Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 7 D E OCTUBRE D E 1933. N U M E R O S U E L T O JO C E N T S DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉSIMOS EPTIMO N. 8.958 É KISDACCION: JPUADO DJS SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES I ANUNCIOS, MTJ OZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVILLA EL TRIUNFO D E LA LLIGA L a abstención de las huetes de Maciá en ias elecciones del domingo no ha variado el mapa político, real y verdadero del catalanismo. L o que ha hecho es despojarle de toda la frondosidad artificial con que se adornó la Esquerra mediante los votos de la masa obrera sindicalista, obtenidos o pactados a un precio desconocido, pero sospechado. M u y lesivo debe de ser cuando Maciá no ha renovado el contrato. L o cierto es que el avi no ha querido exponerse a un descalabro yendo con sus fuerzas exclusivas, y ha preferido dar paso a los regionalistas de la Higa. Que los recelos del Sr. Maciá eran fundados, no podrá dudarlo quien tenga presente el odio del Sr. Maciá para con los adeptos de Cambó, a quienes estimó siempre copo obstáculo para el triunfo del Estat Cátala, casi, casi, como enemigos. N o es un secreto en Barcelona que él Sr. Maciá deseaba y esperaba el triunfo del radical Sr. Giró, y del candidato de Acción Republicana. L a victoria del señor Rah ola h a b r á contrariado profundamente al Sr. Maciá, para quien cualquier elemento transigente y equilibrado dentro de l a actuación catalana es siempre su adversario. Pero los catalanes, que verdaderamente sientan el problema en sus términos justos, prudentes y positivos en relación con el resto de España, tanto en el aspecto de interés moral como en el de intereses materiales, estimarán l a intervención de la Luga en el debate sobre el Estatuto como una garantía de. viabilidad, que contribuya a las posibilidades de un acuerdo armónico. Antaño, la Lliga fué muchas veces por táctica o por debilidad, al entroncarse con los extremistas del separatismo, víctima de esa izquierda que se i m ponía con tumultuosa coacción. Pero desprendida de tan peligroso apéndice, la Lliga ha mantenido un equilibrio estable al encontrarse. en l a posición autonómica sin estridencias de nacionalismo i n dependiente y de gritos insensatos de irredentismo. Representa, pues, en estos momentos, lo que pudiéramos llamar l a médula del Estatuto, despojada de atributos extremosos y de exigencias inaceptables para el prestigio de l a soberanía nacional. Reducida su representación a una exigua minoría dentro de l a catalana, la Lliga no podrá dirimir con su voto; pero su voz podrá intervenir autorizadamente en el debate, y. si, en ocasiones se contrapone a la Esquerra, en otras podrá ser m á s eficaz que la Esquerra para obtener la aprobación de muchos puntos del proyecto. Y buscando l a templanza sensata de un justo medio, es lo probable que en definitiva represente mejor que la Esquerra a l a mayoría de la opinión de Cataluña y sirva a Cataluña sin negar su concurso para el servicio de España. Todo lo cual seria más completo y fehaciente, si, como se anuncia, en Ta elección parcial que ha de verificarse fuese elegido el S r Cambó. Porque de él podría asegurarse, anticipadamente, que no rehuiría el tributo de su capacidad y colaboración para el intersé nacional, sobre todo, en los arduos problemas de la economía. PUNTO Y APARTE Las sesiones secretas de la Cámara- -de la nuestra, como todas las del mundo- le hacen al país el efecto de que se actúa a sus espaldas. Es como si alguien le invitase a uno a tomar el té y luego se comiera él solo las pastas. Dice un periódico a grandes titulares: Por Madrid triunfa el Sr. Cóssío, derrotando estrepitosamente al Sr. Primo de Rivera. ¿Estrepitosamente? ¿Qué concepto guarda el colega para cuando se hunda un rascacielos o estalle una bomba? No, hombre, no. Triunfó el Sr. Cossío, en efecto, pero sigilosamente. El Sr. Gaziel dice que los periódicos catalanes no ponen en ridiculo a los intelectuales de Castilla, como afirman sino de España: Unamuno, Ortega, Valle, Menéndez Pidal, Baroja. Ninguno de estos escritores representa nada para los del grito ¡España ha muerto! La táctica castellana con los intelectuales de Cataluña no puede ser la misma. Porque, ¿quién se atreverá a ridiculizar a un poeta tan melancólico, vahído y melenudo como el Sr. Ventura Gassol? La realidad supera a toda