Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Quisiera conocer a Fri- volina; Apretar... y querer firmeza no puede ser, aparte de qute, dados los detalles que me da, es difícil que usted consiga nada de particular sin que su salud se resintiera, y respecto a lo otro, no hay mas que e l masaje, pero jiado por mano muy experta, porque. es arma de dos filos. -Somar Jfany: L a h o m e o p a t í a es un panacea para todo ello; vea usted a un médico h o m e ó p a t a y v e r á cómo me da las gracias. -Ha chico moderno: N o es eso tan moderno como usted cree. ¡Siempre hubo... hombres que no piensan como tales! Y realmente es u n a pena, porque a l a mujer- m u jer, l a gusta el hombre, hombre. B u b i t a nusfiernista: Esos tres o cuatrokilos los pierde usted a poco que cuide de no comer nada de lo que sabemos todas que engorda; prescinda usted de las féculas, dulces, carnes guisadas, mantequilla, salsas, vinos generosos, dulces, pasteles, etc. etc. limite usted el pan, y durante las comidas no beba agua; luego, por l a tarde, puede beber l a que quiera; pasee después de a l morzar una media hora, y por las m a ñ a nas, en cuanto se despierte, haga unos cuantos ejercicios de los que están recomendados, no sólo para adelgazar, sino para darle flexibilidad a l cuerpo. (E n un Tratado bueno de gimnasia tiene usted todos y bien explicados. L a grasa es lo ú n i co que se recomienda. -Argentinita: Dígale usted que el nuevo producto de F l o r a lia, Thilak, llenará sus deseos, y a que su virtud es reconstituir el color que tuviera el cabello; el frasco vale seis pesetas. E n sus conversaciones con él, en sus miradas, ponga usted algo que le deje comprender será bien recibido- c r é a m e que no hay mujer que no sepa insinuarse discretamente. -Una t r i g u e ñ a Con una buena crema y polvos luego, lo consigue usted fácilmente. P a r a eso otro no hay recetas; l a costumbre del trato, l a mucha vida de sociedad, alternar con unos y otros, etc. etcétera, todo ello será lo que cure sus nervios. Absolutamente nada U n a enamorada de r. iios ojos negros: ¡Poco puedo decirle! L o principal sería que usted se dominara, y lejos de sufrir y demostrárselo, que notara en usted u n cambio... algo a s í como indiferencia... y acaso consiguiera usted mucho mas que metiéndose por los ojos. Que él vea que l a pierde a usted... y veremos a ver si reacciona. Mar gata: Lávese primero l a cara con aceite (para ello utilice usted u n algodón o trapito) y, una vez pasado otro seco, dése l a ducha facial, que es lo único que retrasa algo esas importunas arruguitas; para esas duchas hay aparatitos especíales, pero con un pedazo de canuto de goma largo, enchufado a l grifo, puede usted arreglarse. Eso sí que hay que dejarlo a l tiempo y a los rayos violeta. L o primero de todo es quitar l a causa, y luego y a puede usted combatir esa irritación con el agua de lechuga o infusión de té, que refresca mucho; pero debe usted- avarlos con una ojera mejor que a l g o d ó n -P a j a r i t a de las nieves: A l acostarse es m á s conveniente desembarazar a la piel de todo, a fin de que los poros transpiren con toda libertad; debe usted, pues, lavarse como me dice, y, una vez seca, dése u n poquito de masaje con los dedos, mojados en aceite corriente. Nada mejor que el Arrebol para las mejillas y el Jugo de Rosas, bien en crema, bien en líquido, para los labios; ambos productos son de absoluta garantía, y, desde luego, se los podré enviar tan pronto reciba esa dirección. -Una enamorada: Su tacto y fina intuición será quien la guíe mejor en ese pleito que... me parece tiene usted ganado, a juzgar por los datos que me da; creo oportuno el que no vuelva xisted a nombrarla a ella y si por casualidad se tocara ese punto, usted siempre de parte de ella no sería h á b i l otra actitud; por 1o demás, e insensiblemente, vaya estrechando l a amistad, aficionándose a los gustos de é l hágale, agradables los ratos. q. ue No hay diferencia alguna de lo pintado a lo vivo cuando se emplea un secreto de tocador tan discreto y sugestivo como pasen juntos, tenga atenciones con- los padres, y todo ello con naturalidad, sin que se vea doble intención. JJa n i ñ a del Risco las Paradas: Efectivamente que es r a r a su actitud, y si usted, que es l a interesada y tiene