Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JV E VES 8 DE OCTUBRE DE 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 20. Acotaciones oyente de un Habíamos pensado profundamente una crónica que impresionaría- -estamos seguros- -a cuantos la leyesen. Se refería a la interpretación moderna del derecho de propiedad. Desentrañar en un comentario elogioso el espíritu de los artículos 42 y 44 de la Constitución que se elabora, sería un agudo placer para el espíritu. Porque es preciso que gritemos desde todas las tribunas que el trabajo es verdaderamente una obligación social, y que sin el trabajo la propiedad es inmoral y- -digámoslo- -incompre (nsible, A h o r a no se admite que un caníbal devore el muslo de un explorador. Importa poco que el caníbal asegure que el muslo era exquisito y tampoco modifica nuestro criterio la afirmación que puede formular el salvaje de que él dispuso de un hacha, un asador, un fuego, un muslo y un estómago, y que hizo con todo esto lo que creyó más conveniente. Así, dentro de algunos siglos, parecerá monstruoso qu durante centurias enteras los individuos sucesivos de una familia hayan llevado una existencia regalada, ociosa e inútil, a costa de dar a otros hombres permiso para que trabajasen. Casos análogos a los que ofreció como ejemplo el Sr. Botella Asehsi en la sesión de anteayer, se referirán como ejemplo de la codicia, y, sobre todo, de la estupidez humana. Si podía escribirse una magnífica diatriba contra el tipo del señor, tumbón y parasitario. Pero es preciso renunciar a esas páginas ya meditadas, porque estas notas se orientan hacia lo más notable de cada sesión, y en la. de ayer ocurrió un suceso grave, trascendental y revolucionario, que no podemos eludir, porque sale obstinadamente a nuestro encuentro y nos obsesiona... Ayer ha sido- arrojada del Congreso, de la Constitución y de la República, la palabra adolescente Esto no puede extrañar a nadie. Sabido es que, en los primeros días, eliminados voluntariamente algunos aristócratas y miembros de la plutocracia, que se apresuraron a pasar la frontera, la República se dedicó con ahinco especial a proscribir palabras. Se acercaba cautelosamente, con una zapatilla en la mano, a los rótulos de las calles y a los letreros de los teatros, y donde encontraba una palabra inconveniente, ¡zas! un golpe, un pequeño crujido, y cata muerta a la palabra enemiga. L a caza duró poco tiempo, y parecía que ya no quedaban más vocablos sospechosos. Cuando he aquí que ayer el doctor Juarros- -rapsoda de temas sexuales- realizando para poner en pie sus abundantes kilos un esfuerzo que acaso no se lo agradezca la Patria debidamente, intervino en la discusión del artículo 44, y dijo con el tono- fatigoso de un hombre que lee mal- -que es el que emplea cuando habla- que al referirse al trabajo de los muchachos de catorce años o mas, debía utilizarse la palabra adolescente y no la de niños puesto que a esa edad la infancia ya ha pasado. E r a tan natural la demanda que la Cámara la escuchó distraída. Pero el presidente de la Comisión se alzó para exponer un criterio breve y tajante: N o no se podía decir adolescente porque esa palabra era pedante, técnica y antipopular. Bueno... Nos quedamos- ¡E s que nadie podía sospecharlo, señor! Fué como si u n caballero conocidísimo y de apariencia i m pecable quisiese ingresar en un casino, y en la votación apareciese una bola negra. PIubo un silencio pequeñito y el doctor Juarros calló, como si reconociese: ¡A h perdón; no lo sabía! ¡Posee uno tantas palabras técnicas e impopulares, E n la tribuna nos decíamos i- ¡M i r e usted, mire usted! ¿Quién iba a! figurárselo? Y movíamos cavilosamente la cabeza. Cuando llegó el momento de la votación, la Cámara rechazó la enmienda, y el dedo extendido del Sr. Jiménez. Asúa señaló la puerta al vocablo pedante, impopular y técnico. ¡M u y bien! H a y que arrojar del texto de la Constitución las palabras aristocráticas que pudieran después quedarse allí, conspirando con las demás palabras y alterar su orden. H a y que arrojar, 110 sólo las palabras descaradamente aristocráticas, como musitar transverberación y paleólogo sino aquellas que vienen disfrazadas de sencillez, como esta de adolescente que a primera vista parece tan vulgar, lisa, llana i insustituible. Digamos el peque el chicarrón eí mequetrefe el jovenzuelo empleemos- -aunque tiene cierto, tufo distinguido- -la generalizada voz de pollito Escribamos: Leyes que regulan el trabajo de los. mocozuelos pero huyamos con especial cuidado de las palabras y las expresiones técnicas, como adolescente empuñadura y buenos días de las palabras y las expresiones pedantes, como adolescente l l o viznar y no puedo socorrerle de las palabras y las expresiones impopulares, como Museo cloruro de calcio y la tantas veces repetida y execrada adolescente Esto es saludable, para el régimen republicano. -W. Fernández Flores. N o t a Ayer salió para Portugal, desterrada por excesivamente redicha y enemiga de la democracia la palabra adolescente que. tantos años vivió entre nosotros. E n la estación no la despidieron más que otras tres de su calaña: las palabras púber anciano y rebotica LAS P E R T U R B A C I O N E S DEL ORDEN PUBLICO E N ESPAÑA D o s c i e n t o s campesinos atacan c o n p i s t o las, hachas y palos a dieciseis, p o r q u e éstos n o abandonan el trabajo Badajoz 7, 12 mañana. E n Acenchal se registraron ayer algunos incidentes. Unos doscientos campesinos, afiliados a l a Casa del Pueblo, y provistos de palos, hachas y. pistolas, se dirigieron a unas finc as de campo, en las que trabajaban 16 obreros no afiliados. Como se negaran a abandonar el trabajo, fueron acometidos, viéndose precisados, a huir. Resultaron seis heridos y ocho contusos. U n o de los obreros, José Peña, está gravísimo. L a Guardia civil detuvo a 17 de los a l borotadores, llevándoles a- l a cárcel de A l- mendralejo. INFORMACIONES Y NOTICIAS ESCOLARES F U E Asociación P r o f e s i o n a l de E s tudiantes de M e d i c i n a F i AfeMCOiS. tQ. Y. 1.2 Reunida ésta Asociación en el A u l a Máxima de la Universidad para proceder a la elección de Junta directiva para el curso que acaba de iniciarse, previa votación, fueron elegidos los siguientes alumnos que han de constituirla: Presidente, D Manuel P a rejo; vicepresidente, D. Guillermo Soler; secretario, D. José del V i l l a r vicesecretario, D E m i l i o P u j o l tesorero, D L u i s T o u s contador, D José- Hernández, y vocales, don Roberto Escobar, D. Arturo Fernández, don León Castro y D Eduardo Talegon,
 // Cambio Nodo4-Sevilla