado, que había sido una votación inconsciente. -S i mañana aquí en el salón de sesiones se propone que cuelguen a todos los frailes de España, yo lo votaré, porque está visto que aquí sólo se obra a impulsos de la pasión. Desde luego se vio con claridad que. muchos de los que votaron contra la enmienda del Sr. Guerra del Río estaban pesarosos de ello; y como en la sesión de hoy había de votarse el artículo entero, se. disponían a revotarse, y así lo manifestaron públicamente. M a n i f e s t a c i o n e s del S r B e s t e i r o E l presidente de la Cámara, a última hora, habló con los periodistas y les dijo que hoy. habrá sesión nocturna. -E s preciso- -añadió- -que se abran las válvulas para los ruegos, preguntas e interpelaciones. E n esta sesión nocturna irá la interpelación de la Telefónica para ver si. acaba, y tal vez continuará la interpelación, sobre los asuntos hidrográficos. Creo que el plan de esta semana se cumplirá sin violencias de ninguna clase, pues quedan, menos de diez artículos. U n periodista hizo alusión a los apasionados comentarios que se hacían sobre las votaciones nominales relacionadas con el artículo 34, y el Sr. Besteiro confirmó que hoy se votará el artículo por entero, porque lo que se había hecho en la sesión era votar dos enmiendas. -Quedan otras dos- -agregó- -y dos turnos uno en pro y otro en contra. Probablemente, y por lo que hasta mí ha llegado, la Comisión se propone redactar de nuevo. el artículo, de un modo transaccional, para dar gusto a todos los sectores de la Cámara. -i E n qué forma? -Sería posible que se transigiera por un lado en lo de l a edad, y por otro en que se reglamente el voto femenino en la ley elec- toral. De esta suerte, todos quedarían contentos. r vivos incidentes en fi señor M a u r a desmiente unos r u m o r e s q u e califica d e fantásticos Cuando abandonaba el Congreso el señor Maura, los periodistas le hablaron de los rumores que circulaban con gran insistencia acerca de un posible movimiento de varios generales y un hombre civil para pro clamar una Dictadura republicana. -Tengo noticias. de que esos fantásticos rumores- -dijo- -han llegado hasta la Bolsa y han determinado incluso una baja de valores. Según parece, el hombre civil de que se habla era yo. Como ustedes comprenderán, mi carcajada se ha oído en Belchite. Tal vez ese rumor haya nacido de la visita que está mañana me hizo el general Sanjurjo para hablarme del presupuesto de la Guardia civil. N o pudimos conversar y lo cité para esta noche, a las once. L a n u e v a D i r e c t i v a d e la minoría Dirección Redacción Administración. Oficina: Calle Muñoz 22.679 32.188 32.689 Olivé (antigua socialista E n la reunión de anteanoche, la minoría socialista dio nueva estructura a su comi. sión directiva, que quedó constituida por los señores Cordero, Menéndez, de Francisco, Albat, Gómez (D. Trifón) Bujeda, C a r r i llo, Negrín y Rojo. E l Sr. Saborit ha dejado de pertenecer; a la directiva, 1 exposición Biorieta de Sao Bernardo, -Madrid T r a t a m i e n t o i n s u p e r a b l e- t i a r a reumáticos, obesos, lúeticos d e l 1. de s e p t i e m b r e a l SO de novieiribr v: Todo c o n f o r t C l i m a i d e a l 1 Teléfonos de A BC en S e v i l l a de Lombardos) 23.524.