Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 6 D E O C T U B R E D E 1931. brá de llevar de momento anas notas agrícolas, y posteriormente se ampliará con la predicción del tiempo, especialmente dedicada a l a agricultura. Estos trabajos se harán con la cooperación del personal de la sección, muy en especial del meteorólogo señor M o r a n y del auxiliar de Meteorología Sr. Toledo. J. CAMPOVASCO EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i LAS COMUNIDADES CAMPESINAS L a idea noble, palmariamente generosa de instituir la Comunidad agraria, procúranos un traslumbre árcade y un indefectible duelo entre los propósitos humanitarios, y la condición humana. L a mayoría de trabajadores rurales son dúctiles, sencillos; no pocos bajaron al sopor de Babia con licencia temporal del Limbo. E n el ambiente agrícola v i v í constituyeron los proletarios durante un luengo cuarto de siglo mi preocupación y mi clientela; clientela de nueve o diez poblaciones, muy numerosa: fué gratis el consultor... M i decrepitud no busca el reclamo n i la jactancia. ¡Voy al. asunto, y no vuelvo al bufete... Allí comparecerían, sin atender al novenario del óbito, los que disputábanse cualquier cosa fútil de la herencia. Tuve que suspender una de las escenas que ahora recuerdo, al oírse la imponente campana de l a Extremaunción. V i últimas voluntades en aborto; pues los interesados, en tropel, invadían la alcoba del moribundo cual huroneo, ridículo de hilachas y maravedíes. Conocí la fragilidad tnanisucia: los hurtos del pesebre, del costal y del troje, por vender la cebada substraída en el clandestino tabuco de algún mercachifle. M e constan a docenas, y tal vez a gruesas, las volubles y efímeras sociedades para mínimo negocio, con escamoteos de prestidigitación y segura estafa. Menudearon, además, los adustos merodeadores; y, antes que todos sus congéneres, el labrantín y algún locatario que toma heredades para eso, para tener licencia corsaria y llevar las uñas a cuanto sus ojos ven: así el graficismo de la gente lo dice. M e detengo en semejantes pormenores, considerándolos barómetro de la mala fe que reina en una. minoría, sí; pero minoría bien perceptible, que llevará su torvo espíritu a la inconsciente asociación rústica, y en ella vencerá; porque los buenos, la multitud mayoritaria de los buenos, dimiten, huyen, se anonadan o dormitan, y dejan el porvenir al arbitrio de los malos. España corre a través de una conflagración, que será esporádica (por virtud reactiva contra lo violento e inhumano) pero que hoy nos parece formidable. Su retén b i lioso ha de vomitar, las inquietudes harí de irrumpir, en las proyectadas congregaciones labradoras. Y a tenemos un núcleo subversivo un foco, en pie de guerra: l a morbosa minoría, cuya síntesis acabo de perfilar; minoría matemática, que es mayoría de avilantez. Creyentes locos o aventureros arlequines ya se reparten, con la imaginación, l a tierra, el edén, la hondura del globo y el mundo sideral. Cualquiera de las agrupaciones campesinas trae, pues, ab orígene, lo estridente, lo fosco, lo agresivo; notas rudas, inútiles para el concertante. Surgirán, con el barullo societario, las que se denominan posiciones: posición del partido B, posición del partido X y la soñolienta que guardan el miedo y la abulia de los mejores. Serán éstos u n tapiz grisáceo y borroso; una pista circense, alfombra de dibujo perdido, sobre la gue- disputen- los paladines su cartel de púgil. Culpables, por omisión, resultarán los buenos tan malos como los peores. S i entre hombres cultos, requeridos para una misión común, cívica y sublime, la concurrencia y el pensamiento del deber no producen, a ratos, la identidad, sino la nulidad, la esterilidad, ¿qué nos prometen las Comunidades agrarias, escabel de toscos partidos, al no avizorar, n i presumir siquiera, el eje de cultura, honor a los timbres, y escudo contra la sabida plenitaud de sus responsabilidades... el eje, digo, que, aminorando sus yerros, atesoran aún las categorías superiores... Nos prometen... las. t i nieblas. Pugnen topos contra topos en los concilios rústicos; el fin será el caos. Deben tener las uniones agricultoras su gerencia, su director, su Comité. Salvo apartes muy honrosos, la costumbre nacional es que presidan, quienes no trabajan, la A s a m blea de trabajadores. Desde que abundan los Clubs proletarios relucen y engordan los sociólogos del ¡ya! providente, los pegotes facundos... los cinco estómagos del comodín. r, la variedad endémica y holgona de azotacalles. U n a rosón ampara la sinrazón: n i los obreros, laborando, pueden adquirir l a ciencia que han menester; n i sus tribunos decidirse a l a obra mecánica, círculo impropio, cárcel del genio que les otorgó l a Fortuna. ¡E l trabajó s e r v i l ¿Cómo hacerse, a golpe de mancera o de segur... de