fantasía. Un pequeño y substancioso diálogo, pescado anoche en la Cámara: Don Melquíades Alvarez. -Veo esto muy mal. Pérez de Ayala. ¿Por qué? ¿Es que bajarán los valores mañana? Don Melquíades. -Sí. Pérez de Avda. -Pites será un recelo estúpido. ¿A qué llamará recelo estúpido nuestro flamante embajador en Londres? ¿A votar la socialización de la riqueza privada? ¿A la expropiación forzosa sin indemnización? Sn -A i m no tuviese ya en lo sucesivo ni fijeza n i sosiego, con toda la separación inevitable en los cimientos de l a economía nacional. Pues a los socialistas les pareció poco: quisieran que el precepto constitutivo fuese, no una posibilidad, sino un mandato, y hasta el límite de la expropiación sin indemnizar, es decir, hasta l a iniquidad del despojo. Constitución alguna llega a tanto, ni aun las más radicales, a no contar la de Moscú- -que tampoco es definitiva- y con el resultado de que la expropiación rústica está sólo en el texto, porque a l a masa campesina no se le ha podido desahuciar y el soviet se ha contenido con cambiar el nombre del poseedor, prohibiéndole que se llame propietario, pero tolerándole que lo siga siendo. U n a expropiación- de apelativo. L a minoría socialista está infatuada por sus cientos y picos de votos y se supone equivocadamente el eje de la vida política española. H a b r í a que probar en otras elecciones generales con efectivo y garantizado derecho electoral para todos que el socialismo no debe muchas actas a la masa electoral republicana y a las componendas precipitadas de muchas provincias, donde urgía formar el frente agresivo y aun así l a cuarta parte de la Cámara no tendría nunca razón para que preponderase su criterio en materias fundamentales de la legislación constitucional, que no se promulga para que pueda gobernar en su día un partido, sino, al contrario, para que un día y otro puedan gobernar todos los partidos que actúan en un régimen. LA PROPIEDAD E N LA CONSTITUCIÓN E l Código fundamental para ser adaptable h a de cifrar una transacción, una transacción entre los ideales y las realidades N o puede nunca ser el articulado de. un programa partidista; fracasaría de antemano. Pero el socialismo español pretende- -lo dijo ayer el Sr. Besteiro- -que se elabore desde ahora una Constitución que les sirva a ellos para gobernar en su día. Ese día está en lo remoto de una hipótesis; pero aunque fuera mañana tampoco es admisible la tesis si todo el país o su inmensa mayoría no se había convertido al socialismo. ¿Hemos hecho una revolución política o una revolución societaria? preguntaba ayer un diputado. Y el Sr. Besteiro aclaraba poco después la duda, haciendo saber cómo los socialistas coadyuvaron a la preparación revolucionaria. Y hubiesen participado en el i movimiento material, bajo una condición esencial. ¿Y cuál, fué, si se. puede saber? -Pertenece también, al secreto de San Sebastián, a ese pacto en el. que no estaba l a nación y por el que se quiere obligar a toda la nación? E n el dictamen se consigna que el Estado procederá a socializar l a propiedad. E l voto particular, rechazado ayer, decía: P o d r á y ya era mucho; como que dejaba abierta! a asnenaza para que l a oropiedad INFORMACIONES Y NOTICIAS POLÍTICAS El Consejo de ministros de ayer tuvo un carácter diplomático y social Madrid 6, 7 tarde. Bien dadas las dos de l a tarde, terminó hoy el Consejo de m i nistros, que había comenzado a las once de la m a ñ a n a pero media hora antes abandonaron la reunión los Sres. Lerroux y M a r tínez Barrios, pues tenían que asistir a una reunión de la minoría radical, con banquete. D i j o el Sr. Lerroux que había dado cuenta a sus compañeros de Gobierno de la brillante actuación de la delegación española en la reunión de la Sociedad de Naciones. ¿Y de política, no le han enterado á usted? -N o jorque ya me puso al corriente de la situación mi querido amigo y compañero el Sr. Martínez Barrios, que salió a recibirme. -L a semana que se prepara es b u e ñ a insinuó, uno de los informadores. -Buena, como todas; todas son buenas. Y a ven ustedes que se desarrolla todo de una manera, normal. Los demás ministros no hicieron manifestaciones a la salida. E l ministro de Instrucción Pública, interrogado acerca de su viaje, respondió que lo hizo para resolver unos asuntos familiares. A las dos y media abandonó la, Presidencia el Sr. Alcalá Zamora.
 // Cambio Nodo4-Sevilla