todos los elementos de juicio para enjuiciar, no d a en el clavo, ¿cómo quiere que lo sepa yo? Todo cuanto dijera sería sin base alguna, y lo único que creo debe usted hacer es esperar, sin darle el menor motivo para que él se ocupe de usted n i en bien n i en mal, y si realmente fué su cariño sincero, la actitud de usted, digna y seria, le volv e r á hacia usted. N o formo juicio sobre lo de su hermana; l a explicación de usted no es muy clara, pero de todos modos... creo que a los dieciocho años no debe correrle tanta prisa para apencar con cincuenta y dos, por muchas propiedades que tenga E n eso no puedo orientarla. -Loca por é l N o es posible que el oculista te d i jese a usted lo que usted dice; para esa irritación de los ojos le conviene utilizar el agua de rosas, de lechuga o bórica, y para sombrear los párpados no emplee usted otra cosa que el í- íuroo de Sándalo, poniéndoselo con l a misma yema del dedo, ligeramente h ú m e d a de aceite; para las pestañas tiene usted el Pastimel, que es i n ofensivo, pero por las noches no se ponga usted otra cosa después de lavarlos que el aceite de almendras dulces, pero ú n i c a m e n te por el p á r p a d o exterior. A l acostarse pásese los dedos, a modo de fricción, mojados en aceite corriente. E l licor de Hoffman y agua destilada a partes iguales es magnífico para la limpieza de los poros, pero hay que agitarlo mucho. E s a contestación se l a d a r á a usted el espejo. 1 e Inesita- Y t a r d a r á usted en encontrarla, porque todavía ése es un problema s i n solución por ahora, y creo sinceramente que hace usted bien en no probar nada, porque las consecuencias son las que usted adivina. ¡Quién sabe si no t a r d a r á n mucho en dar con algo eficaz! -Carmina ignorante: decidida a ello, yo soy m á s partidaria de los rayos X ahora bien, para uno y otro procedimiento precisa que sea un verdadero especialista el que actúe, para evitar, no sólo que el gasto seéi inútil, sino también posibles complicaciones; no conozco al doctor que usted me cita, pero desde luego aquí en Madrdd tiene usted verdaderas eminencias; cuando vaya usted a venir y a le indicaré algún nombre. L a v a selina le suavizará mucho l a aspereza que deja el agua oxigenada, y lo que usted usa es t a m b i é n muy bueno. Descuida usted algo las h, pero, por lo demás, bien. Sus padres, y el novio con los suyos, debe esperarla a l a puerta de la iglesia esto es lo general, pero, a querer, t a m b i é n puede a c o m p a ñ a r l a la madre de él, siendo l a m a drina; mucho me hubiera gustado hacerle a usted el equipo. L u s N o es la piel, no; observe usted y verá que t e n d r á la u ñ a partida en láminas, en capas, y es a h í donde se ensucia; el remedio no lo conozco y ando a caza de él, porque realmente es algo muy Da la sensación de la be- desagradable; acaso se le q u i t a r á ese v i lleza natural y es de tal fije- cio a la u ñ a c o r t á n d o l a a l rape unas cuanpor creza, que sólo precisa una tas, veces, o, para el contrario, dejarlas parte cer mucho irle cortando esa aplicación diaria. A base ve- abierta. P a r a los pies, un pedicuro es lo mejor. Seguramente De y getal, de tonos finísimos y largos, o de encaje. que sí. mejorcabritilla De Hace suelta. de inocuidad absoluta. azabache y tul es la gran moda, pero ello depende del traje que sea. -Ona sevillana, Es el limón sólo lo que puede hacer algo, A la misma serie de creaciones de JUGO DE y poniéndose a d e m á s polvos astringentes, ROSAS pertenecen: LAPICES, CREMA Y BOJO- tales como el ácido salieílico; la siguiente LIQUIDO, para los latios, y POLVOS COMPAC- mezcla es muy recomendable: formol, 25; agua de colonia, rica en alcohol (la de TOS para el rápido maquillarte de las mejillas. Flores del Campo y el Eloraíconol r e ú n e para ello las mejores condiciones) 200 gramos; tintura de belladona, 20; ídem de benjuí, 10, y agua, 250 gramos. E l olor, yo le garantizo que se le quita con el Sudoral, pero tiene que tirar l o s zapatos que estén impregnados de él, y por las noches debe lavárselos con jabón y agua caliente, metiéndolos después en u n cubo con l a s i guiente solución: formol, 40 gramos, y agua fría, un litro (unos diez minutos) y dejarlos secar luego a l aire libre. -i i T: -TT- -n r rr rir T i
 // Cambio Nodo4-Sevilla