garlopa, de pico o de palustre... cómo hacerse con la barbaridad de sabiduría que transmiten a los analfabetos... N o se apuren las Comunidades. Sobran gentes, sobran redentores propicios a la inmolación. H e aquí los futuros caciques, caciques peligrosos, porque les i m pulsan dos hambres retenidas: la de mandar y l a de comer. Cúmplense los augurios de Pereda, el inmarcesible maestro cántabro: huido el primate, le suceden los mangoneadores advenedizos. Escríbase, una vez más, el fúnebre recordatorio de los grandes hundimientos L a casa para el César fabricada- -hoy yace del lagarto v i l morada. E l futuro nos dirá si los trabajadores gritan, a pulmón herido, vítores de conquistador, o si ahogan su laringe ayes de náufrago. JÓSE MARÍA M A R T Í N E Z Y RAMÓN grandísimo interés, no queremos silencian los. Entré otros, hemos leído con la atención que merecen los siguientes: De la Asociación de Labradores y Ganaderos del A l t o Aragón (Huesca) un informe sobre la reforma agraria, que condena la esclavitud económica para la agricultura de la denominada política de subsistencias, Recomienda hacer una reforma flexible, según zonas agrícolas; defiende las fincas bien cultivadas contra amenazas que para su feparto se ciernen, y señala ciertos peligros para la difusión de la propiedad originados en la probable desvalorización de la tierra, proponiendo medidas que los conjuren. Del doctor Pittaluga, unas observaciones sobre la necesidad de atender en el proyecto de reforma agraria al aspecto de higiene de las viviendas rurales y estimando conveniente la presencia de un técnico higienista en la Junta Central A g r a r i a o el asesoramiento de la Dirección general de Sanidad. Comentando y sugiriendo atinadas modificaciones al mismo proyecto, de l a Asociación de Propietarios de fincas rústicas de Nava del Rey, señalando trastornos originados por el decreto de arrendamientos y anteproyecto de reforma agraria. Otros de agricultores palentinos, de la Sociedad de Labradores de Jaén, del agricultor y ganadero de Cáceres D Alejandro Sánchez Breñosa, de los propietarios rurales de la misma provincia y, por último, otro de D Manuel G i l refiriéndose a tierf s de bujeo de San Roque, L o s Barrios y A l geciras. El record vacuno de producción de leche. -Una vaca de siete años, de la raza holandoargentina, ha producido un record que, según la Sociedad ¡Rural Argentina, puede considerarse mundial, produciendo Como promedio diario 43 kilogramos con 250 gramos de leche y un kilogramo con 30o gramos de grasa en dos ordeñes el 14 de julio próximo pasado, en pleno invierno, con pasto regular, recibiendo como ración de producción ensilaje de maíz, un poco de pasto seco y maíz molido con chala y marlo. Celosa Sylvia, que es el nombre de l a res, batió en sus tres lactancias anteriores otros tantos records. E l primer año el record argentino de su categoría, con 6.200 kilogramos de leche y 210 de grasa: en el segundo, también el record argentino de su categoría, con 9.067 kilogramos de leche y 292 de grasa, y en el tercero, el record argentino para raza holandesa, con 10.380 kilograr. íos de leche y 321 de grasa. E n total, en k s tres V años de lactancia, produjo 25.647 kilogramos de leche y 823 de grasa. La exportación frutera en América del Sur. -La Prensa de varias Repúblicas sudamericanas da cuenta de la buena acogida que han tenido las frutas argentinas en a l gunos importantes mercados europeos, entre otros en Francia, ocupándose los departamentos de A g r i c u l t u r a correspondientes de reglamentar el acondicionamiento de los productos de exportación, para afianzar la conquista del mercado. Entre otras exportaciones se acusa como interesante l a de naranjas selectas cosechadas en Salto, con destino al consumo de la población londi- nense. L a noticia no dejará de tener interés para muchos fruticultores españoles, y demuestra que hay que estar alerta ante la amenaza de esta competencia. Se reduce el cultivo triguero en Australia. E n Australia, según despachos cablegrafieos de Melbourne, el departamento de A g r i c u l t u ra aconseja a los agricultores que no aumenten el área sembrada de trigo, debido a la mala condición de la tierra. J M S, D E RE RUSTICA Los agricultores y los problemas del agro. Llegan a esta sección numerosas publicaciones y escritos sobre comentarios a los palpitantes problemas agrarios. N o disponemos de lugar para publicarlos en su integridad; pero, por tratarse dé asuntos de l Francisco Alvarez. Constantina. Nunca superadas en duración, tono y resistencia a las variaciones de voltaje Cae fa morar válvulas azule para RADIO AUTO ELECTRICIDAD. S. Agustín, 3 MADRID Barcelona Valencia La Camas Sevilla BHbao Allcanu HOTEL MONT- C me MO AB P A Bi Ii O 4, AmpliadoN T- T H 1930.O R l en 180 habitaciones. 100 b a ñ o s GERENCIA ESPAÑOLAR.