Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REGINAS TEATRALES CRÍTICA- CARICATURAS- INFORMACIONES J MADRID. EN ÉL TEATRO DEL ALKAZAR Los jóvenes y populares periodistas Leandro Blanco y Alfonso Lapena han estrenado una comedia de gran éxito, L a culpa es de Calderón, que interpretan las primeras figuras de la compañía titular del Alkásar. En- la fotografía, una graciosa escena del primer acto entre Hortensia Celab ert y Juan Espantaleón, (Foto Alfonso. LA ESCENA UNIVERSAL II Ciclo de Meyerhold (Teatro político mejia respectiva una interpretación difeDiscípulo y continuador de Stanislausky, Usélod Meyerhold tiene un impulso reformista. A 1 selección aristocrática del maes tro opone una conciencia estética social. Piensa en las muchedumbres como elementos dramáticos potentes. Las utiliza diestramente, como motores, y, al par, como vehículos de propaganda. Asienta las macizas bases de un teatro popular. Es, realmente, el animador escénico de la revolución. Sus formidables dotes de organizador despliegan a tambor batiente las banderas de una política del teatro Secundado por Lunachassky, a la sazón comisario de Instrucción pública, realiza el doble fin de popularizar el teatro clásico universal- -los g r i e g o s Shakespeare, los franceses de Luis X I V los españoles del Siglo de Oro, la comedia italiana- -y de entronizar, con los maestros rusos- -Gógol, Griboyedof, Chécolf, Andreief, Tolstoi, G o r k i- a los nuevos e impetuosos vanguardistas. Bajo su ardiente patronato surgen las. primeras obras soviéticas, no en teatrillos de barrio, ocasionales y humildes, sino en la escena m á s autorizada de Moscú. Así, en el espacio de cuatro años, va briosamente cristalizando un teatro político, que enardece y adoctrina a las masas, en obras como Misterio grotesco, de Mayakousky; Los días de Triibinits, de Bulgakof; El tren blindado, de Ivanof; ¡Ruge. China! de Teatiakof; El temerario, de T i k o n o f Los tres gordos, de Olga Forch, y la serie octubrista de Yadof, Semionof, Radof y Y a colief, cada uno de los cuales da M SU COrente al ger. csis de la revolución. Ciclo de Tairof (Teatro integral) Parejo del teatro popular políticv, creado y mantenido por Mcyerholf, con la entusiasta cooperación de Lunacharsky, inicia A l e jandro Tairof su teatro integral, al estilo de Gordon Craig, de Gastón Baty, de Giulio Bragaglia, de Sheldon Chenel, y, esto es, recogiendo el movimiento vanguardista escénico de Londres, P a r í s Roma y Nueva York. E n el programa de Alejandro Tairof resplandecen las mismas ansias renovadoras, el mismo afán de libertad al teatro de tiranías literarias. Su estética, como la de Baty, como la de Gordon C r a i g tiende a democratizar los valores escénicos, dando igual importancia al ballet que a la tragedia, al intérprete que al autor, a la escenografía que al diálogo creando, en suma, el teatro nuevo. Pero, como ha observado Stefan l nagel, el director del teatro Kamerny es un cerebral, un literato, un teórico puro. Y no creo- -añade el fino crítico- -haya podido conseguir que arraigue en su teatro la expresión, artística de un mundo desconocido, como el soviético. E n efecto, así es. E l programa integral de T a i r o f se ufana con el eclecticismo de interpretar ahora a Sófocles y luego a Commerlliyck, de asignar el mismo vaior a I iqcnia que a El cornudo magnífico. O de estilizar El huracán, de Ostrosky, con los mismos elementos escenográficos que el Cristo lia resucitado, de Bely. O de anunciar Romeo y Julieta, con toda su alcurnia sespiria- E ¡teatro soviético Ciclo de Stanislausky (Teatro artístico) Iniciase, como dijimos en el articulo anterior, con el teatro literario de Moscú, bajo 3 a dirección del gran actor y escelogo Stanislausky, secundado p o r- l a famosa actriz Olga Kniper, esposa de A n t ó n Chccof. A los comienzos, con el repertorio de este sutil psicóloco de la clase media, alterna el repertorio francés romántico de Musset y el alemán, también romántico, de Schiller. M á s tarde, la ampliación estética del d i rector comunica a la escena nuevos valores. L a s luces, el decorado, los trajes, las m ú sicas, incorporan la tradición vivaz y colorista del ballet ruso. Stanislausky, en d i versas interviús con literatos franceses, alemanes y austríacos- -especialmente con el vienes Gregor Eulpo- Miller- nos habla de esta evolución de su teatro de arte siempre mantenido en límites de selección, pero cada día m á s propicio a participar en las vanguardias de la estilización y el primitivismo. De tal suerte, que cuando Stanislausky abandona Rusia, ya su teatro de arte ha incorporado al nuevo estilo escénico algún clásico griego, como E u r í p i d e s ciertas bras de. Moliere y Shakespeare, Fuente Ovejuna, de nuestro inmenso Lope, y, por supuesto, dramas y comedias nacionales de Gógol, Tolstoi, Griboyedof, Gorki y A n dreief.
 // Cambio Nodo4-Sevilla